Ciencia Sociedad

La edad de la Tierra

Hazrat Mirza Bashir-ud-Din Mahmood Ahmad – Khalifatul Masih II(ra)

Traducido al inglés por primera vez por el Dr. Amatul Razzaq Carmichael para el equipo de traducción de The Review of Religions.

El 18 de diciembre de 1946, después de las oraciones del Maghrib [oración después de la puesta del sol], el Dr. Mela Ram Ph.D., profesor de física del FC College de Lahore, pronunció una conferencia sobre la edad de la Tierra ante una audiencia reunida en Mezquita Aqsa, Qadian, (India). Su Santidad Mirza Bashiruddin Mahmud Ahmad (ra), segundo Jalifa de la Comunidad Musulmana Ahmadia mundial, presidió la reunión. Tras la conferencia del Dr. Mela Ram, se invitó a los asistentes a hacer preguntas pero, aparte del Dr. Abdul Ahad, doctor en filosofía, nadie hizo ninguna pregunta. Tras una breve pausa, Su Santidad subió al podio para pronunciar su discurso presidencial.

Después de recitar el Tashahhud, el Ta’awwuz y la Surah al-Fatihah, Su Santidad Mirza Bashiruddin Mahmud Ahmad (ra) declaró: 

Parece que la gente no quiere hacer ninguna pregunta. Anteriormente, cuando el estimado Dr. Kachlo habló sobre la energía atómica, se le hicieron muchas preguntas. Pero ahora, al escuchar un discurso sobre la edad de la tierra, hay un silencio total, y con la excepción del Dr. Abdul Ahad Sahib, nadie hizo una sola pregunta. En psicología, esto puede deberse a dos razones: o bien la persona está sobrecogida por el asombro y comienza a divagar, o bien permanece en completo silencio. Sólo un experto en psicología puede averiguar la verdadera razón de este silencio. 

El punto de vista científico que ha presentado el Dr. Mela Ram es bastante interesante. En lo que se refiere a la religión, no encontramos ninguna razón para estar en desacuerdo con su opinión; pero al mismo tiempo, no estamos obligados a aceptarla como la verdad absoluta. 

Desde el punto de vista religioso, estos descubrimientos no nos causan ninguna preocupación ni inquietud. A algunas personas se les puede pasar por la cabeza que en las escrituras religiosas se dice que la edad de la tierra es de seis mil años, sin embargo la ciencia presenta ahora la evidencia de que la tierra tiene miles de millones de años. Hay dos puntos que vale la pena recordar a este respecto. 

En primer lugar, seis mil años no es la edad de la tierra física, que está compuesta por rocas y diversos metales. La tierra física puede tener miles de millones de años, o quizás incluso más, pero es irrelevante [desde una perspectiva religiosa]. Los seis mil años mencionados en las escrituras religiosas representan el período que va desde la llegada del Profeta Adán (as) hasta la época actual. Por lo tanto, no hay conflicto entre las opiniones científicas y religiosas sobre la edad de la Tierra.

Cuando decimos que la Tierra tiene seis mil años, deducimos que la llegada del Profeta Adán (as), que es el padre de la civilización actual, tuvo lugar hace seis mil años. Ciertamente, no queremos decir que no hubiera ningún Adán antes del advenimiento de nuestro Adán (as). Por ejemplo, cuando alguien dice que su bisabuelo emigró a la India en tal o cual momento, ¿significa eso que antes de ese bisabuelo en particular no tenía antepasados? Lo que quiere decir simplemente es que un determinado antepasado emigró a la India en un momento concreto; mientras que sus antepasados que le precedieron existían desde antes. El Sagrado Corán revela que el Adán (as) mencionado en el Sagrado Corán no era el Adán progenitor de la raza humana. Más bien, el Adán (as) mencionado en el Sagrado Corán es el que fundó la civilización actual que ha evolucionado gradualmente en los últimos seis mil años hasta su estado actual.

Del Sagrado Corán aprendemos que el pueblo al que fue enviado el Profeta Adán (as) no era una raza desarrollada y estaba completamente desprovisto de desarrollo y organización social humana. El Sagrado Corán los describe como yinn, es decir, personas que vivían en cuevas y no habitaban en la tierra como comunidades. En aquella época, el cerebro humano no había evolucionado hasta el punto de poder formar comunidades o entender la división del trabajo. Llevaban una vida aislada en las cuevas: su vida era similar a la de los tigres, guepardos y lobos que vagan por la selva de forma independiente, sin formar comunidades. Ante la llamada del Profeta Adán (as), algunos de ellos aceptaron el concepto de vida en comunidad y civilización, por lo que fueron llamados insan [humanos civilizados]. Y aquellos que se negaron a aceptar el mensaje del Profeta Adán (as) eran yinn, tal como se menciona en el Sagrado Corán, porque preferían permanecer en las cuevas en reclusión. Los que siguieron al Profeta Adán (as) aprendieron a hacer viviendas en tierra y se les dio el título de bashr e insan. [humanos civilizados]. 

No hay ni un solo verso en el Sagrado Corán que sugiera que no había gente antes de la llegada del Profeta Adán (as). La mención de los humanos y los yinn no se refiere a dos tipos de seres, sino a dos tipos de sociedades y condiciones morales respectivas. En la época del Profeta Adán (as), la ley consistía en reglas simples que enseñaban que si las personas vivían juntas en armonía, se ayudaban mutuamente, y establecían una comunidad, superarían las dificultades de la sed, el hambre y el vestido. Esa era la ley básica, que estaba libre de cualquier tipo de complejidades. Esta ley era apta y coherente con la capacidad intelectual de los humanos de aquella época. Cuando el Profeta Adán (as) presentó esta ley a su pueblo, algunas personas la aceptaron y acordaron seguir al Profeta Adán (as); debido a esto, estas personas fueron llamadas Admi [1]. Los que se negaron a aceptar esta ley fueron llamados yinn. El Sagrado Corán dice que la progenie de los yinn y de los humanos continuará existiendo simultáneamente en esta tierra. Su estatus de humano a yinn continuará cambiando entre los dos, dependiendo de su aceptación o rechazo del Profeta de la época. Por lo tanto, con el advenimiento de cada nuevo profeta, algunas personas alcanzan el estatus de humanos [admi] al creer en el profeta; mientras que otras rechazan al profeta y son denominadas yinn. 

La expresión de que el mundo tiene seis mil años significa la edad de la civilización actual. La religión no ofrece ningún detalle sobre la época anterior a ésta; o al menos no hemos podido deducir ningún detalle al respecto de las escrituras religiosas. El período de seis mil años es el momento en que los humanos comenzaron a seguir los mandamientos religiosos. Antes de esto, los humanos no tenían la capacidad de seguir una ley religiosa, por lo que la religión no hace ninguna referencia a ese periodo. De hecho, los científicos, los matemáticos y los expertos en geografía son libres de seguir investigando [sobre la edad de la Tierra]. 

La religión tiene que ver con asuntos espirituales, y uno no necesita ser un experto de las ciencias físicas para progresar espiritualmente. Por eso Dios, el Exaltado, no enseñó ciencias, geografía y matemáticas en la religión. En cambio, Dios Altísimo le dio al hombre la opción de aprender estas disciplinas a través de su propio esfuerzo. Dentro de la esfera de la religión, estas materias no tienen importancia. Con esto quiero decir que no es esencial ser un experto en física y química para poder formar un fuerte vínculo con Dios, el Exaltado. Si éste fuera el caso, muy pocas personas habrían sido capaces de llegar a Dios. 

Dios, el Exaltado, no ha creado ninguna dificultad para los seres humanos. Dios ha hecho que el camino para encontrarlo sea tan simple y directo que incluso una persona de inteligencia básica puede alcanzar a Dios Exaltado a través de la adoración regular, y adoptando la moral que enseña la religión. Al afirmar que la tierra tiene seis mil años, la religión simplemente ha explicado el comienzo del viaje espiritual del hombre. Lo que existía antes de eso no concierne a la religión. Antes de eso, la mente humana no era capaz de seguir la ley religiosa, por lo que el período anterior a los seis mil años queda excluido de la esfera del debate religioso. 

¿Alguien enseñaría el Sagrado Corán a alguien que ha perdido sus facultades mentales y le predicaría que siga la ley de la Sharia? Ninguna persona sabia enseña el Sagrado Corán a alguien que ha perdido la capacidad de entender y seguir la Sharia. Aunque esa persona camine, coma, beba y respire como cualquier otra, no puede ser considerada un ser humano cuerdo. Desde el punto de vista médico, por supuesto, es un ser humano, pero no se le puede considerar un ser espiritual debido a su falta de capacidad para comprender los asuntos espirituales. Del mismo modo, los seres humanos que existían antes del profeta Adán (as) no tenían la capacidad intelectual para entender la religión. 

La segunda respuesta es que el islam no dice que el profeta Adán (as) de nuestro ciclo humano actual fue el progenitor de toda la raza humana, y que no hubo seres humanos antes de él. Hazrat Muhyiuddin Sahib Ibn Al-‘Arabi (rh) una vez tuvo una visión en la que estaba dando vueltas alrededor de la Ka’bah con muchas otras personas. Alguien le dijo que el Profeta Adán (as) también estaba dando vueltas alrededor de la Ka’bah. En la visión le preguntó a un joven: “¿Dónde está el profeta Adán (as)? Deseo encontrarme con él”. En respuesta, el joven le preguntó: “¿A qué Adán te refieres? ¿Cuál es tu Adán? Hay varios miles de Adanes presentes aquí.” [2] 

Ahora reflexiona sobre esto: si hay muchos Adanes y cada época de Adán abarcó un período de varios miles de años, entonces la edad de la Tierra será fácilmente de miles de millones de años. Sin embargo, la religión sólo se ocupa del período de tiempo en el que el cerebro humano había evolucionado lo suficiente como para adquirir la capacidad de entender la religión. Si hubiera varios miles de Adanes nacidos en el transcurso de miles de millones de años, aun así esto no representaría la edad de la Tierra. Porque no es necesario que los cielos y la tierra hayan sido creados el mismo día en que nació el primer Adán. Sin duda, los cielos y la tierra habrían sido creados antes. Por lo tanto, tratar de averiguar cuánto antes fueron creados los cielos y la tierra antes del primer Adán es como andar a tientas en la oscuridad.         

Por lo tanto, no hay ninguna contradicción entre el punto de vista presentado por nosotros y el punto de vista presentado por el Dr. Mela Ram. Hay otras preguntas que me gustaría hacerle, pero quizás en otra sesión. Sin embargo, es un error decir que hay un choque entre la religión y la ciencia. La religión es la palabra de Dios y la ciencia es la obra de Dios; no puede existir ningún conflicto entre ambas. El Dr. Mela Ram ha explicado que, según sus investigaciones, la edad del mundo es de 20.000 millones de años. En esto, no vemos ninguna contradicción en la palabra y las acciones de Dios, el Exaltado. Sin embargo, si alguna vez llegamos a un punto en el que parezca que la palabra de Dios entra en conflicto con la obra de Dios, entonces consideraremos que, o bien nosotros, los creyentes, hemos cometido un error en la comprensión de la perspectiva religiosa, o bien los científicos han cometido un error. Entonces, una nueva investigación o una nueva revelación [es decir, la inspiración divina] arrojará nueva luz sobre ello y resolverá esa cuestión.

En segundo lugar, no estamos obligados a aceptar todas las teorías de la ciencia como exactas. Por ejemplo, si una persona afirma que visitó Lahore, es una posibilidad que la haya visitado, pero no es un hecho absoluto que realmente haya visitado Lahore. Es posible que no haya visitado Lahore y que esté mintiendo. El hecho de que alguien afirme que visitó Lahore no significa necesariamente que debamos aceptar su afirmación. Del mismo modo, muchas afirmaciones de la ciencia son sólo teorías, es decir, meras inferencias basadas en la lógica. Por lo tanto, si algo es lógicamente posible, no lo convierte en un hecho probado. Así pues, si una teoría científica entra en conflicto con la religión, pero la lógica y la sabiduría sugieren que es una posibilidad teórica, tenemos todo el derecho a decir que no estamos dispuestos a aceptar esta afirmación a menos que esté respaldada por pruebas categóricas y concluyentes, o hasta que la teoría científica esté respaldada por un punto de vista religioso.

En resumen, tanto si se piensa que la edad de la Tierra es de 30 millones de años como de 3.000 millones de años, esto no va en contra del concepto presentado por la religión. Esto se debe a que sabemos que el atributo de Dios “El Creador” [Khaliqiyyat] no es limitado. Dios, el Exaltado, ha estado aquí desde la eternidad y estará aquí para siempre. Él siempre ha sido el Creador y Su atributo de Creación es ilimitado. Si decimos que este mundo tiene 20 mil millones de años, esto limita el atributo de la Creación de Dios. El hecho es que 20 mil millones de años comparados con la eternidad es como comparar una gota de agua con un océano. Por lo tanto, si el atributo de la Creación de Dios, el Exaltado, es eterno, entonces no se puede calcular la fecha del origen de la tierra. Porque esto es una cuestión de cálculos inmensamente largos que se extienden incluso más allá de miles de millones y trillones de años. Si un matemático pasa toda su vida, desde el día de su nacimiento hasta el día de su muerte intentando calcular esto, todavía no sería capaz de derivar la fecha exacta. En mi opinión, es una pérdida de tiempo tratar de calcular la eternidad. Nuestro Dios es Eterno y Perdurable; Sus creaciones han estado con Él desde la eternidad. Esto se debe a que creer que hubo un tiempo en el que Dios estuvo ocioso va en contra de Su Majestad, y un dios ocioso no puede ser Dios. 

(Publicado, Al-Fazl, 25 de enero de 1947, pp. 1-3)

(Anwar-ul-Uloom, Vol 18, pp. 495-502)

NOTAS

1] “Admi” es una palabra urdu que se refiere a los humanos y ha sido tomada de la palabra “Adam” (Adán) para significar a los que le siguieron [Editor].  

2] Muhyiuddin ibn Al-‘Arabi,Al-Futūḥāt al-Makkiyyah, Vol. 3, p. 531, Beirut 1998

Momentos Inolvidables

¿Cómo puede el ayuno beneficiar tu salud?

Hoja informativa