Enfermedades Vídeo

Video: 4 métodos para combatir el coronavirus

El Profeta del islam declaró que la limpieza es la mitad de la fe, e incluso dio una orientación específica sobre qué hacer en tiempos de epidemias y pandemias. The Review of Religions en español, en colaboración con ‘Rational Religion’, les presenta el siguiente vídeo donde echamos un vistazo a lo que el islam enseña y cómo sus soluciones se están implementando hoy en día.

El Profeta del islam declaró que la limpieza es la mitad de la fe e incluso dio una orientación específica sobre qué hacer en tiempos de epidemias y pandemias.

Echemos un vistazo a lo que enseñó y cómo sus soluciones se están implementando hoy en día. 

#Primer paso: Lávate las manos

Todos lo habéis oído, ¡Lavaros las manos!

La guía de la Organización Mundial de la Salud es lavarse las manos cinco veces al día, por lo menos. Esto debería ser normal para un musulmán que, antes de cada una de las cinco oraciones diarias, se le enseña a lavarse las manos hasta los codos, como parte de su ablución ritual. 

De hecho, los musulmanes y el lavado de manos tienen una relación desde hace mucho tiempo.  Aunque el jabón se ha usado desde la época babilónica en varias formas, fueron los musulmanes quienes industrializaron su producción y trajeron a Europa la barra de jabón perfumada que más conocemos y amamos. 

En Fez, Marruecos, por ejemplo, había 27 fábricas de jabón diferentes. De hecho, la producción islámica de jabón estaba estrechamente ligada a los fundamentos de la química.

La palabra árabe para cenizas, “al-qaly”, se convirtió en la palabra científica “álcali” ya que la ceniza de madera es un ingrediente alcalino clave en la producción de jabón.

#Segundo paso: ¡Enjuágate los senos nasales!

El enjuague de senos nasales es nuevo para mucha gente, pero no para los musulmanes.

Una parte fundamental del ritual de ablución antes de las oraciones es poner agua en la nariz, y particularmente en los senos nasales, aspirándola y soplando toda la suciedad. 

De hecho, el Profeta del islam fue muy claro en la importancia del enjuague de los senos nasales, especialmente al despertar del sueño, afirmando que:

Si alguno de ustedes se despierta del sueño y realiza la ablución, debe lavarse la nariz echando agua en ella y luego soplándola tres veces, porque satanás ha permanecido en la parte superior de su nariz toda la noche“. (Sahih al-Bukhari, Volumen 4, Libro 54, Número 516)

Satanás se utiliza regularmente en la literatura islámica y árabe como símbolo de enfermedad, al igual que el diablo se ha utilizado en la literatura europea. 

El lavado regular de los senos nasales se utiliza cada vez más como arma en la lucha contra las infecciones estacionales de las vías respiratorias.

En un estudio se demostró que el enjuague salino diario de los senos nasales disminuye la duración de las infecciones de las vías respiratorias superiores en casi dos días,

así como la propagación de la infección en el hogar, en un 35%, el uso de medicamentos de venta libre en un 36% y la carga viral presente en las vías nasales.

Aunque este estudio no se hizo en relación específicamente con el coronavirus, el coronavirus es una infección del tracto respiratorio, y dado que se ha formulado la hipótesis de que la gravedad del coronavirus está relacionada con la exposición a la carga viral, el enjuague de los senos nasales puede ser precisamente lo que los médicos ordenaron. 

#Tercer paso: Desinfectante de alcohol.

¡El desinfectante de manos con alcohol ha sido escaso desde que la pandemia del coronavirus golpeó!,

Con la BBC reportando que algunos proveedores están vendiendo una pequeña botella de 500ml por 30 libras, ¡Casi 10 veces el precio normal!

El alcohol como desinfectante fue iniciado por un hombre llamado Muhammad ibn Zakariya al-Razi, conocido como Al-Razi para abreviar.

 Fue la primera persona en describir y perfeccionar el método de destilación de alcohol. De hecho, su proceso de destilación, conocido en árabe como “Al-Kuhul”, que significa “esencia” es de donde obtenemos la palabra “alcohol“.

En su tratado médico “Al Hawi“, fue la primera persona en abogar por el uso del alcohol como desinfectante, especialmente antes y después de procedimientos quirúrgicos. 

#Cuarto paso: Cuarentena y distanciamiento social

La palabra “cuarentena” viene de la palabra italiana “quaranta” que significa “cuarenta“.

Se refería a los cuarenta días que los barcos mercantes debían permanecer fuera del puerto, cuando la Peste Negra se extendió por el sur del Mediterráneo.

Mantener los barcos fuera del puerto durante cuarenta días en aislamiento practico, significaba que cualquiera que tuviera la plaga desarrollaría síntomas y podría ser impedido de atracar. 

Sin darse cuenta, los italianos seguían las medidas sensatas aconsejadas por el Profeta del islam, cuando declaró:

Si oyes hablar de una plaga en una tierra no entres en ella; y si estalla en la tierra donde te quedas, no salgas.”(Ṣaḥīḥ al-Bukhārī: 5728; Ṣaḥīḥ musulmán: 2218)

 El Profeta del islam también afirmó;

No reúnas a los sanos con los infectados“. (Ṣaḥīḥ al-Bukhārī: 5771; Ṣaḥīḥ musulmán: 2221)

Estos son los dos pilares fundamentales de las medidas de salud pública en una pandemia y fueron puestas en práctica por el segundo Califa del islam.

Sin embargo, en épocas posteriores, algunos musulmanes, aferrados a la teoría miasmática de las epidemias, defendida por los romanos,

olvidaron las enseñanzas defendidas por el Profeta del islam, y descuidaron estas enseñanzas

Conclusión

¡Así que ahí lo tienes!

Sigan la guía islámica y de la salud pública, lavándose las manos y las fosas nasales cinco veces al día, manteniéndose en sus casas para limitar la propagación de enfermedades y desinfectando bien sus superficies, y, si Dios quiere, veremos esta prueba hasta el final juntos. 

¡Hasta la próxima! La paz sea contigo.

Etiquetas

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario