Islam Pilares del islam

La Filosofía del Hall

© Pexels

Por Aizaz Khan, Canadá

Introducción

Muchas de las religiones del mundo atribuyen un significado espiritual a ciertos lugares en particular. Los peregrinos realizan viajes a santuarios, tumbas de santos y ciertos puntos de referencia sagrados por motivos de devoción, como acto de agradecimiento o para buscar ayuda sobrenatural [1].

La peregrinación puede servir como prueba y demostración de la devoción de un adorador a su fe.

También puede servir para progresar en la fe de la persona, ya que confirma su creencia en un contexto y entorno sagrados. Cualquiera que sea el propósito de la peregrinación, en casi todas las principales confesiones del mundo, añade importancia a la fe. La peregrinación a la tierra santa de la Meca, conocida como Hall (peregrinación a la Meca), es una práctica antigua que precede a la religión islam. Durante un período de siglos prior a la llegada del islam, el Hall fue sometido a muchos cambios y transformaciones; siendo uno de ellos la adición de elementos opuestos al Tawhid (la Unicidad de Dios), donde los fieles pasaron del monoteísmo al politeísmo. Con el advenimiento del islam, los mismos ritos llevados a cabo durante el Hall se mantuvieron intactos pero fueron reformados y purificados de todos y cada uno de los elementos opuestos a la creencia en un Único Dios, devolviéndolo así a su estado original.

Peregrinación en las religiones del mundo

Hinduismo:

La peregrinación en el hinduismo se conoce como tirhayatra, que significa un viaje a un vado o lugar seguro para cruzar un río. Los lugares populares de peregrinación son tirthas, o “lugares de cruce”. [2] Se cree que los vados representan literal y metafóricamente el cruce de un mundo a otro y como tales, los lugares populares de peregrinación se encuentran en las orillas de los grandes ríos. Varanasi, situado en el sagrado río Ganges, es un importante lugar de peregrinación para los hindúes, y el río Ganges en el cual se bañan los peregrinos, se cree que es especialmente purificador en ese lugar. Otras áreas son también consideradas como destinos comunes de peregrinación debido a su asociación con la leyenda hindú, las personalidades y los acontecimientos significativos como Kurukshetra, el lugar de una gran guerra mencionado en el Mahabharata; o el Mathura, el lugar de nacimiento del Profeta Krishna (as), son lugares de peregrinación populares [3]. Un viaje a cuatro templos sagrados en las montañas del Himalaya, conocido como Char Dham, es también un famoso peregrinaje que realizan los hindúes.[4] Los viajes realizados por los peregrinos para visitar los lugares sagrados se consideran formas purificadoras de meditación y ascetismo.[5]

Budismo

En el budismo, tras la desaparición del Profeta Buda(as), los lugares donde se aconteció el desarrollo espiritual de Buda

y sucedieron las etapas importantes de su vida se convirtieron más tarde en lugares populares para la peregrinación budista. [6] Cuatro lugares en particular son los principales sitios de peregrinación:

El jardín de Lumbini y la cercana ciudad de Kapilavastu, donde nació y se crió el profeta Buda. El árbol Bodhi en Bodhgaya– donde alcanzó la iluminación.

El parque de los ciervos en Sarnath– donde dio su primer sermón. El pueblo de Kusinagari– donde falleció.

En la historia de la vida del Profeta Buda(as), el “qué” sucedió es tan significativo como el “dónde” ocurrió. Por consiguiente, se dice que el mismo profeta Buda (as) abogó por la peregrinación a estos cuatro sitios. Los peregrinos visitan estos lugares y recuerdan eventos y experiencias en la vida del profeta Buda (as).[7]

Judaísmo

En el judaísmo, la peregrinación al templo de Jerusalén se prescribía para cada israelita varón tres veces al año[8]. Estas peregrinaciones se llaman Pésaj, Shavout y Sucot. El Pésaj, que se celebra durante siete días, conmemora el éxodo judío de Egipto y es la fiesta conmemorativa más importante, ya que celebra el inicio del pueblo judío. Shavout se celebra durante un día y conmemora la revelación de la Torá en el Monte Sinaí. En los textos litúrgicos se describe como la “temporada de la entrega de la Torá” y muchos judíos pasan toda la noche de Shavout estudiando las escrituras. El Sukkoth (cabinas) se celebra durante ocho días y conmemora las cabinas, o viviendas frágiles, en las que vivieron los judíos durante décadas después del éxodo de Egipto. Mientras dure la peregrinación de Shavout, los peregrinos deben residir en casetas, estructuras amuralladas cubiertas con techos de paja. [9] Hoy, los restos del Templo destruido siguen siendo un sitio popular para los peregrinos judíos. Dado que la ley judía requiere que los visitantes expresen su dolor al ver el templo destruido, la única parte restante del Segundo Templo, es conocido popularmente como “El Muro de las lamentaciones”.

Cristianismo

Para los cristianos, las principales atracciones para los peregrinos en la época medieval eran Tierra Santa, Santiago de Compostela en España y Roma.[11] Quizás la más famosa de las primeras peregrinaciones fue la de la madre del emperador Constantino, Helena, que viajó a Jerusalén y reconoció los lugares sagrados asociados a la vida de Jesús (as). Allí, se construyeron iglesias y santuarios para destacar estos lugares y así se convirtieron en sitios de peregrinación. La iglesia del santo sepulcro fue construida por encargo de Helena cerca del lugar donde se dice que el Profeta Jesús (as) fue crucificado, enterrado y resucitado. Esta Iglesia se ha convertido en el centro de millones de peregrinos cristianos.[12] En el cristianismo, las tumbas y santuarios de santos y profetas bíblicos son también lugares populares de peregrinación[13].

Peregrinación en el islam

El islam, siendo una religión de unicidad e integridad global, asigna la Meca como el único lugar donde los musulmanes se reúnen en una peregrinación anual llamada Hall.

Aunque el concepto de peregrinación se encuentra en todas las religiones del mundo, sus lugares de peregrinación están dispersos en varios países. El islam es único entre las religiones del mundo que asigna un solo lugar donde los musulmanes de todo el mundo deben reunirse por la causa de Dios. La peregrinación en sí misma, sus objetivos y los ritos que conlleva se fundan en profundos aspectos filosóficos de la espiritualidad, la auto-reforma y la integración humana que se extienden más allá de los días prescritos en el Hall.

Los tres objetivos del Hall

El Hall no es sólo un viaje físico que emprende el peregrino simplemente para cumplir con su deber como musulmán. Hadrat Mirza Ghulam Ahmad (as), el Mesías Prometido y fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía, afirma que cada ritual islámico tiene una filosofía y un espíritu subyacente. La realización de la adoración es como un cuerpo: tiene también un espíritu funcionando en él.

Quién no cuida del espíritu (de la adoración) y sólo ama el cuerpo, es como si adorara un cadáver” [14]. Exponiendo los verdaderos objetivos del Hall a la luz de las enseñanzas Coránicas, Hadrat Mirza Bashir-ud-Din Mahmúd Ahmad (ra), el Segundo Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía, ha declarado que los objetivos y las reformas que se pretenden alcanzar mediante el Hall son los siguientes:

La reforma y la purificación de la persona y su ego, establecimiento de una relación sincera con Dios el Altísimo y el establecimiento de una buena relación con la humanidad.

De hecho, estos tres objetivos y reformas abordan todos los tipos de pecados que se espera que sean limpiados y reformados, es decir, el pecado relacionado con uno mismo, la relación de la persona con Dios y el acatamiento de Sus mandamientos, y la relación con otras criaturas de Dios [15]. Por lo tanto, si un peregrino musulmán cumple los ritos aparentes del Hall, sin alcanzar estos tres objetivos previstos, simplemente habrá tenido éxito en embarcarse en un viaje largo, agotador y costoso, y nada más.

El islam enfatiza la necesidad de que el hombre se reforme y le dé a Dios sus debidos derechos, también da gran importancia a los derechos de los seres humanos y a la construcción de una buena relación con la humanidad.

El Hall concede a los musulmanes de todos los rincones de la Tierra la oportunidad de congregarse en una sola reunión para construir fuertes lazos de amor y hermandad y eliminar todos los sentimientos de odio y enemistad. La sabiduría de pasar tres días en el valle de Mina durante la peregrinación es para que junto al recuerdo de Dios, los eruditos y líderes musulmanes puedan encontrarse, construir puentes de entendimiento y trabajar colectivamente por la paz entre las naciones musulmanas [16]. En ese momento, también se insta a los musulmanes a debatir y buscar estrategias para eliminar cualquier malentendido que lamentablemente se haya vinculado al islam y así trabajar para difundir y enaltecerlo [17].

Cabe señalar, que el alcance de la paz afiliada al Hall no se extiende únicamente a las naciones musulmanas, sino a todas las demás naciones, independientemente de su credo. Resulta interesante que, según las escrituras coránicas, uno de los objetivos de la construcción de la Kaaba es unificar el mundo y establecer la paz mundial [18]. Hadrat Mirza Nasir Ahmad (ra), el Tercer Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía, explicando el capítulo 2, versículo 126 del Sagrado Corán, afirma que ninguna organización del mundo, por mucho que se esfuerce, puede lograr la paz mundial a menos que siga las enseñanzas presentadas por el Profeta (sa) planteadas desde esta Casa de Dios [19]. El Sagrado Corán establece los cinco principios fundamentales para el establecimiento de la paz mundial y hasta que las organizaciones internacionales se atengan a estos cinco principios, no podrán tener éxito:

No se debe dar preferencia a una nación sobre otra, la disputa debe ser resuelta en el momento en que comience, el prejuicio regional es perjudicial para los tratados internacionales, más bien es fatal, cuando surjan disputas, no se deben imponer castigos a las naciones por mero prejuicio, sino que se debe buscar y alentar la reconciliación. Cada nación tendrá que hacer un sacrificio para mantener la paz mundial [20].

Es evidente que este lugar de la Kabaa, el objetivo central y más sagrado del islam y destino de la peregrinación, sirve para ir mucho más allá de los días del Hall, pues tiene como objetivo no sólo crear la paz mundial, sino mantenerla hasta el final de los días.

Conclusión

Las peregrinaciones a lugares sagrados son una faceta de casi todas las religiones del mundo. En el islam, la peregrinación anual a la Meca proporciona una oportunidad para que los musulmanes desarrollen una relación duradera con Dios y así estar en paz con Él y con su creación. La filosofía y la sabiduría que hay detrás de cada aspecto del Hall es tan profunda, y el alcance de la peregrinación en sí es tan grande, que le dan características y cualidades únicas que no se encuentran en las peregrinaciones de otras religiones.

Hacer la peregrinación a La Meca y que sea aceptada por Dios el Altísimo es el ardiente deseo de cada musulmán. Pero la verdad es que a menos que este Hall se haga primero en la Casa celestial de Dios (es decir que establezca con Él una fuerte relación), el Hall en la Tierra no será aceptado, es decir, no tiene sentido a menos que uno se proponga alcanzar sus verdaderos objetivos de reforma.

Referencias:

  1. Wendy Doniger, “Pilgrimage”, Britannica Encyclopedia of World Religions (Chicago, IL: Encyclopaedia Britannica, 2006), 857.
  2. W.J. Johnson, Oxford Dictionary of Hinduism (Oxford: Oxford UP, 2009), 236.
  3. John Bowker, “Hinduism”, World Religions: The Great Faiths Explored & Explained (New York, N.Y: DK, 1997), 34.
  4. Stewart Murray et al., “Pilgrimages”, Atlas of World Religions: A Visual History of Our Great Faiths (Long Island City, NY: Hammond World Atlas, 2009), 379.
  5. W. J. Johnson, Oxford Dictionary of Hinduism (Oxford: Oxford UP, 2009), 236.
  6. Wendy Doniger, “Pilgrimage”, Britannica Encyclopedia of World Religions (Chicago, IL: Encyclopaedia Britannica, 2006), 857.
  7. John S. Strong, “Life Story and Pilgrimage”, The Buddha: A Short Biography (Oxford: Oneworld, 2001), 7-8.
  8. Exodus 23:17.
  9. Matt Stefon, “Pilgrim Festivals”, Judaism: History, Belief, and Practice (New York: Britannica Educational Pub. in Association with Rosen Educational Services, 2012) 172-77.
  10. Stewart Murray et al., “Pilgrimages”, Atlas of World Religions: A Visual History of Our Great Faiths (Long Island City, NY: Hammond World Atlas, 2009), 379.
  11. Wendy Doniger, “Jerusalem, Temple of”, Britannica Encyclopedia of World Religions (Chicago, IL: Encyclopaedia Britannica, 2006), 857.
  12. Stewart Murray et al., “Pilgrimages”, Atlas of World Religions: A Visual History of Our Great Faiths (Long Island City, NY: Hammond World Atlas, 2009), 210.
  13. Wendy Doniger, “Pilgrimage”, Britannica Encyclopedia of World Religions (Chicago, IL: Encyclopaedia Britannica, 2006), 857.
  14. Hazrat Hafiz Mirza Nasir Ahmadra, Twenty-three Great Objectives of Building the House of Allah (Tilford: Islam International Publications, 2012), 92.
  15. Holy Qur’an, Surah Al-Baqarah, Verse 198.
  16. Holy Qur’an, Surah Al-Baqarah, Verse 204.
  17. Holy Qur’an, Surah Al-Baqarah, Verse 199.
  18. Holy Qur’an, Surah Al-Baqarah, Verse 126.
  19. Hazrat Hafiz Mirza Nasir Ahmadra, Twenty-three Great Objectives of Building the House of Allah (Tilford: Islam International Publications, 2012), 24-25.
  20. Hazrat Hafiz Mirza Nasir Ahmadra, Twenty-three Great Objectives of Building the House of Allah (Tilford: Islam International Publications, 2012), 104-107.
Etiquetas

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario