Comunidad Musulmana Ahmadía Guerra

El llamamiento del Jalifato de la Comunidad Musulmana Ahmadía para la unión de los musulmanes: La solución a la problemática de Israel-Palestina

Ata-ul-Haye Nasir, Al Hakam

©Pixabay

Tras la vida de Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), los Jalifas de la Comunidad Musulmana Ahmadía  siempre han exhortado a los musulmanes a unirse para la victoria y la protección de los países y pueblos musulmanes y del islam en su conjunto. La necesidad de esta unidad se siente hoy más que nunca y los gritos por un Jalifato han sido escuchados por todos, incluso durante la actual crisis en Palestina.

Con las recientes atrocidades cometidas contra los palestinos, es una pena que los países musulmanes no se unan para hablar en su favor. Tampoco vemos ningún esfuerzo práctico por su parte para abordar la cuestión.

La OCI (Organización de Cooperación Islámica) consideró suficiente limitarse a “condenar” la brutal agresión de Israel contra el pueblo palestino, en una reunión de urgencia celebrada el 16 de mayo de 2021. Pakistán -cuyo primer ministro de Asuntos Exteriores, Hazrat Sir Zafrulla Khan (ra), se esforzó por la causa palestina en las Naciones Unidas- se ha limitado a aprobar una resolución de condena en su parlamento.

El actual conflicto ha puesto de manifiesto las diferencias entre los estados musulmanes. “Por primera vez en los numerosos enfrentamientos entre los dos enemigos, la unidad regional sobre quién tiene la culpa y qué debe hacerse para detener los combates se ha dividido”, informó The Guardian el 17 de mayo de 2021.

Algunos países de mayoría musulmana, como Turquía e Irán, se han pronunciado en contra de las atrocidades de Israel, pero los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Marruecos y Sudán, “que han normalizado recientemente sus vínculos con Israel, se encuentran ahora equilibrando sus nuevas relaciones contra ciudadanos que han expresado su ira por la violencia de Israel”, informó The Guardian.

Históricamente, el Jalifato Ahmadía instó de hecho a los musulmanes a unirse para proteger las tierras de mayoría musulmana, especialmente Palestina.

En febrero de 1939, cuando el gobierno británico organizó una conferencia de los países árabes en relación con la cuestión de Palestina, Hazrat Maulana Yalaluddin Shams (ra), un misionero áhmadi, invitó al virrey de La Meca y a los representantes de Palestina, Irak y Yemen a una cena en la que participaron 200 invitados, entre ellos el príncipe Faisal y muchos otros dignatarios.

Hazrat Mirza Bashiruddin Mahmud Ahmad, Jalifatul Masih II (ra) envió un telegrama que fue leído en inglés y en árabe. Huzur (ra) dijo:

Extienda la bienvenida en mi nombre a Su Alteza Real, Amir Faisal, y a las delegaciones de la Conferencia de Palestina y dígales que la Yama´at Ahmadiyya está totalmente en su apoyo y reza para que Dios Altísimo les conceda el éxito”. (Al Fazl, 16 de marzo de 1939, p. 2)

Al comentar los versos 22 a 26 de la Surah Saad, Hazrat Jalifatul Masih II (ra) declaró:

El Sagrado Corán ha declarado una profecía en estos versos, que es una similitud y una visión Divina con respecto a los Últimos Días. En ella, Dios Altísimo ha dicho que los pertenecientes a la progenie de David (as), o sus seguidores (que son tanto judíos como cristianos) poseerán el 99% del poder mundial, y por el contrario, los seguidores del Santo Profeta (sa) sólo tendrían el 1%. Incluso entonces, ellos [judíos y cristianos] conspirarían para ocupar también el 1% restante [de los musulmanes].

El Sagrado Corán menciona la palabra jilafat […]. Los europeos utilizan el término ‘Mandato’ para los países que han ocupado tras la reciente guerra [la Segunda Guerra Mundial], y el significado de ‘mandato’ es kifalat [autoridad]. Hoy en día, la misma palabra se utiliza para Palestina. Así que, en estos versos, se ha dicho que los cristianos y los judíos exigirán a los musulmanes que “nos entreguen también Palestina”. Ahora, el presidente [Harry] Truman [de EE.UU.] envía telegramas para que se permita a los judíos establecerse en Palestina […]”.

Hazur (ra) planteó una pregunta pertinente sobre por qué países como América, Australia e Inglaterra no estaban dispuestos a dejar que los judíos se establecieran en sus respectivos países, a pesar de tener grandes extensiones [de tierra] en comparación con la superficie de Palestina. (Al Fazl, 31 de octubre de 1945, p. 2)

En 1946, Hazrat Jalifatul Masih II (ra), tuvo una visión en la que Dios Altísimo le reveló que se avecinaba una época delicada para el islam y que los musulmanes debían unirse para hacer frente a ese problema. Escribió un artículo titulado Al-Inzaar (La Advertencia), en el que mencionaba su visión en detalle y aconsejaba a los musulmanes al respecto. Afirmó:

Este sueño divino nos ha llamado la atención sobre el asunto de que se acerca un momento muy delicado para el islam, y los musulmanes deben estar unidos en los asuntos mundanos y políticos. Y cada persona debe priorizar la unidad por encima de todos los demás asuntos porque la salvación de los musulmanes reside en esta [unidad]. Esto es algo muy difícil, no es fácil […]

Al narrar este sueño Divino, aconsejo a cada áhmadi que llame la atención de los musulmanes en sus respectivos círculos de que ‘vuestra división causará vuestra destrucción’. En esta coyuntura, vosotros [los musulmanes] debéis olvidaros de vosotros mismos, de vuestros pensamientos y de vuestros partidos y debéis esforzaros por unir a todos los que dicen ser musulmanes para la protección del islam, y debéis ignorar todas las diferencias […]

Creo que incluso ahora, si los musulmanes se reúnen para la unidad, en lugar de enfatizar las diferencias, entonces el futuro del islam no permanecerá oscuro“. (Al Fazl, 28 de agosto de 1946, p. 3)

Luego, durante su sermón del viernes del 30 de agosto de 1946, instruyó a la Comunidad para que rezara especialmente por el mundo musulmán. Afirmó:

Las circunstancias a las que se enfrentan los musulmanes hoy en día son muy sombrías. La identidad de los musulmanes en lugares como la India, Palestina, Egipto, Indonesia está en grave peligro […] Así que todos los miembros [de la Comunidad] deberían rezar especialmente en estos días. También hay que instar a los demás musulmanes [no árabes] a que empiecen a rezar, ya que no hay otro remedio para los musulmanes. Hasta que los musulmanes no se aparten de la mundanidad y la búsqueda del lujo y se unan para ofrecer todo tipo de sacrificios […] el éxito es imposible. (Al Fazl, 10 de septiembre de 1946, p. 2)

Dos años más tarde, cuando se estableció Israel el 14 de mayo de 1948, las conspiraciones relativas a Palestina surgieron abiertamente y en ese momento, Hazrat Jalifatul Masih II (ra) trató de despertar a la umma musulmana. Escribió una obra maestra, titulada Al-Kufru Millatun Wahidah y llamó a todos los musulmanes a unirse como uno solo.

Afirmó:

El día que fue profetizado por el Sagrado Corán y los hadices hace cientos de años; el día que fue profetizado en la Torá y los Evangelios; el día que se dijo que sería doloroso y peligroso para los musulmanes ha llegado aparentemente. Los judíos están colonizando a Palestina.

Estados Unidos y Rusia […] parecen estar en la misma página. Y extrañamente, ambos estaban unidos también en la cuestión de Cachemira […] Es extraño que las disputas de Palestina y Cachemira hayan surgido al mismo tiempo […]

Por lo tanto, llamo la atención de los musulmanes hacia este asunto para que comprendan este delicado momento y recuerden que hoy, el dicho del Santo Profeta (sa):

[El kufr es una nación] se está cumpliendo al pie de la letra.  (Al Fazl, 21 de mayo de 1948, p. 3)

Además, declaró:

El [mundo] árabe sabe que ahora los judíos están pensando en expulsar a los árabes de [la tierra de] Arabia […] Pero, ¿tiene el pueblo de Arabia alguna fuerza [para hacer frente a esto]? ¿Acaso este asunto pertenece sólo a los árabes?

Evidentemente, ni los árabes tienen fuerzas para esta competición, ni este asunto pertenece sólo a los árabes.

La cuestión no es sobre Palestina; es sobre Medina. La cuestión no es sobre Jerusalén; es sobre la propia Meca al-Mukarrimah. La cuestión no es sobre Zaid [A] o Bakr [B]; se trata del honor del Santo Profeta Muhammad (sa).

El enemigo se ha unido contra el islam, a pesar de sus desacuerdos [internos]. ¿No se unirá la [umma] musulmana a pesar de las miles de razones para la unidad?” (Ibid)

Luego, en relación con el impacto de Estados Unidos y Rusia, dijo:

La riqueza de Estados Unidos y los planes y engaños de Rusia, ambos están unidos contra los pobres árabes”. (Ibid)

Este artículo tuvo una gran repercusión en Siria, Líbano, Jordania y otros países árabes. Las emisoras de radio sirias emitieron su resumen y muchos periódicos árabes publicaron sus extractos, como Al-Yaum, Al-Akhbar, Al-Nasr y Al-Urdan.

Un famoso y respetado periodista de Irak, Al-Ustadh Ali al-Khayat Affendi, declaró en un artículo de su periódico, Al-Anbaa’:

Los gobiernos extranjeros siempre tratan de propagar el odio entre los musulmanes a través de consignas [de algunos otros musulmanes], y [tratan de instar] a algunas sectas a que se pongan de pie para objetar a los áhmadis y declararlos infieles […] Un representante del gobierno de un país extranjero, residente en Bagdad, me llamó para una reunión, y después de apreciar mi estilo de objeción, para halagarme, me pidió que empezara a plantear objeciones contra la Comunidad Qadiani en mi periódico, de manera hiriente, tanto como fuera posible, porque esta Comunidad estaba fuera [de los límites del] din (religión).

Esto sucedió cuando, en 1948, una parte de Tierra Santa fue dividida y entregada al gobierno sionista y se estableció el estado israelí. Y en mi opinión, la mencionada actividad de la embajada fue, de hecho, la reacción práctica de los dos tratados, que fueron publicados por la Comunidad Ahmadía durante el mismo año en que se dividió Palestina.

Un tratado se titulaba ‘Hay’atul Umami al-Muttahidati wa Qararu Taqsimi Falastina’, en el que se desvelaban las conspiraciones de las potencias coloniales occidentales y de los sionistas, en las que se planeaba entregar los puertos palestinos a los judíos.

El segundo tratado se publicó como ‘Al-Kufru Millatun Wahidah’, en el que se aconsejaba a los musulmanes que inculcaran la unidad perfecta”. (Akhbar Al-Anbaa’ [Bagdad], 21 de septiembre de 1954, con referencia de Mujallah Al-Taqwa, septiembre-octubre de 1989).

Así que, sólo por esta referencia, podemos entender fácilmente el impacto de la obra maestra de Hazrat Jalifatul Masih II (ra) y cómo creó una gran preocupación entre las filas de los poderes antimusulmanes.

Si la umma musulmana hubiera seguido su consejo y hubiera hecho un llamamiento a la unión del islam, los musulmanes nunca estarían en la situación en la que se encuentran ahora.

El 12 de diciembre de 1948, Hazrat Jalifatul Masih II (ra) pronunció una conferencia en la Facultad de Derecho de Lahore, titulada “El estado y el futuro del mundo islámico a la luz de la situación actual”. Durante la conferencia, afirmó que el futuro del mundo islámico era completamente seguro, siempre y cuando los musulmanes actuaran según los caminos del éxito que el Sagrado Corán nos había prescrito.

Hazur (ra) aconsejó a los países islámicos que disipen sus enemistades internas y establezcan relaciones comerciales entre sí. Añadió que el Sagrado Corán había declarado el Tabligh (predicación) como el mejor camino para el progreso del islam, por lo que los musulmanes debían prestarle atención. (Al Fazl, 14 de diciembre de 1948, p. 2)

Hazrat Jalifatul Masih II (ra) declaró en su discurso del 28 de diciembre de 1954:

En el pasado, [los musulmanes] habían perdido temporalmente la ocupación [de Palestina] dos veces y la han perdido ahora también. Y cuando decimos ‘temporalmente’, significa necesariamente que los musulmanes volverán a ir a Palestina y la gobernarán. Significa necesariamente que los judíos tendrán que volver a abandonarla y significa necesariamente que Dios Altísimo permitirá a los musulmanes derrotar todo este orden que se está estableciendo con la ayuda de la ONU y de Estados Unidos y permitirá de nuevo a los musulmanes establecerse aquí […].

Así pues, digo ‘temporalmente’ porque hay un mandato [coránico] ‘Mis siervos justos heredarán la tierra’ [Cap. 21: V. 106) […] Así pues, los ‘siervos justos’ de Dios Todopoderoso, el pueblo de Muhammad, el Profeta de Dios (sa), seguramente irán a este país [Palestina]. Ni las bombas atómicas y las bombas H de Estados Unidos pueden hacer nada, ni la ayuda de Rusia puede hacer nada. Este es el decreto de Dios, que se cumplirá finalmente, no importa cuánto poder ejerza el mundo”. (Anwar-ul-Ulum, Vol. 25, pp. 80-81)

Hazrat Mirza Tahir Ahmad (rh), tras ser elegido Jalifatul Masih IV el 10 de junio de 1982, envió un emotivo mensaje a la Comunidad Musulmana Ahmadía, en el que instaba a todos a rezar por los musulmanes palestinos.

Afirmó que había una herida en nuestros corazones que se hacía más aterradora, profunda y dolorosa cada día, y que era consecuencia de las atrocidades inhumanas que estaba llevando a cabo Israel contra el mundo musulmán.

Dijo que Hazrat Jalifatul Masih III (rh) sintió esta pena severamente durante los últimos días de su vida y al mencionar estas opresiones, se ponía tan afligido que uno podía ver el dolor en sus ojos.

Hazrat Jalifatul Masih IV (rh) instruyó a los musulmanes áhmadis:

Así pues, llamo la atención de todos los musulmanes áhmadis -hombres, mujeres, ancianos y niños- para que supliquen a Dios con gran fervor, para que Él tenga Misericordia de todos los que se asocian a nuestro maestro, el Santo Profeta Muhammad (sa)”. (Al Fazl, 13 de junio de 1982)

Luego, durante su sermón del viernes del 8 de marzo de 1985, Hazrat Jalifatul Masih IV (rh) declaró:

En cuanto a la lealtad de la Comunidad Musulmana Ahmadía a los intereses del islam y de los musulmanes palestinos, no es un hecho oculto ni una cuestión de los últimos tiempos […] La Comunidad Musulmana Ahmadía tenía una profunda conexión con los intereses islámicos de Palestina.

Los Jalifas de la Comunidad Musulmana Ahmadía advirtieron a los musulmanes de Palestina de todo peligro, y los mantuvieron al tanto, y presentaría toda la ayuda posible de la Comunidad Musulmana Ahmadía  para ellos”.

Y estos asuntos continúan incluso antes de la partición [del subcontinente indio]; incluso los periódicos Ahrari tuvieron que aceptar estos hechos. Han pronunciado de su boca y escrito con su pluma que ‘el amor mostrado por Mirza Mahmud Ahmad Sahib [ra] de Qadian por la gente del islam y el mundo islámico, se encuentra muy poco en otros lugares’.

Un periódico del Ahrar, Zamzam, que se dedicaba a la oposición de la Comunidad […] escribió en su publicación del 19 de julio de 1942: ‘En estas circunstancias […] el Imam Sahib ha mostrado tal amor por el islam con referencia a Egipto y a la Tierra Santa del Hiyaz que estamos muy en deuda con él y al expresar su preocupación, ha representado correctamente los sentimientos de los musulmanes’.

Ahora, observemos: si ellos [los musulmanes] encontraran alguna vez un portavoz de los musulmanes, sería un áhmadi. Consideraban que el líder de los áhmadis era el mejor portavoz [del islam]”. (Khutbat-e-Tahir, Vol. 4, pp. 224-225)

Luego, en su siguiente sermón del viernes del 15 de marzo de 1985, Hazrat Mirza Tahir Ahmad, Jalifatul Masih IV (rh) declaró:

Antes de que la Asamblea General de las Naciones Unidas tomara la opresiva decisión de dividir Palestina, ¿quién advirtió y alertó al mundo musulmán, creando una conmoción en los países árabes y no árabes por igual? Esa apasionada advertencia vino de Hazrat Jalifatul Masih II (ra)”. (Khutbat-e-Tahir, Vol. 4, p. 231)

Hazur (rh) continuó diciendo que Hazrat Mirza Bashir-ud-din Mahmud Ahmad (ra) escribió un panfleto de gran alcance y lo hizo circular en abundancia, en el que decía:

Les digo que hoy, ni América es su amiga, ni Rusia es su amiga. Han formado una conspiración mutua contra el islam. Han olvidado sus propias enemistades debido a la enemistad del islam y se han unido. ¿Tiene el mundo islámico algún sentido del honor? ¿No poseen el amor por el islam que les permitiría olvidar su animosidad hacia los demás y unirse?

Hazur (rh) añadió que cuando se aprobó esa decisión de dividir Palestina, Hazrat Musleh-e-Maud (ra) escribió otro artículo en el que describía los pasos que debían dar los musulmanes para ayudarles a ganar de nuevo la batalla perdida. (Ibid)

Durante su sermón del viernes del 11 de enero de 1991, Hazrat Jalifatul Masih IV (rh) instruyó a los musulmanes áhmadis a rezar especialmente para que Dios guíe al mundo musulmán. Afirmó que los países musulmanes deberían tener en cuenta los intereses de la umma musulmana en su conjunto, en lugar de proteger únicamente sus propios intereses. Añadió que si los países árabes no eliminan sus diferencias internas, no habrá paz en este territorio y, finalmente, Israel surgirá como una potencia mayor que nunca, y ninguna potencia árabe musulmana podrá pensar en actuar contra Israel. (Khutbat-e-Tahir, Vol. 10, pp. 32-33)

Hazrat Amir-ul Mu’minin, Jalifatul Masih V (aa) también ha llamado la atención de la umma musulmana hacia la unidad y les ha aconsejado regularmente que para la eliminación de las miserias actuales, los musulmanes deben unirse y enfrentarse a los oponentes del islam como un frente unido olvidando todas las disputas internas.

Durante su sermón del viernes del 23 de noviembre de 2012, Hazrat Jalifatul Masih V (aa) dijo:

[…] El ataque de Israel a los palestinos se debe a las diferencias y la desunión entre los musulmanes. No hay ningún país islámico en el que no se violen todos los valores morales debido a las diferencias religiosas o políticas, o en el que no se creen horribles historias de opresión de unos contra otros. Como resultado, de un modo u otro, estamos asistiendo a la opresión [de los musulmanes] unos contra otros […] Es mi deseo que los musulmanes entren en razón y estén unidos”. (Khutbat-e-Masroor, Vol. 10, p. 719)

Luego, durante su sermón del viernes del 25 de julio de 2014, Hazur (aa) afirmó que los países musulmanes no tenían unidad ni consenso. Los gobiernos oprimían a sus pueblos. No solo faltaba unidad, sino que también había una opresión generalizada.

Hazur (aa) añadió que el resultado de esta falta de unidad y consenso era que los no musulmanes también tenían el valor de hacer lo que querían contra los musulmanes y por eso Israel estaba ahora matando brutalmente a palestinos inocentes. Si hubiera existido unidad entre los musulmanes, no habría existido tal opresión. (Khutbat-e-Masroor, Vol. 12, pp. 453-454)

Recientemente, durante su sermón de Eid-ul-Fitr del 14 de mayo de 2021, Hazrat Amir-ul Mu’minin, Jalifatul Masih V (aa) instruyó a los musulmanes áhmadis a rezar especialmente por los palestinos que están sufriendo mucho. Dijo:

Hoy debemos rezar sinceramente por el pueblo palestino, que actualmente es objeto de graves crueldades. En los últimos días, cuando fueron a rezar a la mezquita de Al Aqsa, fueron brutalmente atacados y golpeados por las autoridades estatales. Asimismo, se les está obligando a abandonar Sheikh Jarrah, un pequeño barrio, que es su propia tierra”.

Y continuó:

La policía [israelí] está utilizando gases lacrimógenos y balas y ahora han comenzado los ataques aéreos. Dicen que están atacando a sus enemigos y militantes, pero en realidad se están produciendo crueldades horribles e injustas y se está atacando a civiles inocentes. También se ha informado en los medios de comunicación de que la policía israelí ha negado a los heridos el acceso a la ayuda médica y al tratamiento.

Y añadió:

Que Dios se apiade de los oprimidos y lleve a los opresores ante la justicia […] Que el pueblo palestino encuentre líderes que lo guíen por el buen camino. 

Ciertamente, los países musulmanes deberían unirse y desempeñar su papel para proteger a los palestinos y a otros musulmanes que están siendo oprimidos en el mundo. Sin embargo, el mundo musulmán está dividido y hay una falta total de unidad entre las naciones musulmanas.

Ciertamente, en este caso, los países musulmanes no han mostrado la reacción que deberían tener. Han hecho declaraciones débiles, mientras que si se hubieran reunido todos y hubieran hecho una declaración conjunta, habría tenido un impacto mucho mayor y habría tenido mucho más peso.

Por lo tanto, la umma musulmana debe comprender la necesidad urgente de la unidad para poder mejorar su situación. Pero para ello, sólo hay un camino y es aceptar al Imam de la época -el Mesías Prometido- y su Jilafat.

Hazrat Jalifatul Masih (aa) es el líder que puede conducir a la umma musulmana hacia la prosperidad y las victorias. Que Dios el Todopoderoso guíe a la umma musulmana. Amin.

Fuente: https://www.alhakam.org/the-ahmadiyya-khilafats-call-for-muslim-unity-the-solution-to-israel-palestine-issue/

Etiquetas

Momentos Inolvidables

¿Cómo puede el ayuno beneficiar tu salud?

Hoja informativa