Califato

Reflexiones del Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadíaaba sobre la situación actual del mundo

Su Santidadaba habla de la Tercera Guerra Mundial y de las posibles consecuencias de una guerra nuclear.En una entrevista exclusiva con el líder de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Hazrat Mirza Masrur Ahmadaba, tendremos de primera mano un análisis de la compleja coyuntura mundial actual y de los diversos caminos que el islam nos señala para evitar una catástrofe sin procedentes.

Syed Amer Safir, Reino Unido

Atravesamos tiempos sin precedentes mientras nos encontramos al borde de un posible conflicto global de consecuencias inimaginables. Durante una reciente audiencia privada, tuve la bendita oportunidad de hacerle a Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmadaba, Khalifatul Masih V (el Quinto Califa) algunas preguntas sobre el estado actual del mundo y el posible estallido de una Guerra Mundial, dentro del contexto del discurso de Su Santidad en el Simposio Anual 2022 de la IAAAE (asociación internacional de ingenieros y arquitectos áhmadis) en 2022 y a la luz de las circunstancias mundiales actuales.

Para nuestros lectores, reproducimos a continuación el texto de la conversación.

Amer Safir: Huzooraba (Su Santidad), nos quedamos muy impactados después de escuchar el discurso  en la IAAAE. 

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: ¿En qué sentido?

Amer Safir: Aunque habla con frecuencia sobre las consecuencias de una guerra nuclear, esta fue la primera vez que escuchamos a Huzooraba hablar sobre un plan para la remodelación posterior. En la mesa en la que estaba sentado, las personas contemplaban seriamente la opción de  comprar tierras en África.  Decían  que  ahora  la situación parecía estar empeorando y – Dios no lo quiera –  podría incluso producirse un conflicto nuclear. En este sentido, ¿es útil  realmente tener  provisiones en casa en caso de una catástrofe devastadora?

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: En general,  y en condiciones difíciles, se puede disponer de provisiones durante dos o tres meses,  para tener asegurada una fuente de alimentos y un suministro de agua. 

Sin embargo, si en el peor de los casos ocurriera una guerra nuclear con consecuencias de  prácticamente total devastación, ¿qué quedaría?  Aparte de la gracia y la misericordia de Allah, no quedaría nada.

Así que primero sería necesario examinar lo que queda del mundo en el escenario extremo de un conflicto nuclear, si alguna vegetación o vida animal sobrevive. Habría que empezar una nueva vida como tal porque después de la guerra nuclear, los efectos de la radiación tienen consecuencias de largo alcance. 

Ya sea en la superficie o bajo tierra, la radiación penetra y  donde mueren humanos, también muere la vegetación. Los científicos han dicho que durante varios años la radiación impacta directamente en la capa superficial del suelo. Sin embargo, como los elementos radiactivos son absorbidos por el suelo, incluso el suelo subterráneo podría  volverse inutilizable. Algunos expertos opinan que  después de varios años se podría cultivar nuevamente. El suelo tendría que ser removido a unos pocos pies bajo tierra y luego utilizarse para cultivar. 

Sin embargo, en ese momento habrá que ver si hay semillas disponibles para cultivar. 

En resumen, este es un escenario potencialmente aterrador y horrible que la humanidad ni siquiera puede imaginar. ¿Sabe alguien quién sobrevivirá y quién morirá en tales circunstancias? Por eso – como vengo advirtiendo desde hace un tiempo – el mundo necesita prestar atención y entrar en razón.    

Se dice que en USA se han construido búnkers, algunos de los cuales  tienen un precio de compra que va desde 1,5 millones hasta 4,5 millones de dólares. Las personas adineradas están comprando estos búnkeres, que se venden con la garantía de protección total a las personas en caso de un ataque con armas nucleares. 

Pero, ¿realmente vale la pena,  si solo un puñado de personas ricas sobreviven y los menos pudientes perecen?

En términos de acceso a alimentos y sustento, actualmente se exportan alimentos a África, pero es posible que en el futuro tengamos que obtener alimentos desde este continente. Podemos invertir en la agricultura en África, y de esta manera, ya sea  África o cualquier otra región del mundo que no se vea afectada directamente, podría convertirse en el futuro en el granero del mundo. 

Cuando el Mesías Prometidoas dijo: “Oh Europa, no estás a salvo, y Oh Asia, tampoco eres inmune”, y “Oh gente que vive en islas, ningún dios falso vendrá a rescatarte. Veo ciudades caer y asentamientos arrasados…”,   no mencionaba África.  Por lo tanto, en mi opinión existe  la posibilidad de que tal vez el continente africano se salve. Y sii se salva una gran parte de África,   podríamos invertir allí, puesto que será este continente quien ayude  a alimentar al mundo.  

Amer Safir: Huzooraba, ¿puede  explicar cómo África alimentará al mundo cuando en la actualidad, en algunos países de África, estas circunstancias parecen lejos de su alcance?

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: Hay mucho potencial en África. Esta deficiencia se debe a la falta de una adecuada planificación, inversión y honestidad. Si se hace una planificación adecuada y se lleva a cabo con honestidad, evitando los intereses creados, África supone una gran potencia en este sentido,  pero  hasta ahora no se ha llevado a cabo. Hay  necesidad de explotar este potencial y beneficiarse de él adecuadamente. 

Amer Safir: Huzooraba, hay muchos ingenieros, arquitectos, médicos y  otros  profesionales que pueden ayudar directamente a cumplir la visión de reurbanización que Huzooraba describió en el discurso de la IAAAE. ¿Qué pueden hacer  los áhmadis que no tienen estas habilidades para contribuir de manera  significativa?

Hazrat Mirza Masroor Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: Un áhmadi debe rezar para que el mundo se salve del desastre antes de que ocurra y para que Dios le proteja de las consecuencias, en el caso de que la catástrofe no se pueda evitar. ¿Qué más podemos hacer? Cuando vemos la oscuridad delante de nosotros, nos sentimos obligados a explicar a los demás las posibles consecuencias. 

Solamente Al’lah puede salvar el mundo e infundir sensatez a los seres humanos, y que los esfuerzos para ofrecerles explicaciones sean eficaces. Por este motivo, hace dos años envié cartas a los máximos responsables políticos del mundo, explicándoles que para salvar el mundo hacía  falta que entraran en razón y  no dieran  la espalda al Creador. Sin embargo, no prestan ninguna atención a esto. Están inmersos en el materialismo y solamente les puede salvar  la Bondad de Al’lah.

Pero hay que recordar que nadie puede predecir con total  seguridad   lo que va  a ocurrir ahora. Solamente podemos rezar para que Al’lah nos salve de esta aniquilación si – en verdad -Él lo ha decidido. Y si la decisión de Al’lah no es esa, entonces que Al’lah nos perdone por la inmensa devastación que podría causar la muerte de poblaciones enteras alrededor del mundo.

Amer Safir: Hemos observado que durante la Covid-19  algunas personas cambiaron sus vidas con el fin de acercarse a Dios, o – al menos-  dar más prioridad a sus familias u otros aspectos más importantes de su vida, y  que antes habían descuidado. ¿Podría un conflicto global provocar un efecto parecido y servir como  aviso o punto de inflexión? 

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: De hecho, es una advertencia. En esas circunstancias, hay personas que se vuelven hacia Al’lah. Y eso es lo que llevo  diciendo desde hace mucho tiempo, es decir,  que los individuos sinceros y nobles se volverán hacia Dios y la religión. Pero cuando lo hagan, para esas personas que buscan la verdad, debería haber una guía. Por eso es imperativo que tengamos  contacto  previo con ellas,  de tal forma que, cuando surja la situación y la gente pregunte:  “¿Qué hacemos ahora?”,  podamos estar ahí para guiarlos hacia Dios y mostrarles la manera de  hacerlo.  Solo si hay relaciones con estas personas de antemano, podremos guiarlas después. 

Si no los conocemos  antes y  no saben quienes somos, será  más difícil porque ni siquiera se darán cuenta que les podemos ayudar. 

De esta forma y a gran escala, debemos difundir el mensaje de la Comunidad Ahmadía por todas partes. Necesitamos comunicar a la gente cuáles son nuestros objetivos y hacerles entender que nuestro propósito es acercar  la humanidad a Dios. 

Tenemos que explicarles que debemos tener en cuenta los valores humanos para salvar al mundo de la catástrofe.

Amer Safir: Huzooraba, en el caso de una destrucción tan generalizada, ¿cómo podríamos comunicar nuestro mensaje de manera efectiva cuando muchas formas de comunicación pueden ser destruidas? 

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: Si bien algunas instalaciones pueden ser destruidas en tierra, aún pueden quedar satélites en el espacio y sería posible continuar la comunicación con medios satelitales telefónicos, y  mantenernos en contacto con cierta normalidad. Puede haber otras formas de comunicación o sistemas que podamos utilizar.

Si África y otras regiones se salvan de la devastación, quienes se salven  pueden comunicarse con otras personas en diferentes regiones. Pero dado que los resultados de un conflicto nuclear son imprevisibles habrá que esperar para ver cómo serán las circunstancias. Puede que  algunas áreas  se destruyan, pero otras se salvarán.

A veces, Al’lah da una lección al hacer de un área determinada un ejemplo, pero no provoca la destrucción total. Al’lah puede proporcionar un ejemplo en un área determinada para mostrar la incapacidad de la humanidad para hacer frente a la destrucción local, como una advertencia a los seres humanos. Es  como preguntarles:   “¿Y si esta destrucción ocurriera en un área mucho más grande?”.

Amer Safir: Huzooraba, fuiste a Hiroshima y visitaste el museo allí.  ¿Puede Huzooraba compartir lo que mostró sobre la bomba atómica?

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: En Hiroshima había numerosos modelos e imágenes que representan, por ejemplo, a una persona sentada en algún lugar, pero paralizada en esa posición desde el momento en que la bomba atómica hizo impacto. Algunos quedaron aturdidos y murieron en esa posición, su piel se derritió y se desprendió. Algunos edificios que sobrevivieron a la explosión se conservaron, como uno con su techo y las hierro armado. En algunos casos, las personas quedaron congeladas en su posición después de la explosión, si bien no murieron  de inmediato. 

A través de la interpretación de los versos del Sagrado Corán, Al’lah el Todopoderoso nos infiere acerca de qué  fuego o destrucción puede alcanzar el corazón de una persona,incluso antes que el cuerpo.

Estos versículos nos dicen que determinadas catástrofes envuelven a una persona de repente. 

Amer Safir: Huzooraba, en el caso de otras guerras y conflictos recientes,  hemos podido proteger a nuestros hijos de las noticias, pero hasta cierto punto. Con la situación actual, los niños están bastante expuestos a las noticias. Mi sobrina mencionó que en su escuela,  la clase recibió instrucciones sobre qué hacer en caso de guerra y cómo prepararse aquí en el Reino Unido. Por ejemplo, dónde encontrar  refugios subterráneos y  sobre tener preparados  artículos esenciales, como antorchas. Mi hija me comentó que está muy asustada y que debe haber muchos otros niños sintiendo lo mismo. ¿Cómo podemos tranquilizar a nuestros hijos,  asustados en esta situación?

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: Se debe brindar explicaciones a los niños en función de su madurez y capacidad de comprensión.  Explíqueles que Al’lah el Todopoderoso ha dicho que cuando se usurpan los derechos y se comete  injusticia, cuando se descuidan los derechos de Al’lah, cuando el materialismo, la codicia y lo mundano envuelve completamente a la gente, el resultado es este. 

Podemos observar cómo el mundo entero ha llegado al borde de un precipicio como resultado de adoptar este camino, y la consecuencia lógica de esto es el estallido de una guerra. Si el mundo no lo evita, el resultado será la catástrofe y la destrucción. Unos sobrevivirán y otros, no.

Sin embargo, a pesar de la destrucción durante la Segunda Guerra Mundial  en Hiroshima y Nagasaki, ciudades enteras fueron reconstruidas y remodeladas después. Todavía debemos esforzarnos porque la vida y la muerte están en manos de Al’lah. Debemos orar para que los que sobrevivan se salven y estén protegidos de los peligros, el sufrimiento y la ansiedad a largo plazo. Pero antes que nada debemos orar para que Al’lah nos salve y evite una catástrofe.

Las oraciones de los niños son especialmente aceptadas. Hay que hacer que los niños aumenten sus oraciones y dirijan su atención hacia la súplica.

Amer Safir: Algunas personas toman partido en el conflicto actual entre Rusia y Ucrania. 

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: Con  razón o no, todos tendrán una postura. Nadie está 100% en lo correcto ni 100% equivocado. Se debe ver la realidad y los hechos para luego formarse una opinión. 

Amer Safir: Huzooraba, la pregunta más importante en la mente de todos es si todavía existe la posibilidad de evitar la guerra y salvar al mundo de una guerra nuclear o un conflicto global.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: Todavía hay una posibilidad si cumplimos con los derechos debidos a Al’lah y Su creación. Sin embargo, es importante tener en cuenta -y el Mesías Prometidoas lo ha explicado – que cuando las personas cometen injusticias, opresiones y crueldades hacia otras personas, se enfrentan al castigo en este mundo. La ira de Al’lah desciende por la injusticia y el mal hacia los demás en esta vida. 

En materia de religión, Al’lah no provoca la destrucción total, sino que la  destrucción se produce por no cumplir con los derechos de las personas. En asuntos del din (religión), Al’lah impone el castigo en el más allá. Por ejemplo,  aquellos que cometen Shirk (asociar compañeros con Dios), sufrirán la ira de Al’lah en la vida venidera.

Amer Safir: ¿Hay algo más que podamos hacer ahora, Huzooraba?

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Khalifatul Masih Vaba: Debemos seguir rezando para que la gente cumpla con los derechos que le corresponden a Al’lah y Su creación,  y el desorden y el conflicto lleguen a su fin.

Escriba a Putin, escriba a Biden, escriba a los líderes de la OTAN para que se resistan a participar en la guerra y no tomen medidas que  lleven a una guerra y la destrucción del mundo. Sea cual sea el país en el que se resida, y en la medida de lo posible, la gente debe escribir a sus respectivos líderes.

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario

Momentos Inolvidables

¿Cómo puede el ayuno beneficiar tu salud?

Hoja informativa