Jesús Profetas

Jesús, el “hijo de Dios” – Una investigación sobre el nacimiento virginal y su significado

El nacimiento virginal de Jesús (as) no demostró su divinidad. Más bien, sirvió para otros propósitos, como demostrar la transferencia del profetazgo de la Casa de Isaac (as) a la Casa de Ismael (as).


Escrito por Azhar Goraya

Resumen Ejecutivo

El nacimiento virginal es un tema importante de la doctrina cristiana. Sin embargo, no está bien atestiguado por las narraciones evangélicas. Sólo se menciona explícitamente en dos de los cuatro Evangelios: Mateo (1:18-23) y Lucas (1:26-35). Marcos y Juan no la mencionan en absoluto. Esto hace dudar de su historicidad según el relato bíblico. Sin embargo, el Corán afirma claramente que Jesús (as) nació de una virgen (3:48), lo que refuerza la afirmación incompleta de las narraciones evangélicas.

La doctrina cristiana suele atribuir tres significados principales al nacimiento virginal:

  1. Demostrar que Jesús (as) nació sin pecado original.
  2. Demostrar que su padre era Dios.
  3. Demostrar el cumplimiento de la profecía de Isaías 7:14.

Sin embargo, ninguna de ellas está exenta de serias controversias, ya que todas reconocen o intentan validar la divinidad de Jesús (as), algo a lo que los textos bíblicos primarios se oponen con vehemencia.

Según la doctrina del Pecado Original, Jesús (as) era el único que estaba libre del Pecado Original debido a su nacimiento virginal. Sin embargo, la Biblia afirma que todos los nacidos de mujer son pecadores (Jeremías 17:9). Esto significaría que Jesús (as) heredó el Pecado Original a pesar de no tener un padre humano. Su sufrimiento físico durante su vida y muerte física prácticamente demostró que heredó el Pecado Original por parte de su madre. La doctrina está plagada de más contradicciones – la biblia describe a Melquisedec (Hebreos 7:3) como habiendo nacido sin madre ni padre, quien entonces por la misma lógica también debería haber estado libre del Pecado Original. Lucas 1:15 afirma que Juan (as) nació de forma milagrosa y que fue lleno del Espíritu Santo desde el vientre materno – ¿cómo podría estar a la vez corrompido por el Pecado Original y lleno del Espíritu Santo desde antes de nacer? La Iglesia Católica cree que María nació sin Pecado Original, que es otra contradicción. Algunos afirman que María sólo fue la madre sustituta de Jesús (as) y que, por lo tanto, él evitó heredar el Pecado Original de ella. Sin embargo, la biblia afirma que la propia María concibió a Jesús (as) (Lucas 1:31). Pablo también afirma que Jesús (as) descendió de David (as) en la carne (Romanos 1:3). Si Jesús (as) no fuera su hijo en la carne, entonces no tendría derecho al trono davídico, negando así su pretensión de ser el Mesías. También dejaría de ser “plenamente humano y divino”, ya que no heredó ningún ADN humano, lo que contradice la doctrina de la Trinidad. Además, tal nacimiento haría redundante e innecesario el hecho de que María fuera virgen.

Además, el nacimiento virginal no demostró que Jesús (as) fuera el hijo literal de Dios. El término hijo de Dios, según su uso en el Antiguo Testamento y por Jesús (as), sólo indicaba a alguien que era amado por Dios y al que Él le había concedido un mandato, como el de ser profeta. Dios no puede tener un hijo físico ya que sería contrario a Su perfección. Dios creó a otras personas de forma milagrosa, pero no se las considera divinas ni hijos literales de Dios. Tanto Adán (as) (Génesis 2:7) como Melquisedec (Hebreos 7:3) fueron creados sin madre ni padre. Otros, como Isaac (as) (Génesis 17-18), Samuel (as) (1 Samuel 1:1-20), Sansón (Jueces 13) y Juan el Bautista (as) (Lucas 1:5-17), nacieron milagrosamente cuando Dios curó a sus madres estériles. Las ciencias naturales han registrado casos de nacimientos virginales en el pasado y las teorías modernas también han planteado que el nacimiento virginal no es imposible.

La profecía de Isaías 7:14 tampoco puede demostrarse categóricamente como una profecía que indica que el Mesías nacería de una virgen. Mateo hace referencia a la profecía en apoyo del nacimiento virginal (Mateo 1:22-23), sin embargo, la redacción original de la profecía en el hebreo del Antiguo Testamento no menciona que una virgen dará a luz a un niño, sino que el término utilizado es almah, que sólo significa una doncella o mujer joven. La profecía también era específica para la época en que se hizo e indicaba que los enemigos del rey Acaz, serían destruidos antes de que una joven doncella pudiera dar a luz a un niño que empezaría a entender entre el bien y el mal – una forma estilizada de decir “dentro de unos años”. Los textos judíos nunca han interpretado que Isaías 7:14 se refiera al Mesías. Sin embargo, es posible que algunos lo hayan entendido, y quizás otras profecías de este tipo como “profecías dobles”, que tenían un cumplimiento inmediato y otro posterior.

Hay 7 significados que pueden atribuirse al nacimiento virginal según el pensamiento monoteísta islámico:

  1. El nacimiento virginal fue un signo milagroso general mostrado para demostrar la futura veracidad de Jesús (as) como profeta de Dios.
  2. Fue una señal específica presentada para mostrar que Dios había elegido a Jesús (as) para ser Su mensajero en el futuro. El Antiguo Testamento ha atribuido este significado a los nacimientos milagrosos, como en el caso de Isaac (as), Samuel (as) y Juan el Bautista (as).
  3. El nacimiento virginal fue el cumplimiento de profecías anteriores que indicaban que el Mesías nacería de una virgen. Podría tratarse de la profecía de Isaías 7:14 o quizás de otras que aún se desconocen.
  4. En una línea similar, el propósito del signo era demostrar su estrecha similitud con Adán (as), algo que fue mencionado en el Libro de Enoc y en Isaías 11.
  5. El nacimiento virginal demostró la realidad del Día del Juicio Final para los saduceos. Su nacimiento milagroso demostró que Dios podía crear y de hecho resucitar a la humanidad después de la muerte, incluso sin los medios normales utilizados para la creación.
  6. Los nacimientos milagrosos se asociaban a menudo con cambios de paradigma en los marcos espirituales y temporales. Así, el nacimiento virginal indicaba el inminente traspaso del profetazgo de los israelitas a los ismaelitas.
  7. En la misma línea, también indicaba el fin de la realeza temporal entre los judíos.


Introducción

El nacimiento virginal de Jesús (as[1]) es un principio de la doctrina cristiana. La mayoría de los cristianos lo entienden de manera sencilla: Jesús (as) no tuvo un padre humano, por lo que la única explicación lógica es que Dios fue su padre literal.

Otros insisten en que, aunque Dios no haya sido su padre literal, el nacimiento virginal demostró que el nacimiento de Jesús (as) fue especial. Tan especial que lo hizo único y distinto de los demás “hijos de Dios” de la Biblia. Su nacimiento virginal es, pues, razón suficiente para creer que Jesús (as) era un “hijo de Dios” divino.

Estos y otros significados atribuidos popularmente al nacimiento virginal son erróneos y contradictorios. El nacimiento virginal demostró varias características importantes del ministerio de Jesús (as) y presagió futuros cambios de paradigma en los ámbitos espirituales y mundanales para los judíos, pero definitivamente no demostró su divinidad.

Monoteísmo vs. trinitarianismo

Dios es uno y no tiene pareja en ningún sentido. Este es el mensaje central transmitido por todos los profetas del Antiguo Testamento y reafirmado por Dios también en el Corán.

El Antiguo Testamento declara inequívocamente en Deuteronomio 6:4

»Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es.” (Deuteronomio 6:4)

Jesús (as) reafirmó esta enseñanza básica y la declaró el mayor mandamiento en Marcos 12:28-29:

28 Cuando uno de los escribas se acercó, los oyó discutir, y reconociendo que Jesús les había contestado bien, le preguntó: «¿Cuál mandamiento es el más importante de todos?». 29 Jesús respondió: «El más importante es: “Escucha, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es;” (Marcos 12:28-29)

El Sagrado Corán también afirma que Dios es uno y no tiene pareja ni hijo literal en 114:2-5:

قُلْ هُوَ اللَّهُ أَحَدٌ [] اللَّهُ الصَّمَدُ [] لَمْ يَلِدْ وَلَمْ يُولَدْ [] وَلَمْ يَكُن لَّهُ كُفُوًا أَحَدٌ

Di: “Él es Al’lah, el Único; “Al’lah, el Independiente e Implorado por todos. “No engendra ni es engendrado; “Y no hay nadie que sea igual a El”. (112:2-5)

Por lo tanto, es erróneo entender que Jesús (as) era divino. Fue un profeta humano de Dios, enviado como el Mesías a los judíos. Se demostrará que no es necesario apelar a un Cristo divino para entender el nacimiento virginal: los textos bíblicos demuestran que tuvo otros significados, todos ellos dentro de los límites del monoteísmo puro.

¿Nació Jesús (as) de una virgen según la Biblia?

Antes de discutir el verdadero significado del nacimiento virginal, es importante señalar que los Evangelios no son unánimes en afirmar el nacimiento virginal de Jesús (as). El nacimiento virginal sólo se menciona explícitamente en dos de los cuatro Evangelios: Mateo (1:18-23) y Lucas (1:26-35).  

Mateo afirma:

18 El nacimiento de Jesucristo fue como sigue: estando Su madre María comprometida para casarse con José, antes de que se llevara a cabo el matrimonio, se halló que había concebido por obra del Espíritu Santo. 19 Entonces José su marido, siendo un hombre justo y no queriendo denunciarla públicamente, quiso abandonarla en secreto. 20 Pero mientras pensaba en esto, se le apareció en sueños un ángel del Señor, diciéndole: «José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque el Niño que se ha engendrado en ella es del Espíritu Santo. 21 Y dará a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a Su pueblo de sus pecados». 22 Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había hablado por medio del profeta, diciendo: 23 «He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un Hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel», que traducido significa: «Dios con nosotros». (Mateo 1:18-23)

Lucas registra el nacimiento virginal de la siguiente manera:

26 Al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, 27 a una virgen comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, de los descendientes de David; y el nombre de la virgen era María. 28 Y entrando el ángel, le dijo: «¡Salve, muy favorecida! El Señor está contigo; bendita eres tú entre las mujeres». 29 Ella se turbó mucho por estas palabras, y se preguntaba qué clase de saludo sería este. 30 Y el ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. 31 Concebirás en tu seno y darás a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús. 32 Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de Su padre David; 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y Su reino no tendrá fin». 34 Entonces María dijo al ángel: « ¿Cómo será esto, puesto que soy virgen?». 35 El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios.”(Lucas 1:26-35)

¿Apoyan los Evangelios de Marcos y Juan la creencia en el nacimiento virginal?

Marcos y Juan no mencionan explícitamente el nacimiento virginal.

Más allá de lo explícito, hay algunas afirmaciones en ambos Evangelios que algunos investigadores han interpretado como que los autores estaban familiarizados con el nacimiento virginal. Sin embargo, son muy discutidas.

Uno de estos casos se encuentra en Marcos 6:3, donde el autor escribe que los judíos se referían a Jesús (as) como el hijo de María:

¿No es Este el carpintero, el hijo de María, y hermano de Jacobo, José, Judas y Simón? ¿No están Sus hermanas aquí con nosotros?». Y se escandalizaban a causa de Él.” (Marcos 6:3)

Es de suponer que no se referían a él como “hijo de José” porque sabían que había nacido de una virgen. Sin embargo, el New International Greek Testament Commentary contradice este punto de vista, y afirma sobre este pasaje:

No hay ninguna sugerencia de que los chismes locales tuvieran algún indicio de algo inusual sobre su origen, y de hecho, si Marcos conocía la tradición de la concepción virginal de Jesús, lo ha mantenido muy callado… el uso inusual del nombre de la madre se ha leído como una forma críptica de Marcos de indicar que él (y/o los aldeanos) sabían que Jesús no era realmente el hijo del carpintero. Pero Marcos nunca menciona a José, y la ausencia de un padre en 3:31-35 sugiere que una explicación más sencilla es la opinión tradicional de que, en la época del ministerio de Jesús, José había muerto y, por lo tanto, no aparecía en ninguna parte de la historia fuera de las narraciones de la infancia de Mateo y Lucas; en ese caso, simplemente no formaba parte de la tradición conocida por Marcos. La ausencia del nombre de José incluso en este versículo, donde se enumeran explícitamente los miembros de la familia, respalda esta opinión. En ese caso, Jesús, como hijo mayor, habría asumido naturalmente el negocio familiar como ὁ τέκτων (el carpintero)”.[2]

Si no creían que fuera hijo de José, ¿significa esto que creían que Jesús (as) había nacido de una virgen? El autor del comentario anterior afirma todo lo contrario: fue porque los judíos consideraron su nacimiento como ilegítimo y fruto de la fornicación que atribuyeron su nacimiento a María, afirmando de hecho que no sabían quién era su padre. Según The Lexham Biblical Dictionary:

“Los textos y tradiciones judíos recogidos en fuentes cristianas desde el siglo II hasta la Edad Media reflejan la idea de que los judíos representaban a Jesús como un hijo ilegítimo… Durante la Edad Media apareció una colección de historias populares judías sobre Jesús, Toledoth Jeshu. Este texto describe a María como procedente de una familia muy distinguida, por lo que es desposada con un miembro de la familia noble de David. Un hombre malvado se cuela en su casa y la convence de que es su marido, José, y la viola… El texto Contra Celsum de Origen (escrito hacia el 231-233 d.C.) conserva citas del Alethes Logos de Celso, que presenta a un judío que acusa a Jesús de haber fabricado la historia de su nacimiento milagroso de una virgen. Según este relato, el judío afirma que el marido carpintero de María se divorció de ella porque sospechaba que mantenía una relación adúltera con un soldado llamado Pantera, del que fue concebido Jesús… La tendencia de la tradición judía a presentar el nacimiento de Jesús como ilegítimo está probablemente relacionada con el rechazo del mesianismo de Jesús.”[3]

Esta idea se ve reforzada por Juan 8:41, donde los judíos respondieron bruscamente a Jesús (as) en tono acusador “no somos hijos ilegítimos“. Algunos también han sugerido que el título de hijo de María era sólo una forma informal de referirse a él. Según The Gospel of Mark: a commentary on the Greek text:

“…E. Stauffer, en E. E. Ellis y M. Wilcox (ed.), Neotestamenta et Semitica, 119-28, argumenta que este título tiene un trasfondo polémico en la acusación judía, que más tarde cobró gran importancia, de que el nacimiento de Jesús fue ilegítimo, un punto que se hace patente al referirse a él como ‘hijo de María’ en lugar de ‘hijo de José’. Cree que, como resultado de esta calumnia, el título se evitó cuidadosamente en todas las demás referencias del NT, y se eliminó progresivamente en este versículo por medio de una enmienda textual. H. K. McArthur, NovT 15 (1973) 38-58, ofrece un estudio exhaustivo de las posibles razones por las que se identifica a un judío por el nombre de su madre, y concluye que no se trata de una identificación formal, sino de una descripción informal: “¡Ah, sí! es el hijo de María de la calle de abajo”. Por lo tanto, rechaza cualquier motivo ulterior como sugiere Stauffer”.[4]

En lugar de un nacimiento virginal, se entiende que Juan enfatiza la supuesta preexistencia de Jesús (as) en muchos pasajes. En cualquier caso, no hace referencia a ello en absoluto.

La falta de unidad de los evangelios pone en duda la validez del propio nacimiento virginal. Después de todo, si realmente ocurrió, ¿por qué la mitad de los escritores de los evangelios no mencionan este milagro relacionado con Jesús (as), uno que fue significativo para establecer su estatus especial? Al tratar de explicar este silencio, The Evangelical dictionary of biblical theology afirma:

“El relativo silencio de la tradición evangélica respecto al nacimiento virginal revela probablemente la verdadera situación histórica: María y José mantuvieron el asunto en secreto en un intento de evitar posibles malentendidos y burlas”.[5]

Por supuesto, esto significaría que los evangelios son sólo retratos limitados de la vida de Jesús (as) y es probable que haya mucha información que no está contenida en ellos sobre los aspectos más importantes de la vida y las enseñanzas de Jesús (as) que quizás no llegaron a ser de conocimiento común entre el público en general.

Jesús (as) nunca confirma el nacimiento virginal

Quizás el aspecto más sorprendente del nacimiento virginal es que Jesús (as) nunca lo confirma explícitamente en ninguna parte de los relatos evangélicos. El nacimiento virginal es, pues, una narración evangélica atribuida, como mucho, a los autores del Evangelio, pero no se puede rastrear ningún dicho atribuido a Jesús (as).

En cualquier caso, la falta de narraciones paralelas en los cuatro evangelios sobre el nacimiento virginal y la ausencia de confirmación del milagro por parte de Jesús (as) plantea serias dudas sobre la historicidad del nacimiento virginal desde la perspectiva bíblica.

Islam – Jesús (as) nació de una virgen

Sin embargo, el Sagrado Corán ha reforzado la declaración incompleta de los evangelios al afirmar categóricamente que María era virgen cuando concibió. Pues recibió la feliz noticia del nacimiento de un hijo que fue creado por Dios en su interior:

قَالَتْ رَبِّ أَنَّىٰ يَكُونُ لِي وَلَدٌ وَلَمْ يَمْسَسْنِي بَشَرٌ ۖ قَالَ كَذَٰلِكِ اللَّهُ يَخْلُقُ مَا يَشَاءُ ۚ إِذَا قَضَىٰ أَمْرًا فَإِنَّمَا يَقُولُ لَهُ كُن فَيَكُونُ

Ella dijo: “Mi Señor, ¿cómo voy a tener un hijo si ningún hombre me ha tocado?”. Él dijo: “Así es el designio de Al-lah; Él crea lo que Le place. Cuando decreta una cosa, le dice: “¡Sé!” y comienza a ser, y finalmente es; (3:48)

El Mesías Prometido (as), Hazrat Mirza Ghulam Ahmad, fue el reformador prometido y la segunda venida de Jesús. Vino en parte para aclarar las verdaderas enseñanzas y los hechos que rodearon su vida. Una vez se le preguntó: “¿Es necesario creer que el Mesías nació sin padre?” Él respondió:

“Esto está comprobado en el Sagrado Corán, y nosotros creemos en el Sagrado Corán. Además, no encontramos ningún argumento en contra de ello en las Leyes de la Naturaleza…. donde esto ha sido mencionado en el Sagrado Corán, allí Al’lah el Altísimo ha mencionado dos casos extraordinarios de Su Poder. Primero está la historia del Profeta Zacarías y cómo Al’lah le concedió un hijo en su vejez mientras su esposa era estéril. Y junto a esto hay una segunda narración que es una demostración del maravilloso poder de Dios Altísimo. No hay ningún problema en aceptar esto. El Corán reconoce que el Mesías no tiene padre, y esto no se puede objetar. Como el Sagrado Corán ha mencionado que, “[la creación de Jesús] fue como la creación de Adán”, esto también demuestra que se trata de un milagro especial, para el que tuvo que darse el ejemplo de Adán”.[6]

El significado del nacimiento virginal según la doctrina cristiana

Hay tres significados principales que la doctrina cristiana atribuye al nacimiento virginal:

  1. Demostrar la pureza de Jesús (as) de los efectos del pecado original
  2. Demostrar que Jesús (as) no tuvo un padre humano y que, por lo tanto, Dios fue su padre.
  3. Para cumplir la profecía de Isaías 7:14, que afirma que el Mesías nacería de una virgen.

Sin embargo, cada una de ellas es contradictoria o muy controvertida.

¿Para demostrar que Jesús (as) no heredó el Pecado Original?

Un significado que la doctrina cristiana atribuye al nacimiento virginal es su relación con la doctrina de la expiación. Es decir, que hubo una caída de la gracia cuando Adán (as) desobedeció por primera vez a Dios. Este pecado corrompió su naturaleza, y a partir de entonces él y toda su progenie se vieron atraídos irresistiblemente por el pecado, cuyo resultado es la muerte espiritual. Dios, quién es Justo, no podía perdonar el pecado y borrar la mancha de la corrupción sin exigir primero un pago equivalente. Este pago equivalente, según la doctrina ortodoxa, fue a través de la muerte y el sacrificio voluntario de alguien que no había sido corrompido por este Pecado Original.

La doctrina continúa afirmando que Jesús (as) fue la única persona que nació libre de pecado. Al haber nacido de una virgen, no había heredado el Pecado Original. Si nació sin pecado, no era hijo de Adán (as), y por lo tanto debía ser divino.

Las falacias y debilidades de la doctrina de la Expiación serán tratadas en otro momento. El islam no acepta su validez ni su necesidad. Lo que se analizará aquí es que incluso según esta doctrina, ni la virginidad del nacimiento de Jesús (as) sería suficiente para calificarle como un individuo sin pecado.

Todos los que nacen de mujer también heredan el pecado original


Según la doctrina del Pecado Original, tanto los hombres como las mujeres heredan su efecto. Nadie es puro en términos de estar libre del Pecado Original. Se citan partes del Antiguo Testamento en apoyo de esta creencia, como Jeremías 17:9, que dice:

“Más engañoso que todo es el corazón, Y sin remedio; ¿Quién lo comprenderá?”. (Jeremías 17:9)

O Salmos 51:5, que dice así:

” Yo nací en iniquidad, Y en pecado me concibió mi madre.”. (Salmos 51:5)

Incluso si aceptamos esta interpretación de estos versículos, entonces por la misma lógica debemos aceptar que María tampoco estaba libre del Pecado Original. Por supuesto, esto significa que tampoco lo estaba Jesús (as), a pesar de su nacimiento virginal. Esto es porque la biblia enfatiza que los nacidos de mujer no pueden ser puros. Job 15:14 afirma:

“¿Qué es el hombre para que sea puro, O el nacido de mujer para que sea justo?” (Job 15:14)

El mismo libro reitera esta creencia en 25:4:

“¿Cómo puede un hombre, pues, ser justo con Dios? ¿O cómo puede ser limpio el que nace de mujer?” (Job 25:4)

Esto significa que María heredó indudablemente el Pecado Original y lo habría transmitido así a Jesús (as). En ninguna parte se afirma que el “gen” o la propensión pecaminosa se transmita sólo a través del varón.

De hecho, la Biblia afirma en Génesis 3:6-7 que fue Eva la primera en caer presa del engaño de Satanás en el Jardín del Edén y fue ella la que hizo que Adán (as) desobedeciera a Dios. En todo caso, la propensión al pecado es aún más fuerte en la mujer según la Biblia. Por lo tanto, tiene más sentido que el “gen del pecado” se transmita a través de la mujer y no del hombre.

Jesús (as) heredó los efectos del pecado original

La afirmación anterior no es sólo una conjetura. Los efectos del Pecado Original no sólo incluyen la muerte espiritual, sino también la muerte física, el dolor y las dificultades. Génesis 3:16-19 dice:

16 A la mujer dijo: «En gran manera multiplicaré Tu dolor en el parto, Con dolor darás a luz los hijos. Con todo, tu deseo será para tu marido, Y él tendrá dominio sobre ti». 17 Entonces el Señor dijo a Adán: «Por cuanto has escuchado la voz de tu mujer y has comido del árbol del cual te ordené, diciendo: “No comerás de él”, Maldita será la tierra por tu causa; Con trabajo comerás de ella Todos los días de tu vida. 18 Espinos y cardos te producirá, Y comerás de las plantas del campo. 19 Con el sudor de tu rostro Comerás el pan Hasta que vuelvas a la tierra, Porque de ella fuiste tomado; Pues polvo eres, Y al polvo volverás».” (Génesis 3:16-19)

Jesús (as) sufrió privaciones físicas, lo que demuestra que efectivamente heredó el Pecado Original de su madre. El Mesías Prometido (as) toca esta contradicción en su libro Kitabul Bariyya:

“Otra objeción que he hecho es que se afirma sobre Jesús que estaba libre tanto del pecado heredado como del personal, aunque esto es patentemente falso. Los propios cristianos aceptan que Jesús recibió su cuerpo carnal de su madre, que no estaba libre de pecado. Además, los cristianos también afirman que todo el dolor y el sufrimiento físico son resultado del pecado. No hay duda de que Jesús sufrió los dolores del hambre y la sed, y que durante la infancia, según la ley de la naturaleza, probablemente sufrió la varicela y la viruela, y debió sufrir cuando le empezaron a salir los dientes, y por el calor del día. Según la doctrina cristiana, todo esto era efecto del pecado. ¿Cómo entonces puede ser aceptado Jesús como un sacrificio puro?”[7]

En resumen, el hecho de que Jesús (as) naciera sin padre no le salva en absoluto de los efectos del Pecado Original, ya que los mismos textos que se utilizan para demostrar la doctrina afirman específicamente que los efectos son heredados por todos los que nacen de mujer, independientemente de si hubo o no la intervención de un varón. Además, Jesús (as) demostró que no estaba libre de los efectos del Pecado Original, probando que efectivamente lo heredó de su madre.

¿Fue Jesús (as) el único que nació puro?

Además, si aceptamos que debido a su nacimiento virginal Jesús (as) estaba libre de la mancha del Pecado Original, entonces debemos aceptar lógicamente lo mismo para otros que también tuvieron tales nacimientos extraordinarios. Esto, por supuesto, contradice otra doctrina, que afirma que Jesús (as) fue el único que nació puro.

Se afirma en Hebreos 7:3 que Melquisedec, un sacerdote que estaba vivo en la época de Abraham, carecía tanto de padre como de madre:

Sin tener padre, ni madre, y sin genealogía, no teniendo principio de días ni fin de vida, siendo hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote a perpetuidad.” (Hebreos 7:3)

Juan el Bautista (as), pariente de Jesús (as), estaba lleno del Espíritu Santo desde su nacimiento, según Lucas 1:15:

porque él será grande delante del Señor. No beberá vino ni licor, y será lleno del Espíritu Santo aun desde el vientre de su madre” (Lucas 1:15)

¿Cómo podría cohabitar el pecado original con un cuerpo que estaba lleno del Espíritu Santo incluso antes de su nacimiento?

¿Nació María libre del Pecado Original?

Aunque no se basa en la Biblia, la Iglesia Católica cree en la Inmaculada Concepción. Es decir, que María, la madre de Jesús (as), nació sin pecado, igual que Jesús (as).

En la Constitución Ineffabilis Deus del 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX pronunció:

“Declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María, en el primer momento de su concepción, por una singular gracia y privilegio concedido por Dios Todopoderoso, en vista de los méritos de Jesucristo, el Salvador del género humano, fue preservada libre de toda mancha de Pecado Original, es una doctrina revelada por Dios y por lo tanto debe ser creída firme y constantemente por todos los fieles.”

Parece que la declaración anterior se hizo en parte para liberar a Jesús (as) de la situación de haber nacido de una madre que había heredado el Pecado Original y que con toda seguridad se lo habría transmitido. Sin embargo, la creencia en la Inmaculada Concepción plantea más dudas de las que resuelve.

¿Cómo podría María haber sido limpiada del pecado original sin la muerte de Jesús (as) en la Cruz? Si Dios la limpió, entonces esto va en contra de Su norma de justicia. Además, si otras personas además de Jesús (as) pudieran estar libres de la mancha del Pecado Original, entonces Jesús (as) no sería el único que teóricamente podría haber muerto por los pecados de la humanidad. La muerte de cualquiera de estos otros individuos especialmente puros también podría haber sido suficiente.

Considerando el argumento anterior, si las personas podían nacer sin estar afectadas por el Pecado Original, ¿por qué fue necesaria la muerte de Jesús (as) en la Cruz? ¿Por qué Dios no perdonó simplemente el Pecado Original a todas las personas?

Si Dios era Justo y no podía perdonar el Pecado Original sin un sacrificio de sangre, ¿cómo excluyó a María, nacida de madre y padre humanos, de heredar el Pecado Original? En ese caso, ¿cómo excluyó incluso a Jesús (as), nacido de una madre humana?

María – ¿Sólo una madre sustituta de Jesús (as)?

Al ver que el Pecado Original se hereda ciertamente a través de la madre, ciertos cristianos proponen que María fue sólo la madre sustituta de Jesús (as). Es decir, que no aportó ningún material genético a Jesús (as), pues  Jesús (as) se formó milagrosamente entero dentro de ella, y su cuerpo sólo alimentó el suyo hasta su nacimiento. De esta manera, esperan evitar la implicación de que Jesús (as) heredó el pecado original a través de María.

Esta creencia también es infundada y viene con sus propios problemas.

La Biblia afirma en Lucas 1:31 que un ángel le dijo a María:

Concebirás en tu seno y darás a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús. ” (Lucas 1:31)

En otras palabras, María concebiría a Jesús (as), no que éste fuera creado desde fuera y simplemente colocado en ella. Pablo también rechaza la idea de que María sólo sea un vientre de alquiler al afirmar en Romanos 1:3

Es el mensaje acerca de Su Hijo, que nació de la descendencia de David según la carne, ” (Romanos 1:3).

Si Jesús (as) fue creado como una creación especial de Dios sin ser realmente de María, entonces no tuvo ninguna relación real con la humanidad. Entonces no sólo evitó heredar el Pecado Original, sino que también evitó heredar cualquier aspecto de la naturaleza humana en absoluto. Por lo tanto, no podría ser considerado plenamente humano, lo que va en contra de un principio central de la teología trinitaria cristiana ortodoxa, que afirma que Jesús (as) era a la vez plenamente humano y también divino.

Además, ya no pertenecería en ningún sentido al linaje de David (as), puesto que ya no comparte ningún material genético con María. Esto anularía su pretensión de ser el Mesías, ya que ser del linaje de David (as) era un requisito para el cargo.

Además, los linajes de Jesús (as) que se dan en los Evangelios de Mateo y Lucas también serían falsos -Jesús (as) no era entonces verdaderamente hijo ni de María ni de José.

Si Jesús (as) fue creado completamente por Dios y luego simplemente fue colocado en el vientre de María, entonces tampoco fue verdaderamente “nacido de una virgen” – ella actuó simplemente como un vientre sustituto. El hecho de que ella fuera virgen no tuvo ninguna importancia en su nacimiento.

¿Para demostrar que Dios era el Padre literal de Jesús (as)?

La idea de que Dios era el Padre de Jesús (as) se ha demostrado anteriormente que sólo es aplicable de forma metafórica, no divina, como lo fue para otros antes de Jesús (as) en el Antiguo Testamento, como David (as) (Salmos 2:7), Salomón (2 Samuel 7:12-16) e incluso la tribu de Efraín (Jeremías 31:20). Era un término de cariño utilizado por Dios para Jesús (as). Además, la participación del “Espíritu Santo” en su nacimiento era sinónimo del término del Antiguo Testamento de que el “Espíritu de Dios” había participado en la creación de todas las cosas. Lejos de demostrar su supuesta divinidad, la participación del Espíritu Santo sólo significaba que su nacimiento se debió a los maravillosos poderes creativos de Dios, y que su nacimiento fue puro y legítimo; no impuro y resultado de la fornicación. Jesús (as) pasó a ser visto como el hijo divino de Dios cuando su mensaje comenzó a difundirse entre los gentiles conversos cristianos romanos, que interpretaron el término de forma literal y en consonancia con sus propias creencias politeístas anteriores.

En cualquier caso, es imposible que Dios tenga un hijo físico, porque si lo tuviera, significaría que Dios tuvo relaciones sexuales con María, su propia creación, y que Jesús (as) era una quimera mitad hombre-mitad dios. Además, ser su padre biológico significaría que Dios tiene un cuerpo físico, experimenta deseo sexual y está sujeto a la muerte. Tales ideas son descaradamente blasfemas y están en desacuerdo con la pureza, la supremacía y la santidad de Dios.

Lo que queda del argumento del nacimiento virginal para los que insisten en que demuestra su divinidad es que, como Jesús (as) no tuvo un padre humano, su creación fue especial y, por lo tanto, fue divino. Esto también es ilógico: no se deduce razonablemente que alguien que no nace de la manera habitual deba ser divino. Ciertamente sería un milagro, pero sería una creación milagrosa de Dios. La creación de Dios permanece separada de Él y no se convierte en divina o en Dios mismo.

Este punto se puede entender desde el primer versículo de la biblia. El libro del Génesis dice:

“En el principio, Dios creó los cielos y la tierra”. (Génesis 1:1)

La creación de los cielos y la tierra a partir de nada más que el poder de Dios fue ciertamente milagrosa. Sin embargo, en ningún lugar se afirma que la creación sea igual al Creador o que se convierta en el Creador por el mero hecho de haber surgido gracias al poder creativo especial de Dios.

Hay otros objetos que son creados por Dios de forma milagrosa, pero que no se consideran divinos. Los ángeles de Dios son seres creados espirituales. El alma del hombre es algo que nace por decreto especial de Dios. Sin embargo, no afirmamos que los ángeles o las almas sean divinos como Dios.

Otros seres humanos nacidos de forma extraordinaria

La Biblia menciona a otros seres humanos que fueron creados de forma extraordinaria, incluso más que Jesús (as), pero los cristianos no los deifican.

En Génesis 2:7 se menciona que Adán (as) fue creado sin la intervención del hombre ni mujer:

“Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.” (Génesis 2:7).

El Evangelio de Lucas, en 3:38, indica además que el padre de Adán (as) era el propio Dios

38 Cainán, de Enós; Enós, de Set; Set, de Adán; y Adán, de Dios.” (Lucas 3:38)

Si Jesús (as) era divino por el mero hecho de carecer de padre humano, entonces Adán (as) debería serlo doblemente, ya que fue entonces el Primer hijo realmente de dios pues fue Dios mismo quien le dio la vida. Carecía tanto de madre como de padre humano y se le identifica como hijo de Dios. El Sagrado Corán presenta este importante argumento en 3:60, donde dice

إِنَّ مَثَلَ عِيسَىٰ عِندَ اللَّهِ كَمَثَلِ آدَمَ ۖ خَلَقَهُ مِن تُرَابٍ ثُمَّ قَالَ لَهُ كُن فَيَكُونُ

“En verdad, lo que ocurrió con Jesús ante Al’lah es como lo que ocurrió con Adán. Él lo creó del polvo, y le dijo entonces: “¡Sé!” y fue.” (3:60)

El Mesías Prometido (as) explica este argumento en su libro Tuhfa Golarwiya:

“Y recuerda que, al nacer sin padre, Dios ha comparado a Adán con el Mesías. La razón por la que no lo comparó con ningún otro es sólo para que se presente un ejemplo famoso y comúnmente aceptado. Los cristianos habían afirmado que Jesús se distinguía por haber nacido sin padre y que esto es un argumento a favor de su divinidad. Para refutar este argumento, Dios presentó ese ejemplo que era indiscutible y universalmente aceptado por los cristianos. Si Dios hubiera presentado cualquier otro ejemplo, no habría sido tan amplia y universalmente aceptado como éste, y el asunto habría seguido siendo conjetural.”[8]

Melquisedec también calificaría como un individuo divino de acuerdo con esta norma. El Libro de los Hebreos en 7:3 menciona al sacerdote Melquisedec como:

Sin tener padre, ni madre, y sin genealogía, no teniendo principio de días ni fin de vida, siendo hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote a perpetuidad.” (Hebreos 7:3)

Su creación parece ser aún más milagrosa que la de Jesús (as) y Adán (as), ya que parece haber existido desde la eternidad, mientras que Adán (as) y Jesús (as) surgieron en un momento determinado. Sin embargo, a pesar de su notable creación, no se le deifica.

Otros relatos de nacimientos extraordinarios

La Biblia menciona a ciertas personas cuyos nacimientos fueron extraordinarios en el sentido de que Dios curó la infertilidad de sus madres y a veces también del padre y les permitió concebir de manera normal. Estas narraciones son sorprendentes por su similitud con la narración del nacimiento de Jesús (as). Muchas veces, un ángel de Dios se aparece ante las mujeres para comunicarles que serán curadas de su esterilidad y que el niño que concebirán será especial y servirá a Dios de manera distinta.

En el libro de Génesis encontramos la mención de cómo Dios curó la esterilidad de Sara y le permitió concebir a la edad de 90 años mientras que Abraham tenía 100 (Génesis 17:17). En este caso, Dios, o tal vez un ángel o ángeles de Dios, les transmitió a ambos está feliz noticia (Génesis 18:9-10). Ella dio a luz al profeta Isaac (as).

Ana, la mujer de Elcana, se curó de su esterilidad tras rezar a Dios y dio a luz a Samuel (as) (1 Samuel 1:1-20). Un ángel de Dios, una vez más, transmitió esta feliz noticia a su marido y más tarde a ella también.

La mujer de Manoa también era estéril. Dios le envió un ángel que le dijo que daría a luz un hijo que debería ser dedicado a Dios. Más tarde concibió un hijo, al que llamaron Sansón (Jueces 13).

Una mujer de la ciudad de Sunem era estéril, pero el profeta Eliseo (as) le dijo que daría a luz un hijo, cosa que hizo más tarde (2 Reyes 4:14-17). Al parecer, este niño murió más tarde y fue resucitado milagrosamente por Eliseo (as) (2 Reyes 4:18-37).

En el Nuevo Testamento, encontramos que la madre de Juan el Bautista (as), Isabel, era estéril y ella, junto con su marido Zacarías (as), eran ambos de edad avanzada. Un ángel se le apareció a Zacarías (as) y le dijo que su esposa concebiría y que el niño serviría como profeta en el camino de Dios (Lucas 1:5-17).

El Corán en 21:90-91 presenta específicamente el nacimiento de Juan el Bautista, conocido como Yahya (as), como comparable al de Jesús (as) en su naturaleza milagrosa. Al igual que Jesús (as), su nacimiento también fue predicho y comunicado a sus padres por Dios (19:8). Las sorprendentes similitudes entre su relato y el de Jesús (as) sirven de respuesta a quienes deifican a Jesús (as) por las circunstancias que rodearon su nacimiento. Si Juan (as) no era divino por su nacimiento especial, Jesús (as) tampoco debería serlo:

وَزَكَرِيَّا إِذْ نَادَىٰ رَبَّهُ رَبِّ لَا تَذَرْنِي فَرْدًا وَأَنتَ خَيْرُ الْوَارِثِينَ [] فَاسْتَجَبْنَا لَهُ لَهُ يَحْيَىٰ وَأَصْلَحْنَا لَهُ زَوْجَهُ ۚ إِنَّهُمْ كَانُوا يُسَارِعُونَ فِي الْخَيْرَاتِ وَيَدْعُونَنَا رَغَبًا وَرَهَبًا ۖ وَكَانُوا لَنَا خَاشِعِينَ

“Y acuérdate de Zacarías, cuando clamó a su Señor, diciendo: “Señor mío, no me dejes sin hijo, pues Tú eres el Mejor de los herederos”. Oímos pues su oración y le concedimos a Juan y curamos a su mujer para él. Solían emularse mutuamente en las buenas acciones y nos invocaron con esperanza y temor, humillándose ante Nosotros.” (21:90-91)

Así pues, todos estos individuos fueron concebidos a través de los poderes creativos o restauradores especiales de Dios, pero no son divinizados.

El nacimiento virginal en las ciencias naturales

En las ciencias naturales, encontramos numerosas teorías sobre los procesos que podrían conducir a un nacimiento virginal[9]. El Mesías Prometido (as) también ha comentado este fenómeno en su libro Tuhfa Golarwiyya:

“El nacimiento de Jesús sin padre es también una cuestión de rara ocurrencia y no va en contra de las leyes establecidas de la naturaleza. Los médicos griegos, egipcios e indios han escrito sobre muchos sucesos de este tipo, que a veces un niño puede nacer sin padre. Por providencia divina, hay ciertas mujeres que tienen ambas facultades de dispensar y recibir. Por lo tanto, tienen en su semilla las facultades tanto de los hombres como de las mujeres. Los griegos han mencionado la ocurrencia de tales nacimientos, al igual que los hindúes. Recientemente, los libros de medicina que se han impreso en Egipto han mencionado tales ocurrencias con gran investigación. Los términos “hijos de la luna” e “hijos del sol” mencionados en los libros hindúes se refieren a estos fenómenos. Por lo tanto, este tipo de nacimiento sólo tiene una rareza asociada con ello, al igual que existe una rareza asociada a los nacimientos de gemelos, y nada más. No se puede decir que nacer sin padre sea un acontecimiento extraordinario que se limita a Jesús”.[10]

La teoría más plausible parece ser el nacimiento virginal a través de un proceso llamado partenogénesis, en el que un mamífero básicamente se autofecunda. Sin duda, debido a su rareza, las afirmaciones de nacimientos vírgenes en la sociedad son desestimadas sin más investigación. También es posible que, en muchos de estos casos, las propias mujeres no fueran conscientes de la concepción de su hijo sin la intervención del hombre, ya que muchas habrían sido sexualmente activas.

No sólo hay pruebas documentadas de nacimientos vírgenes en el pasado, sino que también hay precedentes de que tales nacimientos se produjeron también en tiempos modernos:

“Hay un caso documentado de un nacimiento natural medio partenogenético. En 1995, Nature Genetics informó de un niño que tenía algunas células (alrededor del 50%) formadas por material genético sólo de su madre y otras normales formadas por ADN de ambos padres. Los médicos que estudiaron al niño teorizaron que uno de los óvulos de la madre que había sido fecundado por el padre se fusionó con un óvulo no fecundado que se estaba dividiendo partenogenéticamente”.[11]

Una explicación científica plausible del nacimiento virginal no reduciría en absoluto el carácter milagroso del nacimiento de Jesús (as), sino que sólo lo descalificaría como demostración de cualquier tipo de divinidad. Al fin y al cabo, por muy fantásticos o raros que sean los fenómenos naturales, siguen estando sujetos a las leyes de la materia y la física y, desde luego, no son materia de divinidad.

En resumen, el mero hecho de haber nacido de una madre sin la intervención de un padre humano no demuestra que Jesús (as) fuera divino. Fue concebido por María y fue una creación de Dios, no su hijo biológico o metafórico-pero-todavía-divino. Hay otros que fueron creados de forma aún más milagrosa, como Adán (as) y Melquisedec y otros que nacieron cuando Dios curó a sus madres que eran estériles, como Isaac (as), Samuel (as), Sansón y Juan el Bautista (as), sin embargo no son divinizados. Incluso los ángeles y el alma humana son creaciones especiales y espirituales de Dios que nacen de forma milagrosa. Las ciencias naturales hablan de que el nacimiento virginal es un fenómeno raro pero natural y, por tanto, no divino.

¿En cumplimiento de la profecía de Isaías 7:14?

Algunos cristianos proponen la teoría de que Jesús (as) nació de una virgen en cumplimiento de la profecía de Isaías 7:14. La profecía se traduce a veces como:

“Por tanto, el Señor mismo os dará una señal: La virgen concebirá y dará a luz un hijo y lo llamará Emanuel.” (Isaías 7:14)

El autor del Evangelio de Mateo se refirió específicamente a esta declaración en 1:22-23 y afirmó que se cumplió a través del nacimiento virginal de Jesús (as). Escribe:

“Todo esto ocurrió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: “La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emmanuel” (que significa “Dios con nosotros”)” (Mateo 1:22-23)

Sin embargo, esto es controvertido: el contexto del texto original apenas apoya esta interpretación. El propio Jesús (as) nunca afirmó que su nacimiento fuera el cumplimiento de esta señal.

El contexto de la profecía – La victoria del rey Acaz

El séptimo capítulo del Libro de Isaías (7:1-2) comienza describiendo la Guerra Siro-Efraimita, una crisis militar que amenazaba a Acaz, rey del Reino del Sur de Judá.

Alrededor del año 735 a.C. la Casa de David (as) en el Reino de Judá se enfrentaba a la destrucción a manos de dos reinos: el Reino del Norte de Israel y el Reino de Siria. El Reino del Norte de Israel estaba dirigido por su príncipe, Pekah, y el Reino de Siria por su rey, Rezin. Ambos habían decidido destronar al rey de Judá e instalar un rey vasallo en su lugar. Sobre Pekah se registra:

“Pekah, hijo de Remaliah, era el ‘tercer hombre’ (heb. šālîšâ) en el carro de guerra de Pekahiah. Con la ayuda de los galaaditas asesinó a Pekahiah, sucesor de Menahem, en Samaria (2 Re. 15:21 ss.). A continuación, se hizo con el trono y reinó como rey de Israel desde c. 737 hasta 732 a.C.”[12]

La historia de la alianza de Peka y Rezín contra Acaz es bastante interesante:

“Rezin nació en la ciudad de Bit-hadara, cerca de Damasco, en la tierra de Siria (también llamada Aram). Cuando subió al trono, el pueblo sirio (también llamado arameo) reafirmó su independencia de la dominación de Israel. Durante este período, Asiria se estaba fortaleciendo y expandiendo su imperio por todo el Cercano Oriente. Junto con el rey Menahem de Israel, Rezín se vio obligado a pagar tributo al monarca asirio Tiglat-pileser III en el 738 a.C. La pesada carga del vasallaje a los asirios generó un sentimiento antiasirio entre los pueblos sirios y vecinos. Durante este tiempo, Rezin parece haber ayudado a Pekah en su exitoso golpe para hacerse con el trono de Israel. Inmediatamente después de su llegada al trono, Pekah formó una coalición antiasiria con Rezin. Pronto se dieron cuenta de que el éxito de la resistencia contra Asiria requería una alianza mayor. Invitaron al rey Acaz de Judá a unirse a su coalición, pero Acaz se negó rotundamente. Con la intención de colocar a un arameo de linaje davídico en el trono de Judá para lograr una alianza sirio-israelí más amplia, Rezín y Peka se unieron en un ataque contra Judá. Infligieron grandes bajas al reino del sur.”[13]

Estos dos ejércitos habían puesto sitio a Jerusalén (2 Reyes 16:5). El resultado del ataque no parecía prometedor para Acaz:

“De las Crónicas aprendemos que, antes del asedio, Acaz fue derrotado dos veces con grandes pérdidas, una por los sirios (2 Cr. 28:5), y otra por los israelitas (2 Cr. 28:6). Por lo tanto, es probable que se encontrara en grandes apuros en el momento en que Isaías recibió instrucciones de buscar una entrevista con él, y comunicarle un mensaje reconfortante de Jehová.”[14]

En Isaías 7:3-9 se dice que el profeta Isaías recibió instrucciones de decir a Acaz que Dios protegería su reino y reduciría a sus enemigos a “muñones de fuego”. Dios le dijo entonces a Acaz que le pidiera una señal. Acaz se negó, diciendo que “no pondría a prueba al Señor”. En respuesta, Isaías lo reprendió y afirmó que Dios mismo le mostraría así una señal. La señal sería:

14 Por tanto, el Señor mismo les dará esta señal: Una joven (עַלְמָ֗ה almah) concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel. 15 Comerá cuajada y miel hasta que sepa lo suficiente para desechar lo malo y escoger lo bueno. 16 Porque antes que el niño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, será abandonada la tierra cuyos dos reyes tú temes.” (Isaías 7:14-16)

Es decir, que una joven que estaba embarazada daría a luz a un niño y que aún no habría llegado a ser un niño pequeño cuando Dios destruiría los dos reinos que se habían unido contra el rey Acaz.

Esta profecía se cumplió de forma maravillosa. A pesar de ganar la mayoría de las batallas, Rezín y Peka no tuvieron éxito en su intento de tomar Jerusalén y sustituir a Acaz (2 Crónicas 28:5-15; Isaías 7:1-9).

Durante este difícil asedio, el rey Acaz pidió ayuda al rey asirio Tiglat-pileser III. Éste acudió en su ayuda y actuó contra Rezín y Peka.  Esto les obligó a abandonar su ataque a Jerusalén. El ataque de los asirios condujo a la destrucción de sus reinos:

“Rezín y Peka trasladaron sus fuerzas al norte para prepararse para la inminente invasión asiria. Tiglat-pileser atacó en el 733 a.C. y capturó gran parte de la zona de Galilea. Luego dirigió su atención a Damasco, a la que Rezin había huido. Los registros asirios se refieren a Rezin como un “pájaro enjaulado” en el Damasco asediado. Cuando Damasco cayó en el 732 a.C., Rezin fue ejecutado y muchos ciudadanos de Damasco fueron exiliados. Samaria, la capital de Israel, cayó en manos de los asirios en el 722 a.C. Damasco y la nación de Siria se convirtieron en una provincia asiria. Rezin fue así el último rey sirio que reinó en Damasco.”[15]

A Peka no le fue mucho mejor:

“Tras la rápida invasión asiria de más de la mitad de Israel, Oseas, hijo de Ela, conspiró contra Peka, al que mató. Dado que Tiglath-pileser afirma en sus Anales haber sustituido a Pekah (Paqah̬a) por Hoshea (‘Ausi), está claro que este acto fue aprobado, si no instigado, por los asirios.”[16]

Así pues, Rezin y Pekah fueron asesinados en el año 732 y sus reinos quedaron reducidos a la nada. Esto ocurrió aproximadamente 3 años después del ataque a Jerusalén y la profecía de su destrucción. La profecía se cumplió al pie de la letra. Según A critical and exegetical commentary on the book of Isaiah, I–XXXIX:

“Lo más seguro es que entendamos la afirmación de los vv. 14-16 de la siguiente manera: dentro de unos meses como máximo, y tal vez inmediatamente, un niño (o niños) que esté ahora en el vientre recibirá el nombre de Emanuel, Dios está con nosotros: porque la actual tensión popular se aliviará; y las madres expresarán el sentimiento general de alivio por el giro favorable de los acontecimientos públicos (ct. 1 S 4:21) cuando pongan nombre a sus hijos. Esos niños con sus nombres serán un recordatorio de que el terror del rey y del pueblo (v. 2) era infundado, y la confianza del profeta justificada. Además, la retirada de Siria y Efraín no será meramente temporal; los niños que nazcan no morirán de hambre mientras crecen en una ciudad asediada, ni en un campo devastado: se alimentarán de cuajada y miel (v. 15), los productos más preciados de la tierra prometida. Porque dentro de dos o tres años, Efraín y Siria habrán perecido, su tierra será una tierra de ruinas (v. 16). La señal no reside, como suponen los cristianos tradicionales y algunas teorías recientes, en las circunstancias del nacimiento, sino en la cadena de acontecimientos que ahora se predicen, y en su asociación con el nacimiento y el nombre de un niño, y en que el tiempo y el orden de su ocurrencia están determinados por referencia al crecimiento del niño, como en 8:3s.”[17]

¿Menciona la profecía a una “virgen”?

En cuanto a la redacción de la profecía en Isaías, no se traduce necesariamente como una virgen dando a luz. Una mejor traducción sería una “mujer joven” dando a luz.

Algunos cristianos se empeñan en traducir el pasaje como referido a una virgen, porque así lo tradujo el autor de Mateo. La palabra que aparece en el texto de Mateo que generalmente se traduce como virgen es parthenos παρθένος. La palabra griega significa virgen, o quizás simplemente joven doncella:

“Parethenos παρθένος, ου, ἡ una joven en edad de casarse, con o sin enfoque de virginidad”.[18]

Parthenos παρθένος en el griego es un intento de traducción de la palabra hebrea en Isaías que es almah עַלְמָה. El uso principal de la palabra almah es para transmitir la idea de una mujer físicamente madura y en edad de casarse, pero no si es virgen:

“עַלְמָה (ʿǎl∙mā(h)) mujer joven, es decir, hembra sexualmente madura en edad de casarse, que puede o no ser sexualmente activa (Gn 24:43; Ex 2:8; Sal 68:26[EB 25]; Pr 30:19; SS 1:3; 6:8; Isa 7:14+), nota: el contexto exigirá o sugerirá si la joven es sexualmente activa.”[19]

Tal es el caso de la traducción masculina del término también:

“La palabra alma sólo transmite edad/género. Si Isaías hubiera querido hablar de una virgen, habría utilizado la palabra betulah (בְּתוּלָה) no almah. La palabra betulah aparece con frecuencia en las Escrituras judías y es la única palabra -tanto en el hebreo bíblico como en el moderno- que transmite pureza sexual… la forma masculina del sustantivo עַלְמָה (alma) es עֶלֶם (elem), que significa un “joven”, no un varón virgen. Esta palabra aparece dos veces en las Escrituras judías (I Samuel 17:56, 20:22). Como era de esperar, sin excepción, todas las Biblias cristianas traducen correctamente עֶלֶם como “joven”, “muchacho” o “mozalbete”, nunca “virgen.”[20]

Como se ha dicho, el contexto demostrará si el significado es de virgen o no. La palabra en sí misma no lo hace.

Es importante destacar que si la profecía quería enfatizar el milagro de que una virgen diera a luz, entonces había otras palabras que habrían sido más oportunas, como betulah, comúnmente utilizada en hebreo para transmitir la idea de una virgen:

“La noción de virginidad sin mancha no es la que transmite esta palabra (almah), para la que la palabra adecuada es בְּתוּלָה (Betulah); tampoco transmite la idea del estado de soltería… sino del estado núbil y la pubertad.”[21]

No hay ninguna indicación en el contexto de la propia profecía de que el nacimiento del niño fuera de algún modo extraordinario. El acontecimiento extraordinario en la profecía, era la destrucción de los enemigos del Reino de Judá en pocos años, no el nacimiento de un niño de una virgen. Tampoco implica que se refiera al nacimiento de un niño específico en absoluto – el significado de la profecía parece ser general. Parece ser una forma estilizada de afirmar que los enemigos de Judá serían destruidos en unos pocos años. La profecía tampoco especifica la mujer de la que se habla.
Los comentaristas bíblicos han presentado varias posibilidades, a saber, la esposa del profeta Isaías, una mujer no especificada, una mujer que estaba presente en el momento de la profecía o tal vez una mujer específica que había sido mencionada anteriormente por el profeta. En cualquier caso, el contexto no permite que la palabra se refiera a María, la madre de Jesús (as).

Además, si la profecía se refería al nacimiento de un niño de una virgen, esto significaría que una virgen había dado a luz a un niño durante la época del rey Acaz. Por lo tanto, habría otro candidato a la divinidad que los cristianos deberían considerar. Si Jesús (as) era un “hijo de Dios” divino porque había nacido de una virgen, ¿no debe considerarse también divino este otro niño?

¿Una doble profecía?

Ante el peso del contexto histórico y la realización de la profecía de Isaías 7, ciertos cristianos afirman que la profecía de Isaías 7:14 es una “doble profecía”, lo que significa que tuvo cierta importancia durante la época del rey Acaz y se cumplió, pero también estaba destinada a cumplirse mediante el nacimiento virginal del Mesías. Esto es problemático por varias razones. En primer lugar, el contexto de la profecía no alude en absoluto al nacimiento del Mesías. La profecía fue hecha sobre la destrucción de los enemigos de Judá y se cumplió poco después de ser hecha. En segundo lugar, como se mencionó anteriormente, no hay ninguna mención explícita en la profecía sobre el nacimiento milagroso de un niño de una virgen. Incluso si se tratara de una supuesta doble profecía, no hay ninguna indicación en el texto para llegar a esa conclusión.

Un escéptico podría señalar que es más probable que el autor de Mateo intentara establecer el paralelismo entre el nacimiento de Jesús (as) y el pasaje de Isaías para hacer más plausible el nacimiento virginal para los judíos, a pesar de los problemas comentados anteriormente, ya que parece que muchos dudaron del nacimiento virginal de Jesús (as), y quizá por eso Marcos y Juan no lo incluyeron en sus Evangelios.

Sin embargo, el punto de vista islámico es que las profecías pueden tener múltiples cumplimientos, y muchas veces son susceptibles de diferentes interpretaciones.

Por ejemplo, la profecía registrada en 61:7 del Sagrado Corán afirma que Jesús (as) predijo que un profeta con el nombre de Ahmad aparecería después de él. Esto se refiere principalmente al Profeta Muhammad (sa), pero también se refiere al advenimiento al Mesías Mirza Ghulam Ahmad (as) quien, debido a su similitud con el Profeta Muhammad (sa), recibió el mismo nombre por parte de Dios. En este caso, existe un amplio razonamiento para la aplicación de la doble profecía. El Mesías Prometido (as) explica en su libro Tuhfa Gularwiyya:

“Y como indica el versículo “y doy la buena noticia de un profeta después de mí cuyo nombre es Ahmad”, habrá una persona tan parecida al profeta Muhammad (sa) que aparecerá en los últimos días que será como una de sus manos. Se llamará Ahmad en los cielos, y difundirá la fe con benevolencia.  Del mismo modo, el verso “Y toma la estación de Abraham como lugar de oración” indica que cuando la comunidad de Muhammad se dividirá en muchas facciones, entonces en los últimos días nacerá un Abraham, y de todos los grupos, aquel que siga a ese Abraham se le concederá la salvación.”[22]

Por lo tanto, no es imposible que la profecía de Isaías y tal vez otras profecías similares implicaran o se entendieran en algunos círculos como profecías dobles que indicaban que el Mesías nacería de una virgen.

El significado del nacimiento virginal según el monoteísmo y el islam

Como se ha demostrado, el nacimiento virginal no demostró la divinidad de Cristo, ni su singularidad como “hijo de Dios”, ni su evasión del pecado heredado.

¿Cuál fue entonces el significado de su nacimiento virginal? La Biblia y el islam nos presentan muchos significados detrás del nacimiento virginal de Jesús (as) dentro del marco del monoteísmo puro.

1.      Un signo milagroso general

En primer lugar, el nacimiento virginal puede entenderse como un signo milagroso general que demostró la veracidad de Jesús (as). El Sagrado Corán en 21:92 afirma que María y su hijo fueron una señal de Dios:

وَالَّتِي أَحْصَنَتْ فَرْجَهَا فَنَفَخْنَا فِيهَا مِن رُّوحِنَا وَجَعَلْنَاهَا وَابْنَهَا آيَةً لِّلْعَالَمِينَ

“Y acuérdate de aquella que guardó su castidad; por eso la bendijimos con Nuestra revelación y la hicimos a ella y a su hijo un Signo para los pueblos.” (21:92)

La demostración de milagros de diferentes maneras es una práctica de Dios en apoyo de Sus profetas. Estos signos pueden ser de cualquier naturaleza, siempre que demuestren el poder milagroso de Dios obrando a favor de Su elegido. En este sentido, el nacimiento de la virgen también sería visto como uno de esos milagros.

Encontramos paralelos de tales milagros en torno al nacimiento de los profetas en los relatos del nacimiento del Profeta Muhammad (sa), que se describe como acompañado de una gran cantidad de signos:

“Los historiadores han atribuido muchos sucesos extraños al nacimiento del Santo Profeta (sa). Por ejemplo, se dice que el palacio de Chosroe, rey de Irán, sufrió un devastador terremoto y que catorce de sus galerías reales se derrumbaron. Además, el fuego del “Templo del Fuego Sagrado de Persia”, que había estado encendido durante cientos de años, se extinguió repentinamente. También se dice que varios ríos y fuentes se secaron, e incluso en la propia casa de Muhammad (sa) se manifestaron muchos prodigios milagrosos. Sin embargo, estas narraciones son generalmente débiles. También hay una narración que tal vez sea cierta y que afirma que durante la época del nacimiento de Muhammad (sa), el cielo era un espectáculo de rotura de muchas estrellas. Del mismo modo, también hay otra narración que afirma que el joven Muhammad (sa) nació naturalmente circuncidado. Si en realidad esto es cierto, no debería suscitar asombro, pues fenómenos naturales como éste han sido presenciados también en otros niños. Otra característica heredada naturalmente por el Santo Profeta (sa) fue un trozo de carne ascendente en el lado izquierdo de su espalda, que es bien conocido entre los musulmanes como el “Sello de la Profecía”.[23]

En resumen, a veces hay signos que acompañan al nacimiento de los profetas que demuestran que son especiales y que se les concederá una misión divina en el futuro. El nacimiento virginal de Jesús (as) fue una demostración de este principio.

2.      El nacimiento milagroso como señal de la futura profecía

Al igual que el punto anterior, el nacimiento virginal demostró específicamente que Jesús (as) había sido apartado al nacer por Dios para la tarea especial de reformar a su pueblo, en este caso como el esperado Mesías de los judíos.

En el Antiguo Testamento encontramos otros ejemplos de nacimientos milagrosos que se asocian con el profetazgo en el futuro. Isaac (as) (Génesis 18:10, Génesis 21:2-3), Samuel (as) (1 Samuel 1:1-20) y Juan el Bautista (as) (Lucas 1:5-17) nacieron de mujeres estériles que habían sido curadas milagrosamente por Dios. En cada uno de estos casos, la naturaleza milagrosa de sus nacimientos presagió sus futuras responsabilidades como profetas o guías espirituales de sus naciones.

El nacimiento milagroso de Jesús (as) demostró así que se le concedería el manto de profeta en el futuro.

3.      El cumplimiento de las profecías anteriores

El cumplimiento de las profecías pasadas sirve como señal de la veracidad de los profetas y ayuda a su pueblo a aceptarlos como verdaderos profetas de Dios.

Así, el nacimiento virginal podría entenderse como el cumplimiento literal de las profecías pasadas sobre el Mesías nacido de una virgen. Esto es especialmente cierto si, como insisten los cristianos, la profecía de Isaías 7:14 era una doble profecía que se refiere al nacimiento virginal del Mesías.

Sin embargo, no parece haber ninguna indicación histórica explícita de que los judíos esperaran un Mesías que naciera de una virgen. Según The Catholic Encyclopedia:

“Hillmann [41] demuestra que la creencia en el nacimiento virginal no está contenida en el Antiguo Testamento, y por lo tanto no puede haber sido tomada de él. Dalman [42] sostiene que el pueblo judío nunca esperó un nacimiento sin padre del Mesías, y que no existe ningún vestigio de tal interpretación judía de Isaías 7:14.”[24]

The Evangelical Dictionary of Biblical Theology es aún más explícito:

“La tradición judía precristiana nunca anticipó un nacimiento virginal del Mesías. Parece que el judaísmo nunca entendió Isaías 7:14 como mesiánico o describiendo un nacimiento virginal”[25]

Los que apoyan la idea de que Isaías 7:14 se refiere al Mesías apelan a veces al argumento de que el autor de Mateo sólo habría hecho referencia a esta profecía en apoyo del nacimiento virginal si los judíos la hubieran entendido previamente como referida al nacimiento milagroso del Mesías.

En cualquier caso, el Sagrado Corán en 5:47 afirma que Jesús (as) vino en cumplimiento de las profecías anteriores:

وَقَفَّيْنَا عَلَىٰ آثَارِهِم بِعِيسَى ابْنِ مَرْيَمَ مُصَدِّقًا لِّمَا بَيْنَ يَدَيْهِ مِنَ التَّوْرَاةِ ۖ وَآتَيْنَاهُ الْإِنجِيلَ فِيهِ هُدًى وَنُورٌ وَمُصَدِّقًا لِّمَا بَيْنَ يَدَيْهِ مِنَ التَّوْرَاةِ وَهُدًى وَمَوْعِظَةً لِّلْمُتَّقِينَ

“E hicimos que Jesús, hijo de María, siguiera sus huellas, cumpliendo lo que había sido revelado en la Torah antes de él; y le dimos el Evangelio que encerraba guía y luz, cumpliendo lo que había sido revelado en la Torah antes de él, y como guía y exhortación para los que temen a Dios.” (5:47)

Aunque no parece haber ninguna indicación explícita de que el Mesías nacería de una virgen, sí parece haber indicios de que sería similar a Adán (as), y esto podría haberse entendido también en relación con la naturaleza milagrosa de su nacimiento.

4.      Demostrar la estrecha relación entre Adán (as) y Jesús (as)

Hay varios indicios de que el Mesías sería similar a Adán (as). Su nacimiento virginal fue, por tanto, un aspecto para establecer su similitud con Adán (as).

El Libro de Enoc – Adán (as) y Jesús como toros blancos

En el Libro de Enoc (1 Enoc), sección 4 (Las visiones de los sueños) en los capítulos 85-90, Enoc (el bisabuelo de Noé) relata un sueño apocalíptico en el que se le muestra la historia de Israel y sus profetas en forma de animales. Aunque el libro no forma parte del canon del Antiguo Testamento, se atribuye a Enoc, y los estudiosos consideran que la sección sobre las visiones oníricas se escribió entre el 165 y el 161 e.c.[26]

 La visión comienza con un relato en el que se compara a Adán (as) con una vaca blanca como la nieve:

“Y he aquí que una vaca surgió de la tierra, y ese bóvido era blanco como la nieve; y después de ella, salió un ternero hembra junto con otros dos terneros.”[27]

La visión continúa, describiendo vacas de varios colores, así como la introducción de otros animales como camellos, elefantes y burros. Parece que la “vaca blanca” representa a los que son justos y son la imagen de la pureza prístina:

“El hijo ideal es un toro blanco. Así, los que representan a Caín, Abel y Set son negros, rojos y blancos, que representan la imperfección, la sangre y la perfección. La visión refleja entonces los colores de los hijos de Adán en los de Noé, Cam, Jafet y Sem. Los padres posteriores engendran hijos desobedientes en una desconcertante gama de colores y clases. Así, mientras que Set se convierte en la base de una dinastía de toros blancos, los Hijos de Dios que toman a las Hijas de los Hombres (Gn 6:2) dan lugar a una descendencia de un tipo completamente diferente, camellos, elefantes y asnos. La dinastía de los toros blancos termina con Isaac, que engendra una oveja blanca (Jacob) y un jabalí negro (Esaú). Después de Isaac, la revelación avanza con las ovejas en el centro de la escena hasta que, en algún lugar del futuro imaginado por el autor, aparece el Mesías, fiel a la imagen en la que fue creado Adán, un toro blanco como no se ha visto desde Isaac. El Mesías se reproduce entonces a su semejanza, aunque ahora el método es diferente. En lugar de engendrar hijos de su especie, transforma a otros para que sean como él.”[28]

El Libro de Enoc en 90:37 describe tanto al último profeta de los judíos como a Adán (as) como vacas blancas como la nieve, siendo Jesús evidentemente el “último Adán” de la línea israelita de profetas, ya que después de él termina la visión:

37Entonces vi que nació una vaca blanca como la nieve, con enormes cuernos; todas las bestias del campo y todas las aves del cielo le temían y le hacían peticiones todo el tiempo.”[29]

Isaías 11 – El Jardín del Edén se manifiesta en la época del Mesías

Isaías 11 es otro texto de prueba que ciertos cristianos afirman que se refiere a la venida del Mesías. El primer verso dice:

“Entonces un retoño brotará del tronco de Isaí, Y un vástago dará fruto de sus raíces.” (Isaías 11:1)

Isaí era el padre de David (as). El versículo parece afirmar que cuando la línea davídica de reyes haya llegado prácticamente a su fin, aparecerá uno que será similar a David (as) y asumirá el papel de Rey de Israel. Según los cristianos, se refiere a Jesús.

Los siguientes versículos de Isaías pintan un cuadro de una verdadera utopía que se instaurará tras su advenimiento, en la que incluso los animales carnívoros harán las paces con sus presas y en la que no habrá más derramamiento de sangre ni muerte en la tierra:

El lobo morará con el cordero, Y el leopardo se echará con el cabrito. El becerro, el leoncillo y el animal doméstico andarán juntos, Y un niño los conducirá. La vaca con la osa pastará, Sus crías se echarán juntas, Y el león, como el buey, comerá paja. El niño de pecho jugará junto a la cueva de la cobra, Y el niño destetado extenderá su mano sobre la guarida de la víbora. No dañarán ni destruirán en todo Mi santo monte, Porque la tierra estará llena del conocimiento del Señor Como las aguas cubren el mar.” (Isaías 11:6-9)

Suena muy parecido a un nuevo Jardín del Edén, o al jardín perfecto en el que Adán (as) fue colocado después de su creación según el Antiguo Testamento. En este sentido, el Mesías sería una especie de “nuevo Adán”.

Otra referencia a la conexión entre el Mesías y Adán (as) parece encontrarse en los Rollos del Mar Muerto. The Dictionary of New Testament Background afirma:

“En los Rollos del Mar Muerto se hace referencia a la restauración escatológica de “toda la gloria de Adán/humanidad” -no está claro si se restaurará la gloria humana o la de Adán, ya que ʾādām podría referirse a cualquiera de las dos (1QS 4:23; 1QH 17:15; CD 3:20; cf. 4QPs37 3:1-2).”[30]

Referencias del Nuevo Testamento

Encontramos una conexión más clara entre Adán (as) y Jesús en el Nuevo Testamento. Lucas remonta la genealogía de Jesús a Adán (as), el primer “hijo de Dios” (Lucas 3:8). En cierto sentido, está indicando que la llegada de Jesús completa el ciclo que comenzó con Adán (as), que también era un “hijo de Dios”. Otros comentaristas bíblicos ven claros motivos de Adán (as) y del Jardín del Edén en Lucas y Mateo:

“El último verso de Lucas 3 identifica a Adán como “el hijo de Dios” (Lucas 3:38). Tres versos después (Lucas 4:3), Lucas hace que Satanás identifique a Jesús como el Hijo de Dios, vinculando claramente al primer Adán y al segundo estilística y teológicamente.

Pero son los contrastes y los paralelismos de la propia experiencia de la tentación los que identifican tan estrechamente a los dos “Adanes”: el paraíso frente al desierto; satisfecho frente al “hambriento”; tentado por Satanás en ambos relatos; tentado por los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la soberbia de la vida en ambos relatos; desobediencia a la Palabra de Dios frente a adhesión a la Palabra de Dios; ceder a la tentación frente a resistir a la tentación; desterrado por los ángeles frente a ministrado por los ángeles (Mt. 4:11); caída de la rectitud frente a establecida en la rectitud.

Claramente, la iglesia primitiva (tanto Mateo como Lucas) vio la experiencia de la tentación de Cristo como el Jardín del Edén revisitado”[31]

Pablo desarrolló este vínculo mucho más al contrastar explícitamente a Jesús (as) con Adán (as) en muchos aspectos, llegando a afirmar que Jesús (as) es el “último Adán” (1 Corintios 15:45). El hecho de que Jesús (as) sea el “último Adán” en su teología tiene el sentido de marcar el comienzo de una nueva era de la humanidad. Pablo era un judío devoto antes de su conversión, y parece que se basaba en las narraciones judías que comparaban al Mesías con Adán (as) en sus explicaciones.

La comprensión islámica

El Sagrado Corán afirma que existen profundos paralelismos entre Jesús (as) y Adán (as). El Corán afirma en 3:60:

إِنَّ مَثَلَ عِيسَىٰ عِندَ اللَّهِ كَمَثَلِ آدَمَ ۖ خَلَقَهُ مِن تُرَابٍ ثُمَّ قَالَ لَهُ كُن فَيَكُونُ

“En verdad, lo que ocurrió con Jesús ante Al’lah es como lo que ocurrió con Adán. Él lo creó del polvo, y le dijo entonces: “¡Sé!” y fue.” (3:60)

La primera parte del versículo llama nuestra atención sobre las similitudes generales entre las vidas y misiones de ambos. Adán (as) fue el primer profeta y, por tanto, un arquetipo para los futuros profetas. Jesús (as), al ser también un profeta, era por tanto similar a él en muchos aspectos. Por ejemplo:  ambos eran humanos, ambos se enfrentaron a la persecución y ambos se vieron obligados a emigrar de sus hogares cuando la persecución alcanzó su punto álgido. Ambos fueron los catalizadores de nuevos movimientos religiosos. Adán (as) fue el primer profeta, mientras que Jesús (as) fue el último profeta de la línea de profetas judíos. El primer y el último eslabón de cualquier cadena suelen presentar muchas similitudes.

La segunda parte del versículo llama nuestra atención sobre las similitudes en su nacimiento. Al igual que Adán (as) fue creado de forma extraordinaria, también lo fue Jesús (as).

Sin embargo, sería un error creer que Jesús (as) fue el único que se asemejó a Adán, hecho al que alude Pablo. No lo llamó el “segundo Adán”, sino el “último Adán”, afirmando esencialmente que hubo otros Adanes que aparecieron antes que él. Aunque se equivoca al afirmar que Jesús (as) fue el “último Adán”, su opinión sobre la aparición de otros Adanes antes de Jesús (as) está respaldada por la perspectiva islámica. Todos los profetas de Dios son los respectivos “Adanes” de sus épocas, que dan lugar a una nueva generación de comunidades piadosas. A veces, incluso sus seguidores justos reciben este título.

Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) desarrolla este punto en su libro Barahin-e-Ahmadía:

“Asimismo, Él [Dios] tiene el poder de provocar el nacimiento espiritual del hombre; lo que significa que la ley divina relativa al nacimiento espiritual es exactamente la misma que Su ley que rige el nacimiento físico, en el sentido de que, inicialmente, en el momento del extravío -que equivale a la no existencia [espiritual]- Él concede el nacimiento espiritual al hombre con Su propia mano. Luego, otorga la vida espiritual a sus seguidores, que son su progenie [espiritual] en virtud de su obediencia a él. Por lo tanto, todos los Mensajeros son ‘Adanes’ espirituales y los piadosos entre sus seguidores son su progenie espiritual, y los reinos espiritual y físico mantienen una completa conformidad entre sí…”[32]

En su libro Taryaq-ul-Qulub se identifica a si mismo como el “último Adán”, ya que es el esperado reformador de los últimos días:

“Está demostrado que Elías apareció en la naturaleza y disposición del Profeta Juan [el Bautista]. De la misma manera, nuestro Profeta, la paz y las bendiciones de Al’lah sean con él, apareció en la naturaleza y disposición del Profeta Abraham. Es en base a este sutil asunto que la nación de Muhammad fue llamada la nación de Abraham. Por lo tanto, era necesario que el ciclo de Adán llegara a su fin en la última era. Así, en esta era, que es la última, Dios Altísimo creó a una persona como Adán, que la paz sea con él, que es yo, e incluso lo nombró Adán, como es evidente en las revelaciones mencionadas. Y al igual que el primer Adán, Dios creó a este Adán con sus dos manos de poder y belleza en un momento en que el mundo estaba vacío de verdaderos seres humanos, y luego sopló en él Su espíritu, porque no había ningún individuo espiritual presente en la tierra que pudiera dar a luz espiritualmente a este Adán. Por eso Dios mismo se convirtió en un padre espiritual y creó a este Adán. Desde la perspectiva de la creación física, Él lo creó sobre el patrón de hombre y mujer como creó al primer Adán. Es decir, me creó a mí, el último Adán, como un gemelo también, como se indica sutilmente en la revelación “Oh Adán, habiten tú y tu pareja en el paraíso”. Y algunos santos anteriores, basándose en la revelación divina, profetizaron que el último Adán, que es el guía completo y está en la cúspide de la santidad común, nacerá físicamente como un gemelo. Esto significa que, al igual que Adán, el elegido de Dios, su nacimiento implicará tanto a un hombre como a una mujer. Será el Jatamul Aulad (el último de la progenie) porque Adán fue el primogénito de la humanidad. Por lo tanto, era imperativo que la persona sobre la cual el ciclo perfecto y completo de la verdadera condición de Adán llegara a su fin fuera el Jatamul Aulad (el último de la progenie), lo que significa que después de su muerte no aparecerá ningún otro individuo perfecto del vientre de ninguna mujer. Ahora bien, hay que tener en cuenta que mi nacimiento físico también fue según esta profecía, lo que significa que nací gemelo. Junto a mí nació una niña cuyo nombre era Yannat…”[33]

5.      Demostrar a los saduceos la realidad del Día del Juicio Final

Otra razón para su nacimiento virginal fue demostrar a los saduceos, una secta judía que negaba la resurrección (Mateo 22:23), que Dios podía ciertamente darles vida después de la muerte. Si Dios podía hacer nacer a un niño sin la intervención de un varón, también podía concederle la vida después de la muerte sin ningún medio material.

El Mesías Prometido (as) escribe sobre este significado detrás de su inusual nacimiento en su libro Hamamatul Bushra:

“Sobre el nacimiento de Jesús sin padre, el detalle detrás de esto es que una secta de entre los judíos -es decir, los saduceos- negaba la realidad de la Resurrección. Entonces, Al’lah les informó a través de algunos de Sus profetas que un niño nacería sin padre, entre su propia gente y que esto sería una señal para ellos sobre la realidad de la Resurrección. Es a esto a lo que alude el siguiente versículo: “Pero, ciertamente, él (es decir, Jesús) fue un signo de la Hora”, e igualmente en el versículo: “Y para que lo hagamos (es decir, Jesús) un signo para los hombres”, es decir, para los saduceos.”[34]

6.      Indicar la transferencia de la Profecía de la Casa de Israel a la Casa de Ismael

Los nacimientos milagrosos en el Antiguo Testamento también se asociaron con transiciones fundamentales en los futuros marcos espirituales y temporales. El nacimiento virginal de Jesús (as) indicó un cambio monumental en el futuro marco espiritual. El profetazgo, que antes era dominio de los israelitas, se transferiría a los ismaelitas.

Encontramos otros ejemplos de nacimientos milagrosos que conducen a profundos cambios en el statu quo espiritual tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Por ejemplo, en Génesis 17, Dios prometió a Abraham (as) que lo haría padre de naciones, que salvaguardaría a sus descendientes y que les concedería Canaán como herencia. También declaró que concedería a Abraham (as) un hijo, Isaac (as), al curar la esterilidad de su esposa Sara. Este nacimiento marcaría la confirmación y la continuación de este pacto entre Dios y los descendientes de Abraham (as) (Génesis 17:19). Isaac (as) también sirvió de vínculo indispensable entre Abraham y el de Jacob (as), hijo de Isaac, que fue el padre de las tribus de Israel.

El nacimiento de Juan el Bautista (as) también indicaba el fin de la era de los profetas regulares y la muerte de los profetas a manos de los judíos. También fue el precursor del Mesías. Estas funciones especiales que ocupó fueron dictadas por Jesús (as) en Mateo 11:7-13, donde llamó a Juan “más que un profeta”:

Mientras ellos se iban, Jesús comenzó a hablar a las multitudes acerca de Juan: «¿Qué salieron a ver en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? Pero, ¿qué salieron a ver? ¿Un hombre vestido con ropas finas? Miren, los que usan ropas finas están en los palacios de los reyes. Pero, ¿qué salieron a ver? ¿A un profeta? Sí, les digo, y uno que es más que un profeta. 10 Este es de quien está escrito: “He aquí, yo envío Mi mensajero delante de Ti, Quien preparará Tu camino delante de Ti”. 11 En verdad les digo que entre los nacidos de mujer no se ha levantado nadie mayor que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es mayor que él. 12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza. 13 Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.” (Mateo 11:7-13)

Hay otra indicación en el nacimiento virginal de Jesús (as) de la inminente transferencia del profetazgo.

Los israelitas trazaban su linaje por vía paterna. Jesús (as), que no tenía un padre israelita, no podía ser considerado plenamente israelita. El hecho de que recibiera la condición de profeta a pesar de carecer de linaje paterno con los israelitas fue una señal de que la condición de profeta pronto se apartaría completamente de los israelitas y encontraría un lugar entre los hijos de Ismael.

El Corán en 43:58-62 indica que Jesús (as) fue enviado como un signo de la hora, lo que significa que su persona, en este caso su nacimiento virginal, señaló un cambio masivo en el orden profético anterior:

وَلَمَّا ضُرِبَ ابْنُ مَرْيَمَ مَثَلًا إِذَا قَوْمُكَ مِنْهُ يَصِدُّونَ [] وَقَالُوا أَآلِهَتُنَا خَيْرٌ أَمْ هُوَ ۚ مَا ضَرَبُوهُ لَكَ إِلَّا جَدَلًا ۚ بَلْ هُمْ قَوْمٌ خَصِمُونَ [] إِنْ هُوَ إِلَّا عَبْدٌ أَنْعَمْنَا عَلَيْهِ وَجَعَلْنَاهُ مَثَلًا لِّبَنِي إِسْرَائِيلَ [] وَلَوْ نَشَاءُ لَجَعَلْنَا مِنكُم مَّلَائِكَةً فِي الْأَرْضِ يَخْلُفُونَ [] وَإِنَّهُ لَعِلْمٌ لِّلسَّاعَةِ فَلَا تَمْتَرُنَّ بِهَا وَاتَّبِعُونِ ۚ هَٰذَا صِرَاطٌ مُّسْتَقِيمٌ

“Cuando el hijo de María es mencionado como parábola, he ahí que tu pueblo levanta un clamor por ello; Dicen: “¿Quiénes son mejores, nuestros dioses o él?”. No te mencionan este tema salvo para discutir. No, no son más que un pueblo pendenciero”. Él no fue más que Nuestro siervo a quien otorgamos Nuestro favor, y le convertimos en ejemplo para los hijos de Israel. Mas si lo hubiésemos querido, habríamos creado de entre vosotros ángeles en la tierra para ser los sucesores en ella. Mas en verdad él es un signo de la Hora. No dudéis, pues, de ello, sino seguidme. Éste es el camino recto.” (43:58-62)

El Mesías Prometido (as) explica este significado de su nacimiento virginal en su obra Hamamatul Bushra:

“Al’lah envió a Su mensajero, Jesús el hijo de María, entre ellos e hizo de él el sello de sus profetas y un signo de la hora, que era la transferencia del profetazgo, como un castigo*. Así les advirtió y amonestó. Y no tuvo otro padre de entre los hijos de Israel que su madre, y de esta manera, Al’lah lo creó sin padre, y así hizo una indicación en el asunto en la manera que hizo. Y fue una señal y un argumento contra los judíos, y un mensaje oculto para ellos [de que el profetazgo debía apartarse de ellos]. Y fue un precursor del advenimiento de nuestro profeta, el mejor de la creación. Y Al’lah hizo del Mesías el último [profeta] de la dispensación mosaica como castigo a los judíos y los destruyó como destruyó a las naciones anteriores. Entonces Al’lah eligió a otro pueblo e hizo que naciera entre ellos un niño puro, de la madre de las ciudades [La Meca]. Y este [niño] fue Muhammad (sa), el Mensajero de Al’lah y Su amado.

*María dio a luz a un hijo que no era de entre los hijos de Israel. Entonces se dijeron de él las cosas que todos conocen, y lo acosaron con sus palabras. Así, estos dos asuntos fueron un signo de la hora, que era la transferencia del profetazgo [de los israelitas a los ismaelitas], y un argumento que demostraba el castigo de este grupo. Así, los judíos fueron humillados por su exilio de este jardín [del profetazgo], y el profetazgo fue transferido a los hijos de Ismael como un castigo de Al’lah. Luego fueron afligidos con otra humillación y castigo a través de las autoridades de entonces, más bien de todas las autoridades, hasta el día de hoy. Y en eso hay ciertamente una señal para los inteligentes y sagaces.”[35]

7.         Para indicar el fin de la realeza temporal entre los judíos

Como se mencionó anteriormente, los nacimientos milagrosos en la Biblia generalmente presagiaban cambios trascendentales en los paradigmas espirituales y temporales. Junto con el cambio espiritual en cuanto a la transferencia del profetazgo, el nacimiento virginal también indicaba el fin de la realeza temporal entre los judíos.

Existen precedentes de esta interpretación en el Antiguo Testamento. El nacimiento milagroso de Samuel (as) presagiaba el fin de la era de los jueces israelitas y el comienzo de la era de los reyes, empezando por Saúl y después por David (as). Samuel (as) fue el último de los jueces israelitas.

El nacimiento de Sansón también presagió la liberación de Israel de los filisteos, que eran uno de los enemigos más peligrosos a los que se habían enfrentado los israelitas y que los habían subyugado durante 40 años (Jueces 13:1-5). También fue uno de los últimos jueces de Israel, por lo que su nacimiento presagió el fin de la era de los jueces y el comienzo de la era de los reyes.

El hecho de que Jesús (as) naciera de una virgen indicaba que la línea judía de reyes mundanos había llegado a su fin.
En la práctica, los deberes y privilegios relacionados con la pertenencia a una determinada tribu se transmitían por vía paterna entre los judíos y  los deberes de la realeza y el sacerdocio se transmitían y heredaban de igual manera, por vía paterna.

Los judíos esperaban un Mesías de la línea de David (as) que los liberara del yugo de la servidumbre romana. Jesús (as) no era de la línea de David (as) paternalmente -¿cómo podría entonces, si no tenía un padre israelita? Sin embargo, era el esperado Mesías y Rey. A pesar de su título y de las expectativas de los judíos, declaró que su realeza era espiritual y no temporal:

36 Jesús le respondió: «Mi reino no es de este mundo. Si Mi reino fuera de este mundo, entonces Mis servidores pelearían para que Yo no fuera entregado a los judíos. Pero ahora Mi reino no es de aquí».” (Juan 18:36)

La supuesta profecía de Isaías 11:1 sobre el Mesías esperado también lo indica. La realeza ha sido identificada en el versículo como reducida a un tocón, y el Mesías, lejos de convertirse en un nuevo árbol o de rehabilitar el antiguo, es descrito sólo como un “brote” o una rama singular que crecerá desde sus raíces – sólo un vestigio del gran árbol que una vez fue indicativo de la gloria temporal de la realeza judía.

El nacimiento virginal de Jesús (as) fue, pues, un signo trascendental de un orden mayor que los nacimientos milagrosos vistos anteriormente en la historia de los judíos. Los nacimientos anteriores indicaban futuros cambios en el orden temporal y espiritual. Un nacimiento virginal indicaba, pues, cambios masivos y no vistos anteriormente en ambos órdenes. Su nacimiento indicaba el fin definitivo no sólo de la realeza temporal, sino también del profetismo entre los judíos.

El Sagrado Corán en 3:113 también indica que los judíos no volverían a disfrutar de una realeza independiente después de la época de Jesús (as):

ضُرِبَتْ عَلَيْهِمُ الذِّلَّةُ أَيْنَ مَا ثُقِفُوا إِلَّا بِحَبْلٍ مِّنَ اللَّهِ وَحَبْلٍ مِّنَ النَّاسِ وَبَاءُوا بِغَضَبٍ مِّنَ اللَّهِ وَضُرِبَتْ عَلَيْهِمُ الْمَسْكَنَةُ ۚ ذَٰلِكَ بِأَنَّهُمْ كَانُوا يَكْفُرُونَ بِآيَاتِ اللَّهِ وَيَقْتُلُونَ الْأَنبِيَاءَ بِغَيْرِ حَقٍّ ۚ ذَٰلِكَ بِمَا عَصَوا وَّكَانُوا يَعْتَدُونَ

“Serán afligidos con la humillación donde quiera que se encuentren, a menos que tengan la protección de Al’lah o la protección de los hombres. Han incurrido en la cólera de Al’lah y sufrieron la miseria. Todo ello por haber rechazado los Signos de Al’lah y matado injustamente a los Profetas. Todo ello por haberse rebelado y ser pecadores.” (3:113)

La historia es testigo de la verdad de esta declaración del Corán. Desde la época de Jesús (as), no ha aparecido entre los judíos ningún rey sancionado por Dios para liberarlos de la sumisión o la dependencia de otras naciones.

Conclusión

Para terminar, el nacimiento virginal no demuestra la divinidad de Jesús (as). Pues Dios no fue el padre literal de Jesús (as), sino que Jesús (as) fue creado mediante un acto especial de creación, es decir, un milagro.

Hubo otros que nacieron de forma milagrosa, como Adán (as) y Melquisedec, que nacieron sin la intervención de una madre o un padre. Otros niños fueron concebidos milagrosamente cuando Dios abrió los vientres de sus madres, quienes fueron estériles. La ciencia moderna ha desarrollado muchas teorías que demuestran la viabilidad del nacimiento humano virginal, demostrando además que tal acontecimiento no indica divinidad.

El islam nos enseña que el nacimiento virginal de Jesús (as) tuvo muchos propósitos, como el cumplimiento de profecías pasadas y demostrar la próxima transferencia del profetazgo de la línea de Isaac a la línea de Ismael.


Referencias y Notas


[1] La abreviatura (as) corresponde a la oración árabe alaihis salam, que significa que la paz sea con él. Es una oración que se hace después de mencionar los nombres de los profetas de Dios.

[2] France, R. T. (2002). The Gospel of Mark: a commentary on the Greek text (pp. 242–243). Grand Rapids, MI; Carlisle: W.B. Eerdmans; Paternoster Press.

[3] Acosta, D. R. (2016). Mary, Mother of Jesus. In J. D. Barry, D. Bomar, D. R. Brown, R. Klippenstein, D. Mangum, C. ´{ññSinclair Wolcott, … W. Widder (Eds.), The Lexham Bible Dictionary. Bellingham, WA: Lexham Press.

[4] France, R. T. (2002). The Gospel of Mark: a commentary on the Greek text. Grand Rapids, MI; Carlisle: W.B. Eerdmans; Paternoster Press.

[5] Buckwalter, H. D. (1996). Virgin Birth. In Evangelical dictionary of biblical theology (electronic ed., p. 800). Grand Rapids: Baker Book House.

[6] Malfuzat, vol. 5, págs. 218-219

قرآن شریف سے ایسا ہی ثابت ہوتا ہے اور قرآنِ شریف پر ہم ایمان لاتے ہیں۔ پھر قانونِ قدرت میں ہم اس کے بر خلاف کوئی دلیل نہیں پاتے۔ کیونکہ سینکڑوں کیڑے مکوڑے پیدا ہوتے رہتے ہیں جو نہ باپ رکھتے ہیں اور نہ ماں۔ قرآن شریف میں جہاں اس کا ذکر ہے وہاں خدا تعالی نے اپنی قدرت کے دو عجائب نمونوں کا ذکر کیا ہے۔ اوّل حضرت زکریا کا ذکر ہے کہ ایسی پیرانہ سالی میں جہاں کہ بیوی بھی بانجھ تھی خدا تعالی نے بیٹا پیدا کیا۔ اور اس کے ساتھ ہی یہ دوسرا واقعہ ہے جو خدا تعالی کی قدرتِ عجیبہ کا نمونہ ہے۔ اس کے ماننے میں کونسا ہرج پیدا ہوتا ہے۔ قرآنِ مجید کے پڑھنے سے ایسا ہی ثابت ہوتا  ہے کہ مسیح بن باپ ہے اور اس پر کوئی اعتراض نہیں ہو سکتا۔ خدا تعالی نے كَمَثَلِ آدَمَ جو فرمایا اس سے بھی ظاہر ہے کہ اس میں ایک عجوبہ قدرت ہے جس کے واسطے آدم کی مثال کا ذکر کرنا پڑا۔  (ملفوظات جلد ۵،  صفحہ ۲۱۸ تا ۲۱۹)

[7] Kitabul Bariyya, Ruhani Jazain vol. 13, pág. 77

ایک اور اعتراض ہے جو ہم نے کیا تھا اور وہ یہ ہے کہ یسوع کی نسبت بیان کیا جاتا ہے کہ وہ موروثی اور کسبی گناہ سے پاک ہے۔ حالانکہ یہ صریح غلط ہے۔ عیسائی خود مانتے ہیں کہ یسوع نے اپنا تمام گوشت و پوست اپنی والدہ سے پایا تھا اور وہ گناہ سے پاک نہ تھی۔ اور نیز عیسائیوں کا یہ بھی اقرار ہے کہ ہر ایک درد اور دکھ گناہ کا پھل ہے اور کچھ شک نہیں ؔ کہ یسوع بھوکا بھی ہوتا تھا اور پیاسا بھی اور بچپن میں قانون قدرت کے موافق خسرہ بھی اس کو نکلا ہوگا اور چیچک بھی اور دانتوں کے نکلنے کے دکھ بھی اٹھائے ہوں گے اور موسموں کے تپوں میں بھی گرفتار ہوتا ہوگا اور بموجب اصول عیسائیوں کے یہ سب گناہ کے پھل ہیں۔ پھر کیونکر اس کو پاک فدیہ سمجھا گیا۔  (کتاب البریّہ ، روحانی خزائن جلد ۱۳ صفحہ ۷۷)

[8] Tuhfa Gularwiya, Ruhani Jazain vol. 17, pág. 208, nota de pie

اور یاد رہے کہ خدا نے بے باپ پیدا ہونے میں حضرت آدم سے حضرت مسیح کو مشابہت دی ہے اور یہ بات کہ کسی دوسرے انسان سے کیوں مشابہت نہیں دی یہ محض اس غرض سے ہے کہ تا ایک مشہور متعارف نظیر پیش کی جائے کیونکہ عیسائیوں کو یہ دعویٰ تھا کہ بے باپ پیدا ہونا حضرت مسیح کا خاصہ ہے اور یہ خدائی کی دلیل ہے۔ پس خدا نے اس حجت کے توڑنے کے لئے وہ نظیر پیش کی جو عیسائیوں کے نزدیک مسلّم اور مقبول ہے۔ اگر خدا تعالیٰ اپنی مخلوقات میں سے کوئی اور نظیر پیش کرتا تو وہ اس نظیر کی طرح بدیہی اور مسلّم الثبوت نہ ہوتی اور ایک نظری امر ہوتا۔  (تحفحہ گولڑویہ  صفحہ ۲۰۸، روحانی خزائن جلد ۱۷)

[9] “The Virgin Birth: Scientific Plausibility”. Dr. Jalil Ahmad Bhatti. https://www.alhakam.org/the-virgin-birth-scientific-plausibility/.

[10] Tuhfa Gularwiyya, Ruhani Khazain vol. 17, pág. 202-203, note de pie

۔۔۔ حضرت مسیح کا بغیر باپ پیدا ہونا بھی امور نادرہ میں سے ہے۔ خلاف قانون قدرت نہیں ہے کیونکہ یونانی ،مصری، ہندی، طبیبوں نے اس امر کی بہت سی نظیریں لکھی ہیں کہ کبھی بغیر باپ کے بھی بچہ پیدا ہو جاتا ہے۔ بعض عورتیں ایسی ہوتی ہیں کہ بحکم قادرِ مطلق اُن میں دونوں قوتیں عاقدہ اور منعقدہ پائی جاتی ہیں اسلئے دونوں خاصیتیں ذَکر اور اُنثیٰ کی اُن کے تخم میں موجود ہوتی ہیں۔ یونانیوں نے بھی ایسی پیدائشوں کی نظیریں دی ہیں اور ہندؤوں نے بھی نظیریں دی ہیں اور ابھی حال میں مصر میں جو طبی کتابیں تالیف ہوئی ہیں  ان میں بھی بڑی تحقیق کے ساتھ نظیروں کو پیش کیا ہے۔ ہندؤوں کی کتابوں کے لفظ چندر بنسی اور سورج بنسی درحقیقت انہی امور کی طرف اشارات ہیں۔ پس اس قسم کی پیدائش صرف اپنے اندر ایک ندرت رکھتی ہے۔ جیسے توام میں ایک ندرت ہے اس سے زیادہ نہیں۔ یہ نہیں کہہ سکتے کہ بغیر باپ پیدا ہونا ایک ایسا امر فوق العادت ہے جو حضرت عیسیٰ علیہ السلام سے خصوصیت رکھتا ہے (تحفحہ گولڑویہ،حاشیہ صفحہ ۲۰۲ تا ۲۰۳، روحانی خزائن جلد ۱۷)

[11] “Are there Really Virgin Births?”. Matt Soniak. https://www.mentalfloss.com/article/20413/are-there-really-virgin-births. Accessed July 29, 2020.

[12] Wood, D. R. W., & Marshall, I. H. (1996). New Bible dictionary (3rd ed.) (892). Leicester, England; Downers Grove, Ill.: InterVarsity Press.

[13] Elwell, W. A., & Beitzel, B. J. (1988). Rezin. In Baker encyclopedia of the Bible (Vol. 2, p. 1857). Grand Rapids, MI: Baker Book House.

[14] The Pulpit Commentary: Isaiah Vol. I. 2004 (H. D. M. Spence-Jones, Ed.) (125). Bellingham, WA: Logos Research Systems, Inc.

[15] Elwell, W. A., & Beitzel, B. J. (1988). Baker encyclopedia of the Bible (1857). Grand Rapids, Mich.: Baker Book House.

[16] Wood, D. R. W., & Marshall, I. H. (1996). New Bible dictionary (3rd ed.) (892). Leicester, England; Downers Grove, Ill.: InterVarsity Press.

[17] Gray, G. B. (1912). A critical and exegetical commentary on the book of Isaiah, I–XXXIX (p. 124). New York: C. Scribner’s Sons.

[18] Arndt, W., Danker, F. W., & Bauer, W. (2000). A Greek-English lexicon of the New Testament and other early Christian literature (3rd ed.) (777). Chicago: University of Chicago Press.

[19] Swanson, J. (1997). Dictionary of Biblical Languages with Semantic Domains : Hebrew (Old Testament) (electronic ed.). Oak Harbor: Logos Research Systems, Inc.

[20] “Does the Hebrew Word Alma Really Mean Virgin?”. Rabbi Tovia Singer. https://outreachjudaism.org/alma-virgin/#fn1-2580. Accessed July 25 2020.

[21] Gesenius, W., & Tregelles, S. P. (2003). Gesenius’ Hebrew and Chaldee lexicon to the Old Testament Scriptures (634). Bellingham, WA: Logos Research Systems, Inc.

[22] Zamimah Tuhfa Gularwiya, Ruhani Jazain, vol. 17 págs. 68-69

اور جیسا کہ آیت وَمُبَشِّرًا بِرَسُولٍ يَأْتِي مِن بَعْدِي اسْمُهُ أَحْمَدُ  میں یہ اشارہ ہے کہ آنحضرت صلی اللہ علیہ وسلم کا آخر زمانہ میں ایک مظہر ظاہر ہوگا گویا وہ اس کا ایک ہاتھ ہوگا  جس کا  نام آسمان پر احمد ہوگا اور وہ حضرت مسیح کے رنگ میں جمالی طور پر دین کو پھیلائے گا ایسا ہی یہ آیت وَاتَّخِذُوا مِن مَّقَامِ إِبْرَاهِيمَ مُصَلًّى  اس طرف اشارہ کرتی ہے کہ جب اُمت محمدیہ میں بہت فرقے ہو جائیں گے تب آخر زمانہ میں ایک ابراہیم پیدا ہوگا اور ان سب فرقوں میں وہ فرقہ نجات پائے گا کہ اس ابراہیم کا پیرو ہوگا۔ (ضمیمہ تحفہ گولڑویہ، روحانی خزائن جلد ۱۷، صفحہ ۶۸ تا ۶۹)

[23] “Life and Character of the Seal of Prophets”, vol. 1. Hadhrat Mirza Bashir Ahmad M.A., pág. 130Life and Character of the Seal of Prophets”, vol. 1. Hadhrat Mirza Bashir Ahmad M.A., pg. 130

[24] Maas, A. (1907–1913). Virgin Birth of Christ. In C. G. Herbermann, E. A. Pace, C. B. Pallen, T. J. Shahan, & J. J. Wynne (Eds.), The Catholic Encyclopedia: An International Work of Reference on the Constitution, Doctrine, Discipline, and History of the Catholic Church (Vol. I–XV). New York: The Encyclopedia Press; The Universal Knowledge Foundation.

[25] Buckwalter, H. D. (1996). Virgin Birth. In Evangelical dictionary of biblical theology (electronic ed., p. 799). Grand Rapids: Baker Book House.

[26] Isaac, E. (1983). A New Translation and Introduction. In The Old Testament pseudepigrapha (Vol. 1, p. 6). New York;  London: Yale University Press.

[27] Charlesworth, J. H. (1983). The Old Testament pseudepigrapha (Vol. 1, p. 63). New York;  London: Yale University Press.

[28] https://www.sermononthemount.org.uk/EmmausView/Chap_03_An_Adam_like_Messiah.html#sdfootnote13sym

[29] Charlesworth, J. H. (1983). The Old Testament pseudepigrapha (Vol. 1, p. 71). New York;  London: Yale University Press.

[30] Levison, J. R. (2000). Adam and Eve, Literature Concerning. In Dictionary of New Testament background: a compendium of contemporary biblical scholarship (electronic ed., p. 3). Downers Grove, IL: InterVarsity Press.

[31] Boa, K., & Kruidenier, W. (2000). Romans (Vol. 6, p. 176). Nashville, TN: Broadman & Holman Publishers.

[32] Barahin-e-Ahmadía part 4, Ruhani Jazain vol. 1, pág. 655, Eng. Tradd. Pág. 64

اِسی طرح وہ انسان کی روحانی پیدائش پر بھی قادر تھا یعنی اس کا قانون قدرت روحانی پیدائش میں بعینہٖ جسمانی پیدائش کی طرح ہے کہ اول وہ ضلالت کے وقت میں کہ جو عدم کا حکم رکھتا ہے کسی انسان کو روحانی طور پر اپنے ہاتھ سے پیداؔ کرتا ہے اور پھر اس کے متبعین کو کہ جو اس کی ذُرّیت کا حکم رکھتے ہیں بہ برکت متابعت اس کی کے روحانی زندگی عطا فرماتا ہے سو تمام مرسل روحانی آدم ہیں اور اُن کی اُمت کے نیک لوگ اُن کی روحانی نسلیں ہیں اور روحانی اور جسمانی سلسلہ بالکل آپس میں تطابق رکھتا ہے   (براھین احمدیہ حصہ چہارم، روحانی خزائن جلد  ۱، صفحہ ۶۵۵)

[33] Taryaq-ul-Qulub, Ruhani Jazain vol. 15 págs. 476-479

ثابت ہے کہ ایلیا یحییٰ نبی کی خو اور طبیعت پر آگیا اور جیسا کہ ہمارے نبی علیہ السلام حضرت ابراہیم کی خو اور طبیعت پر آئے۔ اسی سر کے لحاظ سے یہ ملّتِ محمدی ابراہیمی ملّت کہلائی۔ سو ضرور تھا کہ مرتبہء آدمیّتؔ کی حرکتِ دوری زمانہ کے انتہا پر ختم ہوتی۔ سو یہ زمانہ جو آخر الزمان ہے۔اِس زمانہ میں خدا تعالیٰ نے ایک شخص کو حضرت آدم علیہ السلام کے قدم پر پیدا کیا جو یہی راقم ہے اور اس کا نام بھی آدم رکھا۔ جیسا کہ مندرجہ بالا الہامات سے ظاہر ہے اور پہلے آدم کی طرح خدا نے اِس آدم کو بھی زمین کے حقیقی انسانوں سے خالی ہونے کے وقت میں اپنے دونوں ہاتھوں جلالی اور جمالی سے پیدا کرکے اس میں اپنی روح پھونکی کیونکہ دنیا میں کوئی روحانی انسان موجود نہ تھا جس سے یہ آدم روحانی تولّد پاتا۔ اس لئے خدا نے خود روحانی باپ بن کر اس آدم کو پیدا کیا اور ظاہری پیدایش کے رُو سے اسی طرح نر اور مادہ پیدا کیا جس طرح کہ پہلا آدم پیدا کیا تھا یعنی اس نے مجھے بھی جو آخری آدم ہوں جوڑا پیدا کیا جیسا کہ الہام یا آدم اسکن انت وزوجک الجنّّۃ میں اس کی طرف ایک لطیف اشارہ ہے اور بعض گذشتہ اکابر نے خدا تعالیٰ سے الہام پاکر یہ پیشگوئی بھی کی تھی کہ وہ انتہائی آدم جو مہدی کامل اور خاتم ولایت عامہ ہے اپنی جسمانی خِلقت کے رُو سے جوڑا پیدا ہوگا یعنی آدم صفی اللہ کی طرح مذکر اور مؤنث کی صورت پر پیدا ہوگا اور خاتم الاولاد ہوگا کیونکہ آدم نوع انسان میں سے پہلا مولود تھا۔ سو ضرور ہوا کہ وہ شخص جس پر بکمال و تمام دورہ حقیقت آدمیہ ختم ہو وہ خاتم الاولاد ہو یعنی اس کی موت کے بعد کوئی کامل انسان کسی عورت کے پیٹ سے نہ نکلے ۔ اب یاد رہے کہ اس بندہء حضرت احدیت کی پیدایش جسمانی اس پیشگوئی کے مطابق بھی ہوئی۔ یعنی مَیں تو ام پیدا ہوا تھا اور میرے ساتھ ایک لڑکی تھی جس کا نام جنت تھا …(تریاق القلوب، روحانی خزائن جلد ۱۵، صفحہ ۴۷۶ تا ۴۷۹)

[34] Hamamatul Bushra, Ruhani Jazain vol. 7 págs. 314

۔۔۔ تولُّدہ من غیر أب، والتفصیل فی ذلک أن فرقۃ من الیہود۔۔ أعنی الصدوقیّن۔۔کانوا کافرین بوجود القیامۃ، فأخبرہم اللّٰہ علی لسان بعض أنبیاۂ أن ابنًا من قومہم یولد من غیر أب، وہذا یکون آیۃً لہم علی وجود القیامۃ، فإلٰی ہٰذا أشار فی آیۃ وَإِنَّهُ لَعِلْمٌ لِّلسَّاعَةِ، وکذلک فی آیۃ وَلِنَجْعَلَهُ آيَةً لِّلنَّاسِ، أی للصدوقین۔ (حمامة البشرٰی، صفحہ ۳۱۶، روحانی خزائن جلد ۷)

[35] Jutba Ilhamiya, Ruhani Jazain vol. 16, págs. 80-81

بعث اللّٰہ رسولہٗ عیسی ابن مریم فیھم وجعلہٗ خاتم انبیاء ھم وعلمًا لساعۃ نقل النبوۃ مع العذاب فانذرھم وخشّٰی* وماکان لہٗ ابٌ من بنی اسراء یل الّا امہٗ ۔ وکذالک خلقہ اللّٰہ من غیرابٍ و اومأ فیہ الٰی ما اومأ ۔ وکان ذالک اٰیۃً و علمًا للیھود واخبارًا لھم فی رمزٍ قد اختفٰی ۔ و ارھاصًا لظھور نبینا خیر الورٰی ۔ وماجعل اللّٰہ المسیح خاتم السلسلۃ الموسویۃ الّا غضبًا علی الیھود فاھلکھم کما اھلک القرون الاولٰی ۔ ثم اختار اللّٰہ قومًا اٰخرین و وُلِدَ لھم ولدٌ طیبٌ من اُمّ القرٰی ۔ وھٰذا ھو محمّدٌؐ رسول اللّٰہ وحبیبہ

*ان مریم ولدت ابنًا ما کان من بنی اسرائیل۔ ثم قیل فیھا ماقیل۔ وعَذّبوھا باقاویل۔ فکان ھٰذان الامران علمًا لساعۃ نقل النبوۃ و علمًا لتعذیب ھٰذہ الفرقۃ۔ فاصاب الیھود ذلۃ باخراجہم من ھٰذا البستان۔ و نقل النبوۃ الٰی بنی اسماعیل غضبًا من اللّٰہ الدیان۔ ثم اصابھم ذلۃ اخریٰ وقارعۃ من ملوک الزمان۔ بل من کل ملک الٰی ھٰذا الاوان۔ وان فیھا لاٰ یۃً لاھل العلم والعرفان۔ منہ

(خطبہ الھامیہ، صفحہ ۸۰ تا ۸۱، روحانی خزائن جلد ۱۶)

Etiquetas

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario

Momentos Inolvidables

¿Cómo puede el ayuno beneficiar tu salud?

Hoja informativa