El Santo Profeta Muhammad

El Santo Profeta sa: un hombre altamente efectivo e influyente

El Santo Profetasa, un hombre altamente efectivo e influyente ¿Qué hace que un líder sea eficaz? Ha habido innumerables estudios que afirman conocer la receta precisa de lo que hace a un líder eficaz. Sin embargo, tal vez te sorprenda descubrir que el estudio más perfecto sobre lo que hace a un líder exitoso se encuentra en el Sagrado Corán, que detalla el extraordinario viaje del Profeta Muhammadsa, que pasó de ser un pobre huérfano al líder más digno, honesto y notable que ha existido a lo largo de la historia. Seguid leyendo para descubrir el secreto de por qué el Profeta Muhammadsa fue el ejemplo perfecto de un líder de éxito.

Charles Abdussalam Stedman

Si la grandeza de propósito, la pequeñez de los medios y los resultados sobresalientes son los tres criterios del genio humano, ¿quién podría atreverse a comparar a cualquier gran hombre de la historia moderna con Muhammadas? (Histoire de la Turquie (1854), Alphonse de Lamartine)

En 1987 Francis Covey publicó el que resultaría ser uno de los libros de autoayuda más populares de los últimos tiempos. Se llamó ‘7 hábitos de personas altamente efectivas’1 y ha vendido más de 25 millones de copias. Supongo que pensó con mucho cuidado en este título y evitó deliberadamente el uso de la palabra ‘exitoso’ porque el concepto de ‘éxito’ significa diferentes cosas para diferentes personas. El libro de Covey se propuso ayudar a las personas a evitar tratar de resolver problemas mediante métodos superficiales, a corto plazo y, en última instancia, ineficaces, y a centrarse en la necesidad de desarrollar hábitos profundamente arraigados que proporcionen una base para una personalidad integrada. 

Otro libro popular donde se evitó la palabra “exitoso” fue escrito por Michael Hart. Su libro se tituló ‘Los 100 – ranking de las personas más influyentes de todos los tiempos’2. Su énfasis estaba en la influencia duradera que estas grandes personas fueron capaces de generar durante sus vidas. Por definición, cuando esta influencia se asimila permanentemente a la cultura humana, es un signo de una contribución positiva.

El objetivo de este ensayo es llamar la atención sobre cómo el fundador del islamsa fue tan eficaz como influyente. Además, sus logros deben evaluarse a la luz del hecho de que tuvo que luchar a lo largo de su vida en circunstancias adversas con medios limitados. Se pueden aprender muchas lecciones útiles al estudiar su personalidad y carácter. Por ejemplo, John Adair, una autoridad reconocida en el tema del liderazgo, escribió un libro en el que estudia los desafíos que enfrenta el Santo Profetasa y lo cita como uno de los líderes más grandes de todos los tiempos. 

El Sagrado Corán sostiene explícitamente el ejemplo del Santo Profeta Muhammadsa como ejemplo que todos los seres humanos deberían intentar seguir3. El hecho de que haya logrado tanto en tantos aspectos de la vida humana, nos lo demuestra la gran cantidad de material biográfico que nos ha llegado desde aquellos tiempos. Las narraciones verbales memorizadas, o ‘Hadith’ fueron cuidadosamente recopiladas, compiladas y escritas durante el período islámico temprano y nos brindan una fuente de información voluminosa y altamente confiable sobre todos los aspectos de su vida.

En el libro mencionado anteriormente, el escritor y científico Michael H. Hart2 de ‘Los 100 – ranking de las personas más influyentes de todos los tiempos’ se propuso escribir un libro para entretenimiento y discusión. Como tal, fue muy popular vendiendo 500.000 copias y siendo traducido a muchos idiomas. Si bien no es, de ninguna manera, un libro de historia serio, es significativo que, por las razones que se resumen a continuación, eligió a Muhammadsa por encima de Jesúsas para ser el número uno en la lista. Explicó sus razones de la siguiente manera:

“Dado que hay aproximadamente el doble de cristianos que de musulmanes en el mundo, al principio puede parecer extraño que Muhammadsa haya sido clasificado por encima de Jesúsas. Hay dos razones principales para esa decisión. Primero, Muhammadsa jugó un papel mucho más importante en el desarrollo del islam que Jesús en el desarrollo del cristianismo. Aunque Jesúsas fue responsable de los principales preceptos éticos y morales del cristianismo (en la medida en que estos difieren del judaísmo), fue San Pablo quien fue el principal desarrollador de la teología cristiana, su principal proselitista y autor de una gran parte del Nuevo Testamento.

Muhammadsa, sin embargo, fue responsable tanto de la teología del islam como de sus principales principios éticos y morales. Además, jugó un papel clave en el proselitismo de la nueva fe y en el establecimiento de las prácticas religiosas del islam. Además, es el autor de las sagradas escrituras musulmanas, el Corán, una colección de declaraciones de Muhammadsa que él creía que habían sido inspiradas por Dios. La mayoría de estas declaraciones fueron copiadas más o menos fielmente durante la vida de Muhammadsa y fueron recopiladas en forma autorizada poco después de su muerte. El Corán, por lo tanto, representa fielmente las ideas y enseñanzas de Muhammadsa y, en gran medida, sus palabras exactas. No se ha conservado una compilación tan detallada de las enseñanzas de Cristoas. Dado que el Corán es al menos tan importante para los musulmanes como la Biblia para los cristianos, la influencia de Muhammadsa a través del Corán ha sido enorme. Es probable que la influencia relativa de Muhammadsa en el islam haya sido mayor que la influencia combinada de Jesucristo y San Pablo en el cristianismo. En el nivel puramente religioso, entonces, parece probable que Muhammadsa haya tenido tanta influencia en la historia de la humanidad como Jesúsas. Además, Muhammadsa (a diferencia de Jesúsas) era un líder secular y religioso. De hecho, como la fuerza impulsora detrás de las conquistas árabes, bien puede ser el líder político más influyente de todos los tiempos”2

Está más allá del alcance de este artículo enumerar el nivel de los logros de Muhammadsa en cada detalle, pero una dimensión de su éxito que debe mencionarse fue el hecho de que comenzó su vida como un pobre huérfano sin educación, criándose en medio de una sociedad bárbara e incivilizada. Al parecer, nunca aprendió a leer ni a escribir. La tarea principal de su misión profética era comunicar a los pueblos del mundo el mensaje que le había impartido Dios. 

El hecho de que el Sagrado Corán haya llegado hasta nuestros días perfectamente conservado en su forma y lenguaje originales, es una clara evidencia de que tuvo un éxito total en este sentido y es considerado por los musulmanes como una prueba milagrosa de su autenticidad. 

Cuando tenía alrededor de 25 años se casó con Jadiyyara, una viuda que tenía algo de riqueza y un negocio comercial. Pero decidió desde el principio adoptar un estilo de vida sencillo y en este momento y durante toda su vida, cuando la riqueza llegara a sus manos, rápidamente la regalaría a los pobres y necesitados. Cuando comenzó su misión profética, por lo tanto, no tenía riqueza ni influencia, sino solo una reputación fuerte y generalizada como un hombre completamente honesto y digno de confianza. Este aspecto de su carácter se discutirá con más detalle en el próximo número.

En sus treintas, Muhammadsa decidió pasar tiempo solo en una pequeña cueva a unos cinco kilómetros de La Meca para meditar y orar. Era algo que solía hacer con regularidad momento porque estaba profundamente preocupado por la naturaleza corrupta de su sociedad y su anarquía primitiva. Cuando tenía cuarenta años, tuvo una visión poderosa y aterradora. Vio que alguien le estaba ordenando que recitara. Él respondió que no sabía cómo hacerlo. Pero la entidad insistió con fuerza e hizo que el Profetasa recitara los siguientes versos:

“Recita en nombre de tu Señor que creó. Creó al hombre de un coágulo de sangre. ¡Recita! Y tu Señor es el Sumo Benefactor, que enseñó al hombre mediante la pluma, enseñó al hombre lo que no sabía ”. (El Sagrado Corán 96: 2-6)

Con estas palabras se ordenó al Profetasa que se preparara para proclamar que había un solo Dios, el único Creador, que había creado al hombre y sembrado su corazón con la semilla de Su amor y el amor de su creación. Al principio, el Profetasa estaba confundido y en estado de shock, no podía comprender completamente el significado de la experiencia. En ese estado llegó a casa, donde le explicó a su esposa lo que había sucedido. “Soy un hombre débil”, le dijo, “¿Cómo puedo asumir la responsabilidad que Dios ha puesto sobre mis hombros?”

Jadiyyara, la persona que tuvo la relación más íntima con el Profetasa y que mejor le conocía,  no dudó ni un momento y le dio este elocuente consuelo:

“Dios es Testigo de que no te ha enviado Su Palabra para que fracases y seas indigno de ella, y que Él tenga que abandonarte posteriormente. ¿Cómo podría Dios hacer tal cosa, si eres bondadoso y compasivo con tus parientes, ayudas a los pobres y a los infelices a llevar su carga? Estás restaurando las virtudes que desaparecieron de nuestro país. Siempre tratas con honor a los invitados y ayudas a los desgraciados. ¿Acaso Dios te puede someter a alguna prueba?”4     

Cuando Muhammadsa comenzó a predicar su visión monoteista en La Meca y hablar en contra del paganismo prevalente, al principio, los hombres más ricos y poderosos de la ciudad no lo consideraron más que una molestia menor. Pero a medida que pasaba el tiempo, comenzaron a ver sus actividades como una seria amenaza para sus intereses económicos. La Meca ya estaba constituida como centro de peregrinaje pagano y esto generó importantes oportunidades de negocio para los habitantes de la localidad. Además, el monoteísmo predicado por Muhammadsa representó una desviación tan radical de sus tradiciones que también fue una amenaza para su autoridad. Con la negativa de Muhammadsa a comprometerse, su enemistad se convirtió en odio y la recién constituida comunidad musulmana tuvo que enfrentarse a 12 años de persecución cada vez más violenta y cruel. Cuando la vida de sus seguidores en La Meca se volvió intolerable, algunos se vieron obligados a irse a vivir durante algún tiempo a Abisinia y, finalmente, en el 622 d.C., todos tuvieron que abandonar sus viviendas y huir a Medina en busca de seguridad. 

El Santo Profetasa fue uno de los últimos en irse. En este punto, sus enemigos ya habían decidido asesinarlo y tuvo que escabullirse al amparo de la oscuridad, evitando por poco a sus perseguidores, para unirse a sus seguidores casi indigentes en Medina. De esta situación aparentemente desesperada nació una nueva civilización que transformaría permanentemente gran parte del mundo desde España hasta China. Durante los siguientes diez años hasta su fallecimiento en el año 632, Muhammadsa trabajó día y noche para transformar la sociedad primitiva y crónicamente dividida en la que había nacido.

 Su éxito en este sentido puede juzgarse por el hecho de que, por el año 651 estos árabes tribales harapientos habían derrotado a los imperios bizantino y sasánida y conquistado el Levante, Egipto y Mesopotamia. Que estas conquistas rápidas, aunque reñidas, que establecieron el islam permanentemente en estas tierras, no fueron acompañadas de ningún avance técnico en el material militar, ni de ninguna innovación en tácticas militares, las hace más difíciles de explicar. Hay que concluir que la alta cohesión moral y social generada por la adopción del islam, fueron factores decisivos.

Para comprender la asombrosa transformación que tuvo lugar en la sociedad árabe con la llegada del islam, hay que recordar que “los días de la ignorancia”, como se conoció el período preislámico, se caracterizaron por una gran cantidad de barbarie y anarquía. Los conflictos intertribales, las vendettas e incluso el infanticidio abundaban. Se dice que en el año 531 el emperador sasánida Chrosoes preguntó por las cualidades de los árabes y se le dijo:

Valor, honor, magnanimidad, brindar hospitalidad a un huésped, brindar seguridad al cliente, brindar refugio a los débiles, devolver favores y generosidad. Son viajeros por caminos furtivos, habitantes del desierto, buenos ejércitos del desierto. Están acostumbrados a la moderación al comer y beber y son reacios a la subordinación o la obsequiosidad. Practican la venganza, aborrecen la deshonra o la vergüenza y hacen todo lo que está a su alcance para preservar su honor”5.

Era una sociedad muy primitiva que no sabía nada de las grandes civilizaciones que para entonces se habían vuelto decadentes. Y, sin embargo, en unas pocas generaciones, las ciudades de Bagdad, Damasco, El Cairo y otras se convirtieron en un trampolín para los avances filosóficos y científicos más importantes de esa época.

Crear y mantener la unidad entre esas personas fue una lucha constante para Muhammadsa. Una vez que llegó a Medina en 622 tenía, por fin, un núcleo de fieles seguidores que estaban libres de la persecución que habían sufrido en La Meca. Pero durante varios años, el futuro de su incipiente comunidad permaneció en la balanza. Con la emigración a Medina de parte de los musulmanes, ellos solamente pretendían encontrar un sitio donde podrían estar a salvo de la persecución que habían sufrido en la Meca. Pero los de la Meca declararon la guerra contra ellos con el objetivo explícito de destruir por completo la comunidad musulmana. 

Así comenzó un largo periodo de inseguridad durante el cual los musulmanes fueron obligados a luchar para sobrevivir. Durante este período, no hubo escasez de aquellos que estaban cubriendo sus apuestas, mostrando una lealtad superficial a la autoridad de Muhammadsa en Medina, pero una lealtad que probablemente no perdurará más que cualquier indicio de que estaban en el lado perdedor. Estas personas, referidas en el Corán como ‘munafiqun’ o ‘hipócritas’, eran una espina permanente en el costado de Muhammadsa. Su falta de fe y deshonestidad se condena repetidamente en el Corán. Pero era poco lo que se podía hacer abiertamente para defender a la comunidad musulmana de sus murmuraciones y desgana que podrían socavar seriamente la moral.

Fue en circunstancias tan difíciles que Muhammadsa demostró sus cualidades sobresalientes como líder. Sabía que usar su autoridad para condenar a muerte a los peores causantes de travesuras, como le aconsejaron algunos de sus seguidores, provocaría con toda probabilidad una enemistad de sangre que podría salirse de control. Y así, hombres como Ibn Ubayy quedaron en paz mientras refunfuñaban y calumniaban. Cuando este hombre murió, para asombro de sus seguidores, el Santo Profetasa oró junto a su tumba, aunque se había revelado en el Corán que sus oraciones por tales hombres no serían aceptadas. Durante este período, Muhammadsa se vio obligado a usar al máximo sus habilidades diplomáticas para reparar el daño que los hipócritas causaron a su comunidad. 

Para el año 630, los musulmanes por fin llegaron a conseguir una posición dominante y se hicieron con el control de La Meca y el control político general de grandes extensiones de la península arábiga y el largo conflicto llegó a su fin. Sin embargo, sin las hábiles cualidades diplomáticas del Profeta, los elementos descontentos continuaron causando serios problemas para el nuevo estado islámico que tuvo que superar la rebelión y la guerra civil. 

El Santo Profeta Muhammadsa fue un hombre extraordinario en muchos sentidos. Desde el año 610, cuando tenía cuarenta años hasta el final de su vida, vivía regularmente experiencias místicas en las que se le revelaban las palabras del Corán. A menudo se le informaba de cosas que no podría haber sabido de otra manera. Por ejemplo, en una ocasión se envió en secreto una carta a sus enemigos dándoles información importante sobre sus planes. El Profetasa fue informado sobre esto por revelación y le dijo a un grupo de sus seguidores que interceptaran a la mujer que llevaba la carta, lo cual hicieron con éxito. Pero de ninguna manera era un superhombre. El Corán le indicó que anunciara:

No soy una innovación entre los Mensajeros, ni sé lo que se hará contigo o conmigo. Solo sigo lo que se me ha revelado, y no soy más que un simple Warner ”(46:10).

 Y deja claro que no era más que un ser humano mortal. 

Muhammad no es más que un Mensajero, de seguro, todos los mensajeros antes que él han fallecido.” (3:145) 

Tampoco fue infalible en los asuntos mundanos como muestra la siguiente narración:

“Simak….

que escuchó a Musa bin Talhah bin Ubaidullah narrar que su padre dijo:

“Pasé por unas palmeras con el Mensajero de Allahsa y vi a algunas personas polinizando los árboles. Él dijo: ‘¿Qué están haciendo estas personas?’ Dijeron: ‘Están tomando algo de la parte masculina (de la planta) y poniéndolo en la parte femenina’. Dijo: ‘No creo que esto sirva de nada’. Las noticias de eso les llegaron, así que dejaron de hacerlo, y su rendimiento disminuyó. La noticia de eso llegó al Profetasa y dijo: ‘Ese fue solo mi pensamiento. Si va a hacer algo bueno, entonces hágalo. Soy sólo un ser humano como tú, y lo que creo que puede ser correcto o incorrecto. Pero cuando te digo: “Al’lah (SWT) dice: “Nunca diré mentiras sobre Al’lah (SWT)”6.

Los primeros años en Medina estuvieron cargados de peligro e inseguridad. Los mequíes declararon su intención de destruir la comunidad musulmana. Dos veces intentaron atacar la ciudad y en ambas ocasiones solo fallaron por poco en su objetivo.

Son muchos los incidentes que demuestran que cuando se vio enfrentado a la necesidad de tomar decisiones vitales en asuntos complejos, sufrió todo el estrés y la ansiedad que normalmente acompañan al ser humano en tales situaciones. Un episodio que ilustra las difíciles situaciones que tuvo que afrontar el Santo Profetasa tuvo lugar en el año 622. Se le conoce como el Tratado de Hudaybiyyah, por el lugar donde ocurrió el incidente.   

Para entonces, la comunidad musulmana se había fortalecido tanto que, por fin, tenían cierto grado de seguridad en Medina frente a sus enemigos en La Meca. Pero todavía existía un estado de guerra entre las dos partes y no parecía haber perspectivas de reconciliación, sino más bien, parecía probable un largo período de amargo conflicto. Las revelaciones que el Profeta había recibido prometían la victoria final, pero nadie podía ver cómo podría producirse. Sin embargo, en marzo el Profetasa anunció que habiéndose visto a sí mismo y a sus seguidores en un sueño  realizando la peregrinación en La Meca, tenía la intención de hacer la peregrinación a La Meca, desarmado con la mayor cantidad de seguidores que quisieran ir. 

A algunos les pareció una locura. Por supuesto, el acercamiento de mil peregrinos observando escrupulosamente las costumbres establecidas, colocó a los Mequíes en una posición difícil. Era su deber respetar a los peregrinos, además de ser de interés comercial hacerlo. Sin embargo, serían fácilmente capaces de salir adelante y masacrar a los peregrinos desarmados si así lo desearan y, confiando en su sentido del honor para no aprovechar la oportunidad, muchos lo consideraban una apuesta muy arriesgada. 

Sin embargo, mil de los compañeros más leales y confiados del Profetasa se ofrecieron inmediatamente como voluntarios para ir. Se sentían seguros de que después de tantos años de persecución y lucha, la victoria que se les había prometido les sería concedida, de alguna manera milagrosa.  

Está claro que nadie sabía cómo se desarrollaría el inevitable enfrentamiento entre los peregrinos musulmanes y las autoridades en La Meca. El Profetasa evidentemente se sintió seguro por su poderoso sueño de que se lograría algún tipo de victoria, pero no tenía idea de en qué consistiría esa victoria. 

Al principio parecía que las predicciones más pesimistas iban a hacerse realidad. Los mequinenses enviaron a Ibn Jalid, quien más tarde se convirtió al islam y demostró ser un brillante comandante en campo de batalla al servicio de los musulmanes, con 200 soldados de caballería para atacar a los indefensos peregrinos. Sin embargo, antes de que se produjera un ataque de este tipo, los peregrinos lograron, justo a tiempo, llegar a unas tierras en las afueras de la ciudad que se consideraban sagradas y donde no se permitía la violencia, a lo que siguió una serie de tensas negociaciones entre las dos partes. Por un momento terrible se pensó que el enviado del Profetasa a la ciudad había sido asesinado, haciendo inevitable más violencia. El Profetasa estaba lleno de ansiedad. No recibió ninguna revelación y tuvo que decidir cómo librarse a sí mismo y a sus seguidores de lo que parecía una posición imposible.

No era la menor de sus preocupaciones la lealtad de sus propios seguidores. Partieron con grandes esperanzas y grandes expectativas. Pero el Profetasa se había dado cuenta de que el compromiso era la única salida y sería una amarga decepción para todos. Así que su primera acción fue invitar a cada hombre a prestar un solemne juramento de lealtad que todos asumieron, incluso los indecisos. 

Entonces apareció un rayo de esperanza. Su enviado no había sido asesinado y parecía que los Mequíes estaban dispuestos a negociar. Siguieron largas discusiones y finalmente se acordó un tratado. Los musulmanes acordaron regresar a Medina sin completar su peregrinaje a cambio de la promesa de que se les permitiría hacerlo el año siguiente. Se estableció una tregua de diez años que puso fin a los intentos musulmanes de interceptar las caravanas comerciales de los hombres de negocio de la Meca. El Profetasa también reconoció que cualquier miembro de la tribu Quraysh en La Meca que intentara unirse a los musulmanes sin el consentimiento de sus tutores sería devuelto. pero que los mequinenses no tendrían que obligar a ningún musulmán desertor a regresar.

Al liberarse a sí mismo y a sus seguidores de esta manera, el Santo Profetasa no hizo más que seguir los dictados del Corán, que estipula que cualquier esfuerzo de un enemigo para negociar hacia una solución pacífica debe ser aceptado. Pero su política en ese momento fue decididamente impopular y, en algunos casos, provocó indignación. Sus hombres no entendían las sutilezas de la diplomacia. Para muchos pareció una capitulación deshonrosa y un desperdicio de los esfuerzos y amargas luchas de los años anteriores. Siguió un momento de grave crisis. El Profetasa, habiendo acordado regresar a Medina, decidió que los 70 animales con guirnaldas que habían traído con ellos para ser sacrificados en la Kaaba, debían ser sacrificados de inmediato. Ordenó a sus hombres que se afeitaran la cabeza y realizaran el sacrificio y trataran el campamento como si fuera el lugar sagrado dentro de La Meca. John Adair describe lo que sucedió a continuación.

“Los peregrinos musulmanes, sin embargo, permanecieron sentados; ningún hombre se movió. 

‘Levántense y sacrifiquen sus animales y afeiten sus cabezas’, les ordenó de nuevo. Una vez más, ningún hombre se movió.

Después de que una tercera orden falló, Muhammadsa se volvió y, con dolor, entró en su tienda. Nunca se había cuestionado tanto su autoridad en público. Una de sus esposas, Umm Salama, había viajado con él y ahora lo esperaba en su tienda. Ella le aconsejó a Muhammadsa que saliera de inmediato, pasara junto a los musulmanes silenciosos y sentados y realizara las mismas acciones que él había ordenado. 

Muhammadsa escuchó su consejo. Descendió al valle y se acercó a su propio camello, adornado con guirnaldas listo para el sacrificio. Él preparó a la noble bestia con la bendición, ‘En el Nombre de Dios. Dios es grande.’ (Bism’Allah, Allahu Akbar). El poder de liderar desde el frente funcionó. Los musulmanes se apresuraron a seguir su ejemplo, la crisis de confianza había terminado”5.

Así abordó el Santo Profetasa, una y otra vez, situaciones delicadas y difíciles con una extraordinaria destreza y seguridad de tacto. 

Pero de mucho mayor significado fue el resultado de la manera en que el Profetasa manejó este episodio en su conjunto. No sabemos si consciente o intuitivamente, pero el Profetasa debe haberse dado cuenta de que incluso si los musulmanes finalmente se volvieran lo suficientemente fuertes como para derrotar a sus enemigos militarmente, el resultado final habría sido un desastre. Karen Armstrong resume la situación de esta manera.

“La caída de La Meca habría sido una catástrofe inconcebible para Arabia, una región atrasada que necesitaba urgentemente el genio comercial de los Quraysh que nunca verían el sentido del islam mientras la guerra continuaba alimentando la ira y el odio destructivos en ambos lados. Al abandonar el bloqueo económico, Muhammadsa esperaba ganárselos. Podía ver más lejos que nadie en Hudaybiyyah. Lejos de ceder débilmente, sabía exactamente lo que estaba haciendo. Estaba avanzando hacia una solución política y religiosa sin precedentes para los árabes y eso significaba que nunca podría hacer lo esperado porque eso lo vincularía al infeliz status quo”7.

A su regreso a Medina, el Profetasa tuvo que seguir enfrentando dificultades. Pero a medida que pasaban los meses, la posición intransigente de los mecanos recibió cada vez menos apoyo de las tribus de la región. Al año siguiente, 2.600 musulmanes realizaron la Peregrinación según lo estipulado por el tratado. Los mecanos abandonaron la ciudad durante tres días. El comportamiento disciplinado y moderado de los peregrinos fortaleció aún más la reputación de la comunidad musulmana. 

En noviembre de 629, los mecanos rompieron el tratado al atacar a una tribu aliada de los musulmanes. En respuesta, en enero del año siguiente, el Santo Profetasa reunió un ejército de diez mil hombres y se trasladó a La Meca. 

A estas alturas, la mayoría de los líderes de La Meca podía ver que la resistencia era inútil y la ciudad se rindió sin luchar y los musulmanes lograron su mayor victoria sin apenas dar un golpe. 

Según los estándares de la época, habría seguido una sangrienta venganza. Pero en un acto de magnanimidad asombroso y brillantemente efectivo, el Profetasa perdonó a casi todos sus enemigos y, como resultado, la mayoría de ellos se convirtió al islam, muchos de ellos sirvieron con gran distinción en los años siguientes. Se evitaron la amargura y la división causadas por la venganza, se curaron las enemistades del pasado y se establecieron las bases para la unidad futura.

En este breve ensayo he dado algunos ejemplos de lo que el Santo Profeta Muhammadsa logró en su vida y cómo estos logros dieron forma al mundo en el que vivimos hoy. En el próximo número, inshallah, examinaremos con más profundidad su carácter y personalidad y nos centraremos en las lecciones que su ejemplo proporciona a todos.

Referencias 

1. Francis Covey, ‘7 hábitos de personas altamente efectivas’, 1987.

2. Michael.H.Hart, Los 100: un ranking de las personas más influyentes de todos los tiempos, 1978.

3. El Sagrado Corán

4. Hazrat Mirzah Bashir-Ud-Din Mahmud Ahmad, “Bujari” citado en La vida de Muhammad, 1950.

5. John Adair citado en The Leadership of Muhammad, John Adair, 2010.

6. Hadith No: 2470. De: Sunan Ibn Mayah. Capítulo 19, Los capítulos sobre empeños

7. Karen Armstrong, Muhammad: A Prophet for Our Time, 2006.

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario

Momentos Inolvidables

¿Cómo puede el ayuno beneficiar tu salud?

Hoja informativa