Espiritualidad Islam

Los sueños: una puerta a lo desconocido

Por Sabahat Ali Rajput

© Pixabay

Covid-19 ha dejado un rastro tan traumático a su paso que ha secuestrado nuestro sueño.

A 0,125 micras, el virus ha sacudido notablemente los cimientos más profundos de la economía y ha hecho que la vanguardia de la ciencia regrese al punto de partida. El incesante ajetreo y el bullicio de nuestros horarios, siempre compitiendo con los microsegundos de nuestros relojes, se han detenido.

Por primera vez en una generación, nos hemos detenido a oler las rosas.

Aún así, el virus también nos ha brindado la oportunidad de reflexionar y practicar la introspección, hasta el punto de que decenas de personas dicen haber visto sueños más frecuentes, vívidos e inquietantes que nunca. Las tendencias de hashtags como #CovidDreams y #CoronaNightmares proporcionan una visión fascinante de los tentáculos más invisibles del novedoso Coronavirus ¿Y por qué no? Cada pantalla, discusión, actualización, alerta o notificación se convierte en alguna cosa.

Nuestros mecanismos de defensa neurológica se ven obligados a asumir el control e intentar dar sentido a este bombardeo emocional e informativo.

Con los innumerables factores que operan en nuestros pensamientos, ¿cuál es el denominador común que influye en nuestros sueños?

Incertidumbre.

Hasta la llegada repentina de Covid-19, disfrutábamos de un nivel de estabilidad emocional, financiero y social en la mayor parte del mundo occidental, a pesar del ajetreo diario. Pero el novedoso Coronavirus se ha aferrado a nuestras mentes como si de un parásito se tratara. Como una úlcera psicológica opaca, la incertidumbre total de los trabajos, el sustento y la vida misma está causando que nuestras mentes se desangren, y soñar, según los psicólogos, es el entramado autor regulador de emergencia de la naturaleza.

Sander Van der Lindin, en The Science Behind Dreaming, concluye:

“Los sueños parecen ayudarnos a procesar las emociones al codificar y construir recuerdos de ellas. Lo que vemos y experimentamos en nuestros sueños puede no ser necesariamente real, pero las emociones asociadas a estas experiencias ciertamente lo son. Nuestras historias de sueños esencialmente intentan quitar la emoción de una cierta experiencia creando un recuerdo de ella. De esta manera, la emoción en sí misma ya no está activa. Este mecanismo cumple un papel importante porque cuando no procesamos nuestras emociones, especialmente las negativas, aumenta la preocupación personal y la ansiedad. De hecho, la privación severa de sueño REM se correlaciona cada vez más con el desarrollo de trastornos mentales. En resumen, los sueños ayudan a regular el tráfico en ese puente frágil que conecta nuestras experiencias con nuestras emociones y recuerdos.”1

Si bien se están dando grandes pasos sobre la química y las partes del cerebro responsables de conjurar paisajes oníricos, hay un vacío enorme que no se ocupa de la satisfacción: ¿Qué significan nuestros sueños, si es que hay algo? Después de todo, no todos los sueños se basan en recuerdos. A menudo soñamos con lugares que nunca hemos visto, lugares que en realidad no pueden existir en el mundo físico. Viajamos y comemos alimentos que nunca hemos encontrado. Tales universos elaborados se crean mediante una química cerebral espectacular, son inconcebibles y no pueden denominarse recuerdos intrincados.

Por lo tanto, es obvio que soñar es mucho más que simplemente reciclar recuerdos. Indudablemente, también están involucradas las facultades creativas del cerebro que dan expresión artística y arquitectónica a los más mínimos detalles, y que de otra manera nunca podríamos imaginar estando despiertos. Los sueños nos transportan a panoramas y universos donde confluyen el tiempo y el espacio. El reino de lo imposible explota como una supernova en los lienzos infinitamente elásticos de nuestras mentes, desentrañando mundos tan pintorescos y minuciosos que nuestra mente consciente no puede reproducir.

Al otro lado del espejo

Las principales religiones del mundo han dado más crédito y valor al significado de los sueños que la ciencia moderna. Desde el budismo hasta el islam y más allá, los sueños son puertas y acceso a lo invisible. Desde proporcionar información valiosísima sobre eventos secretos que se desarrollan en el otro extremo del mundo, hasta augurios envueltos en el tejido del futuro, los sueños en el mundo de la religión son aclamados como valiosas puertas a información desconocida.

El fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Su Santidad Mirza Ghulam Ahmad, de Qadian (1835-1908) afirmó ser el Mesías Prometido (as) esperado por todas las principales religiones del mundo. Escribió miles de páginas sobre espiritualidad y sobre la realidad de los sueños, en un momento en que los reinados de la ciencia dirigían a la humanidad hacia la cúspide del ateísmo.

Explicó, por ejemplo, que

Dios Todopoderoso ha dividido su maravilloso universo en tres partes. Primero, el mundo que se manifiesta y se puede sentir a través de los ojos y los oídos y otros sentidos físicos y a través de instrumentos comunes. En segundo lugar, el mundo que está oculto y que puede entenderse a través de la razón y la conjetura. En tercer lugar, el mundo que está oculto más allá de lo oculto, que es tan imperceptible que pocos lo saben. Este mundo es completamente invisible y no se puede acceder solo por la razón y la teoría. Se revela solo a través de visiones, revelaciones e inspiración y no por ningún otro medio. […] Es el camino de Dios que para el descubrimiento de los dos primeros mundos que hemos mencionado, Él ha otorgado al hombre diferentes tipos de facultades y poderes. Del mismo modo, ha designado un medio para que el hombre descubra el tercer mundo: revelación, inspiración y visiones. De hecho, aquellos que cumplen con las condiciones para lograrlos, a lo largo de la historia de la humanidad, han sido receptores de sueños verdaderos y lo seguirán siendo.2

“Las maravillas del tercer mundo (de revelación a través de sueños y visiones) son infinitas en comparación con los otros dos mundos, ya que el sol está en contra de un grano de semilla de amapola. Insistir en que los misterios de ese mundo se deben acceder por completo a través de la racionalidad sería como cerrar los ojos e insistir en que las cosas visibles se vuelvan perceptibles a través del sentido del olfato.”3

Un portal misterioso para el conocimiento

La historia está repleta de innumerables casos en los que eventos futuros se otorgaron a personas en sueños. Quizás la mayor colección de sueños que revelaron información imposible, para quienes los vieron, se encuentra en los registros de la historia islámica. Desde la época del Santo Fundador Muhammad (sa), las asombrosas anécdotas se cuentan por miles. A veces, dos o más personas tienen el mismo sueño con detalles tan similares, que suponen una verdadera maravilla para un espectador imparcial.

En otras ocasiones, personas que fallecieron aparecen en el mundo de los sueños de los vivos y les brindan información sobre acontecimientos y realidades del mundo actual, información   imposible de obtener en ese momento.

Tenemos registrado el siguiente sueño:

Thaabit bin Qais, que Dios esté complacido con él, murió luchando en la batalla de Yamaama. Vestía una costosa armadura que alguien le quitó siendo ya cadáver, después de su caída. Pocos días después de su muerte, Thaabit se le apareció a un amigo en un sueño. Le dijo enfáticamente que debía actuar de acuerdo con lo que él, el mártir, estaba a punto de decirle y que no debía tratar lo que le decía como una mera conversación en un sueño.

En el sueño, Thaabit le dijo a su amigo:

“Cuando me caí luchando en el campo de batalla, llevaba encima una armadura hermosa y costosa que cierta persona me quitó del cuerpo después de morir. Su tienda está en las afueras del campamento musulmán, cerca del alojamiento para caballos. El hombre ha escondido mi armadura debajo de una cacerola grande y que ha cubierto con una manta de silla de montar. Debes ir al comandante musulmán, Khalid bin Walid(ra) y pedirle en mi nombre que recupere la armadura de esa tienda. Cuando obtengas la armadura, ve al Jalifa del Santo Profeta(sa) y pídele que pague mis deudas vendiendo esta armadura. Además, por la presente otorgo libertad a mi esclavo. Te repito que no debes tratar esto como un simple sueño.”

Tan emocionado y afectado por este sueño estaba el amigo de Thaabit, que actuó siguiendo las instrucciones dadas por Thaabit en el sueño y se acercó a Khalid bin Walid(ra), quien le dijo que fuera a buscar la armadura, y que encontró exactamente donde se indicaba en el sueño. El amigo luego fue a Medina, pagó la deuda de su amigo fallecido y arregló la libertad del esclavo de Thaabit.4

Con respecto a fenómenos tan maravillosos, el Mesías Prometido(as) y fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía ha explicado:

La mayor maravilla es que a veces uno que posee la capacidad de visión, a través de la concentración, se le aparece a otra persona, con el permiso de Dios Todopoderoso, a una distancia de cientos de millas en un estado de completa vigilia y sin que su cuerpo se mueva de su lugar.

La razón sostiene que una persona no puede estar en dos lugares al mismo tiempo, pero esta imposibilidad se hace posible en el tercer mundo (de sueños y visiones). Del mismo modo, una persona comprensiva es testigo de cientos de maravillas con sus propios ojos y se sorprende ante la negación de aquellos que rechazan por completo las maravillas del tercer mundo.

He sido testigo de las maravillas y visiones raras de ese mundo con mis propios ojos aproximadamente cinco mil veces y tengo la experiencia de que me suceden. Se necesitaría un gran volumen para registrar los detalles de estas experiencias. Un aspecto maravilloso de estas experiencias es que algunos asuntos que no tienen existencia externa surgen a través del poder Divino.

El autor de Futoohaat y Fusoos (Syed Abdul Qadir Jilani(rh) – el reformador espiritual musulmán del siglo VI) y otros grandes sufíes han registrado una serie de sus propias experiencias de este tipo en sus compilaciones. Pero como hay una gran diferencia entre oír y ver, no podría haber obtenido esa certeza simplemente leyendo estas cuentas que he adquirido a través de mi propia experiencia.5

Aún más increíbles son los sueños en los que se le ordena a la persona A que haga algo a la persona B, mientras que a la persona B se le dice la misma noche que la persona A llevará a cabo esa acción. Un ejemplo de esto es lo siguiente:

Un rey musulmán había ordenado encarcelar a un santo, Su Santidad Imam Musa Raza. Tiempo después sucedió que, en medio de la noche, el rey envió un mensaje muy urgente a su primer ministro para que llegara al palacio real de inmediato y sin demora. El primer ministro corrió hacia el palacio con la cabeza descubierta y sin zapatos. Perplejo y ansioso, el primer ministro le preguntó al rey qué había sucedido. El rey le contó lo que acababa de tener un sueño abrumadoramente poderoso.

“Vi a un esclavo abisinio enorme con un hacha en la mano. El esclavo me ordenó liberar al Imam Musa Raza inmediatamente o me mataría sin piedad.”

“Por lo tanto,”- instó el rey con voz desesperada e insistente- “ve inmediatamente a la prisión real con una bolsa de mil monedas de oro, le dices al santo que es libre y que puede irse y vivir donde quiera.”

En consecuencia, el primer ministro fue directamente a la prisión. Cuando se acercó al Imam Musa Raza, el santo se puso de pie y dijo:

“Antes de decir algo, primero debes escuchar el sueño que vi hace un momento.”

El santo continuó:

“Dios Todopoderoso me ha dado la buena noticia de que seré liberado antes de que salga el sol esta mañana.”6

Estos son solo algunos ejemplos de la naturaleza indudablemente poderosa de los sueños como medios de información, de otro modo serían imposibles, y catalizadores hacia la acción. Muchos sueños son de naturaleza metafórica y sus significados deben ser desenterrados y analizados a través del régimen espiritual y el conocimiento de los sueños. Aun así, otros sueños se hacen evidentes cuando se cumplen y el vidente recuerda el sueño como si lo viera a plena luz del día delante de sus ojos.

Por lo tanto, tales experiencias repartidas a lo largo de la vasta historia humana, y vivas también hoy en día, justifican la curiosidad imparcial. Para aquellos dotados de la experiencia, no existe la mínima duda de que significan mucho más que una reutilización de nuestro propio pensamiento inconsciente.

Referencias:

1 Sander Van Der Lindin, The Science Behind Dreaming (Scientific American, 26 de julio de 2011), acceso online 13 de mayo de 2020.

2 Mirza Ghulam Ahmad, The Essence of Islam Vol. II, under “Revelation, Inspiration, Vision and Dreams”.

3 ibíd.

4 Shah Wali Ullah Muhaddith de Delhi, Azalat-alKhifa ‘an Khilafat-al-Khulafa Vol. I (Muhammad Saled & Sons, Quran Mahal) 179-180.

5 ibíd.

6 Malfuzat Vol. 10, original Urdu Edition, publicada por Ash-Shirkatul Islamiyyah

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario