Islam en América Latina Video Podcast

Los Milagros del Profeta Muhammad (sa)

Resumen:

Miles de milagros fueron mostrados por el Profeta Muhammad (sa) durante su vida. Un milagro es algo que un profeta demuestra a través del poder de Dios que la gente es incapaz de reproducir. Sin embargo, hay que entender que un milagro no es algo que contravenga los atributos de Dios ni Sus promesas explícitas, que también rigen las leyes del universo. Un milagro se hace quedando dentro de estos límites, aunque a veces no somos enterados de la realidad total de estos asuntos.

En cuanto a los milagros físicos, el Corán menciona la batalla, cuando 313 musulmanes débiles y mal equipados triunfaron sobre mil soldados bien preparados. Se menciona que el Profeta tiró un puñado de rocas hacia el enemigo, que provocó un fuerte vendaval que cegó los ojos de los enemigos (8:18). También, el Corán menciona que la luna se dividió y luego se reunió durante su vida (54:2), aunque esto pueda haber una visión también.

Su excelente carácter moral también fue un milagro, ya que un hombre normal no podría mostrar tantas excelencias (68:5). Padeció todo tipo de indignidad y sufrimiento para los primeros 13 años de su misión en la Meca, pero sin embargo, nunca tomó represalias y siempre aconsejaba a sus compañeros a mostrar el autocontrol. Su valentía era tal que luego, cuando empezó la época de las batallas defensivas, él siempre estaba en la parte más peligrosa de la batalla. Durante la batalla de Hunain, cuando los demás musulmanes se vieron obligados a retroceder ante el ataque feroz del enemigo, él avanzó sólo hacia el enemigo en medio de una lluvia de flechas. El grado de su perdón también fue extraordinario. Perdonó el jefe de los hipócritas, Abdul’lah bin Ubayy bin Salul, y incluso ofreció su oración fúnebre y le otorgó su camisa como mortaja. En la conquista de la Meca, perdonó a todos sus enemigos. Al ver esta magnanimidad, la mayoría de su antes enemigos inmediatamente entraron en el islam.

Él curaba a los enfermos y heridos. Un compañero suyo, Abu Salama (ra), tuvo una herida en su pierna después una batalla, que fue curado milagrosamente por el Profeta. Curó los ojos de Hazrat Ali (ra) durante la batalla de Jaibar. También se menciona que Abdul’lah bin Atik (ra), otro compañero, se le rompió la pierna durante una misión militar. Al regresar a la ciudad, el Profeta Muhammad (sa) lo tocó con sus manos y fue curado como si nunca se hubiera roto la pierna.

Al’lah también lo protegió milagrosamente de los atentados de sus enemigos. Una noche sus enemigos enviaron varios asesinos a su casa. Esa misma noche fue instruido por Dios a dejar la ciudad. Salió de su casa frente sus ojos, pero los asesinos no podían reconocerle. Un mercenario lo persiguió durante su migración, pero no podía acercarse a él, ya que las patas de su caballo se hundían en la arena cada vez que trataba de acercarse a él. El Mesías Prometido (as) menciona que hubo cinco ocasiones de peligro extremo en la vida del Profeta Muhammad (sa), y si el Profeta no fuera un verdadero mensajero de Al’lah, entonces seguramente habría sido destruido.

Otro signo que se mostró durante su vida fue el aumento milagroso de comida y bebida. En una ocasión, un pequeño cuenco de leche bastó para llenar los estómagos de muchas personas. En otro caso, una pequeña cantidad de agua fue suficiente para la ablución de más de setenta personas. En otro caso, una pequeña olla de carne y algo de pan aumentó milagrosamente y se convirtió en suficiente para aproximadamente mil personas hambrientas.

Así que los milagros que Dios mostró sobre sus manos demuestran seguramente que era un profeta verdadero de Dios.

Imágenes por Ansa Nargis

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario