Califato

Dos encuentros inolvidables con Su Santidad (aba)

Carlos Morales Peña / Periodista – Bolivia

Tener la oportunidad de dialogar con Mirza Masroor Ahmad(aba) fue una de las experiencias más grandes e importantes que jamás haya enfrentado en mi vida como periodista.

Dos veces, en agosto de 2015 y 2016 respectivamente, tuve el privilegio de escuchar la palabra del Quinto Khalifa (aba) de la Comunidad Musulmana Ahmadía en las oficinas centrales de la organización en Londres (Reino Unido) después de los encuentros Yalsa Salana.

Masroor Ahmad (aba) no solo nos dio sus pensamientos y declaraciones sobre los asuntos mundiales como el fortalecimiento de la paz en el mundo, los conflictos políticos y el fenómeno del terrorismo, sino que también compartió con nosotros sus enseñanzas espirituales y el mensaje de Dios para la gente que busca el amor y la hermandad entre hombres y mujeres en todo el mundo.

Quedé realmente impresionando por la claridad y la firmeza cómo se expresó sobre los asuntos más críticos que le preguntamos durante las extensas que sostuvimos con él en aquel momento.

Para la opinión pública boliviana fue muy importante conocer el mensaje de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Por ello, trabajamos duro escribiendo varias historias y entrevistas sobre el encuentro del Yalsa Salana y sobre el mensaje de Masroor Ahmad (aba) sobre la paz en el mundo.

El Khalifa (aba) fue muy amable particularmente con mi persona. Le pedí sus oraciones por la salud de mi padre, quien sufrió un accidente cerebro vascular en octubre de 2013. Masroor Ahmad (aba) me explicó que los musulmanes creen firmemente que la fe en Dios es una forma muy importante para obtener salud para nuestras mentes y para nuestro cuerpo. Él me regaló un bellísimo anillo, el mismo que fue bendecido por su persona como regalo para mi padre. Mi progenitor todavía está vivo y siempre agradece el gesto de generosidad del Khalifa (aba) para con su persona.

Masroor Ahmad (aba) también expresó su deseo de visitar algún día Bolivia y la importante misión de la Comunidad Ahmadía en nuestro país, la misma que ha crecido significativamente en estos años gracias al trabajo de Ataul Ghalib y su familia en Santa Cruz de la Sierra, donde vivimos ahora.

Personalmente, creo con mucha firmeza que mi vida ha cambiado gracias a la experiencia espiritual y cultural con la Comunidad Ahmadía. El movimiento espiritual que lidera Khalifa(aba), está cambiando el mundo y ayuda a otras religiones a pensar qué es lo importante para la Humanidad, especialmente para aquellos que son más vulnerables por sus condiciones sociales, políticas y económicas.

Agradezco a Dios la oportunidad que me dio de ser parte de alguna forma de la Comunidad Musulmana Ahmadía (especialmente para mi misión periodística), y el haber conocido a Masroor Ahmad (aba) quien definitivamente hizo una diferencia en mi vida.

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario