Comunidad Musulmana Ahmadía

El Corán y las Monjas

Emotiva historia contada por Aeysha Nusrat Jahan, hija de Amatul Matin y Sayed Mahmud Ahmad Nasir, un misionero que fue enviado a España en 1982; a su vez es hija de la difunta Amatul Matin Sahiba, hija de Su Santidad Segundo Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía, hijo del Mesías Prometido (as); lo que la convierte en bisnieta del Mesías Prometido (sa).

Por Aeysha Nusrat Jahan, Holanda

El mes de julio tiene un profundo significado en mi memoria, el 22 de julio para ser exactos. Este día siempre me lleva de regreso a esa cálida tarde de julio de 1982, cuando puse mi vista sobre ese hermoso edificio nuevo y brillante que sería mi hogar durante los próximos cuatro años. Había escuchado mucho sobre este lugar e incluso había visto su foto en una postal, pero no me di cuenta de su verdadero significado hasta aquel momento. Los terrenos estaban llenos de aldeanos locales, los hombres a un lado y las mujeres y niños conversando y jugando en el otro. Recuerdo que me sentí extremadamente tímida, pegada a mi madre, mientras la multitud de mujeres y niños se congregaban cuando salíamos del coche. 

¡Hola! 

¡Buenas tardes! 

¿Cómo te llamas? 

Más tarde me familiarizaría con esas frases, pero esa tarde de julio no tenían mucho sentido para mí.

Lo primero que noté fueron los interminables terrenos alrededor de la mezquita. Esa tierra, y todos sus 6.000 metros cuadrados, había sido adquirida dos años antes por instrucciones de Su Santidad Mirza Nasir Ahmad (rh), el tercer sucesor del Mesías Prometido (as); quien tenía un ardiente deseo de construir una mezquita en España. Él mismo había puesto la primera piedra de esta mezquita el 9 de octubre de 1.980. De hecho, fue en ese mismo día y lugar que le dio a la Comunidad el lema “Amor para todos, odio para nadie”: seis palabras que desde entonces se han convertido en la definición del carácter de una verdadera comunidad islámica. A principios de 1.982, nombró a mi padre, Sayed Mahmud Ahmad Nasir, un devoto vitalicio de la Comunidad Musulmana Ahmadía, como el primer imám y misionero a cargo de la mezquita Bashrat. Tuve el privilegio de acompañarle a él y a mi madre cuando partieron para servir en España.

Ese día, una niña junto a sus padres, se embarcó en una nueva aventura que cambiaría su vida.

Para una niña de ocho años, esa primera noche en una tierra nueva fue muy abrumadora. El nuevo edificio no era más que una estructura, todo lo demás tenía que hacerse y solo faltaba un mes y medio para la ceremonia de inauguración. El edificio y el terreno a su alrededor estaban ubicados en la zona rural de Andalucía, donde incluso las comodidades básicas eran de difícil acceso. Incluso el agua no era apta para el consumo humano y tuvo que ser transportada desde el pueblo en botes. Ese día, una niña junto a sus padres, se embarcó en una nueva aventura que cambiaría su vida. Una aventura que crearía experiencias y recuerdos tan profundos de devoción, sacrificio y perseverancia en su mente que los recordaría y los apreciaría décadas después.

Y así, comenzó nuestra aventura. ¡Fue una tarea gigantesca! ¡Todavía no puedo creer cómo se hizo a tiempo! La mezquita necesitaba ser pintada, incluso muebles básicos, accesorios y mobiliario tenían que ser comprados; sillas, camas, ollas y sartenes, incluso había que comprar vajilla básica. Incluso los baños y los sistemas de desagüe aún no se habían instalado completamente. No teníamos medios de transporte. El pueblo más cercano estaba a 30 kilómetros de distancia: solíamos coger el autobús que iba a Córdoba y pasábamos todo el día allí bajo el calor del verano, haciendo las compras para la mezquita. ¡Muchas de las tiendas mayoristas o de fábrica estaban cerradas durante el verano y las que estaban abiertas cerraban sus puertas para la siesta durante las horas calurosas de la tarde! Los tres descansaríamos a la sombra de los árboles en los parques de Córdoba. Por la tarde regresábamos en el último autobús, cargando grandes bolsas cuesta arriba, de regreso a la mezquita.

El mayor obstáculo fue el hecho de que ninguno de nosotros podía hablar una sola palabra de español y nadie allí podía entender o hablar inglés. A veces tendríamos que actuar o dibujar lo que necesitábamos. ¡Era un juego continuo de adivinanzas tontas que provocaría ataques de risa para ambas partes! Aunque en ocasiones los comerciantes se enojaban mucho con nosotros!

Éramos tan solo un puñado de musulmanes en todo el país y, naturalmente, la gente estaba un poco aprensiva e inquieta cuando nos acercamos a ellos. Pero con la ayuda de Dios y las plegarias, la determinación y la devoción de las personas que me rodeaban, todo se completó milagrosamente a tiempo. Mi madre tenía un don especial para la contabilidad y sobresalía en habilidades de organización: se ocupaba de las cuentas y se aseguraba de que se adquirieran todos los artículos básicos necesarios para la mezquita y las oficinas adjuntas. Ella sola se encargó de la preparación de la comida para todo el próximo evento. Encontramos a Ramón, un carnicero de un pueblo vecino, que venía por las tardes después del trabajo; cabras y ovejas eran sacrificadas ante nuestros ojos, desolladas, y luego a mi madre le guiaba sobre cómo cortar la carne. Esto llevaba varias horas cada noche. Luego comenzaba el proceso de cocción, cocinaba grandes cantidades de comida toda la noche y las congelaba. Para cuando ella terminaba de trabajar, era hora de que Fallr (oración del amanecer). Dormía tan solo un par de horas después de Fallr, para volver a levantarse para seguir con los quehaceres del día siguiente.

Hay algo que me gustaría compartir aquí, que siempre me ha acompañado como lección.

Hay algo que me gustaría compartir aquí, que siempre me ha acompañado como lección. Como mencioné anteriormente, mi madre estaba ocupada preparando comida para los invitados. Todo sucedía a mi alrededor, sin embargo, nuestras propias comidas eran muy simples. Un día mi padre se dirigió a mí y me dijo en urdu:

¡Aicha! Ye jamaat ke khanay tiyaar ho rahe hein, tum ne en ki taraf dekhna bhi nahee!” 

“[¡Aicha! Esta comida se está preparando para los invitados de la Comunidad; ¡tú ni siquiera debes mirarla!]”. 

Puede sonar duro para algunas personas, pero estoy eternamente agradecida con él, ya que me dejó con una lección de por vida de que todo lo que pertenece a la Comunidad debe manejarse con mucho cuidado y nunca usarse sin permiso, ni se debe sentir ningún derecho sobre los asuntos de la Comunidad.

¡Recuerdo que solo unos días antes de la inauguración fuimos a la ciudad con alguien que nos ofreció el uso de su coche y trajo treinta gallinas vivas en el asiento trasero!

Los días pasaron rápidamente y fui testigo de la unificación del lugar cuando se completaron los trabajos de pintura, tubería y carpintería, se colocaron alfombras, se colgaron lámparas y algunos muebles esenciales comenzaron a llenar la casa.

Esperábamos la llegada de muchos miembros mayores de la familia del Mesías Prometido (as) a España para esta ocasión histórica, por lo que mis padres hicieron todo lo posible para que la casa fuese lo más cómoda posible. ¡Cómodo no significaba lujoso en absoluto! De hecho, ¡se habían ordenado muchas colchonetas y los invitados dormían alegremente sobre ellas en suelo! Mi madre, Amatul Matin, es hija de Su Santidad Mosleh Mawud (ra), el segundo califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía, y mi padre es hijo de Su Santidad Mir Mohammad Ishaq (ra), un respetado erudito y hermano menor de Su Santidad Nusrat Jahan Begum Sahiba (ra), la esposa del Mesías Prometido (as). Para ellos, era aún más significativo que todos los invitados del Mesías Prometido (as) fuesen atendidos lo mejor posible. Noté que, aunque estos ancianos eran en sí mismos grandes pilares de la nobleza, eran los huéspedes menos quisquillosos de la historia. Comenzaron a ayudar de cualquier manera que pudieran, preparando el té o el desayuno, lavando los platos, incluso barriendo el suelo.

Alrededor de cinco mil personas asistieron al evento, de las cuales dos mil eran musulmanes áhmadis que se habían reunido allí desde todos los rincones del mundo para presenciar esta ocasión especial.

Por fin, llegó el día en el que el convoy de Su Santidad Mirza Tahir Ahmad (rh) llegó a través de las puertas de la mezquita. Es un poco borroso para mí ahora, ¡pero el ambiente estaba lleno de tanta emoción! Creo que era demasiado joven para darme cuenta de la ocasión trascendental de la que estaba formando parte. Cientos de personas se habían reunido en los terrenos de la mezquita para recibir a Su Santidad (rh).

Finalmente, llegó el día tan esperado: 10 de septiembre de 1982. Alrededor de cinco mil personas asistieron al evento, de las cuales dos mil eran musulmanes áhmadis que se habían reunido allí desde todos los rincones del mundo para presenciar esta ocasión especial. El resto eran invitados españoles y prácticamente todo el pueblo de Pedro Abad. El ambiente estaba cargado de emociones de gratitud y no había un ojo seco sin lágrimas en la casa. Su Santidad Mirza Tahir Ahmad (rh) había pronunciado un sermón increíblemente emotivo. La finalización de esta mezquita después de setecientos años de la expulsión de los musulmanes de España no fue un evento ordinario, y, por supuesto, aquel promotor de esta visión y que tanto había deseado y rezado fervientemente por ese día ya no estaba con nosotros (Su Santidad Mirza Nasir Ahmad, el tercer Jalifa (rh). En su sermón, Su Santidad (rh) le rindió un tributo increíblemente emocional. Todos se felicitaban como lo harían los miembros de una familia en esta hermosa ocasión histórica.

Su Santidad (rh) estaba muy feliz con todos los arreglo, gracias a Dios. Había dado instrucciones previamente de que todos los invitados tenían que hacer sus propios arreglos de comida durante estos días. Uno o dos días después de la inauguración, Su Santidad (rh) matuvo una reunión con representantes de la Comunidad de todo el mundo. De hecho, esta fue la primera reunión de escala internacional a la que asistieron varios cientos de personas. Mi padre recuerda que después de su desarrollo, Su Santidad (rh) le preguntó a la audiencia: 

“¿Koun koun yahan khana khae ga? [¿Quién comerá aquí?]”

¡Y todos los miembros de la audiencia levantaron la mano! Todos los elogios pertenecen a mi amado Dios porque bendijo la comida preparada por mi madre tanto que todos los asistentes pudieron disfrutar de la comida en la mezquita.

A medida que continúo quitando las flores del ramo de mi memoria, puedo estar revelando tantos pétalos pequeños, cada uno con su propia fragancia única, cada uno grabando una profunda impresión en mi alma. Algunas son historias de devoción y trabajo arduo, otras de pura perseverancia, pero a través de los años todas han cimentado mi creencia de que las innumerables bendiciones de Dios logradas, incluso como hija de un misionero, superan con creces cualquier adversidad que alguna vez hayan tenido que enfrentar.

La escuela estaba dirigida por monjas católicas, conocidas en español como las monjas, y yo era la única niña ni española ni católica.

Después de la inicial montaña rusa de eventos, las cosas se volvieron más tranquilas, pero más silenciosas. Me inscribí en una escuela local llamada el convento del corazón sagrado para niñas en Pedro Abad, nuestra aldea. Como la escuela era firmemente católica, llamada Santa Rafaela María. Mi padre estaba preocupado y me sentó para asegurarme de que no participaría en ninguna práctica religiosa u oración. También me explicó el hecho de que solo había un Dios y que no era un hombre y que ningún hombre podía alcanzar los poderes de Dios. 

La escuela estaba dirigida por monjas católicas, conocidas en español como las monjas, y yo era la única niña ni española ni católica. Eran tan conscientes de las instrucciones de mi padre que se aseguraron de que no asistiera a la misa semanal, ni a la práctica del coro, e incluso si, sin saberlo, me unía a alguna actividad religiosa, me detendrían ellos mismos. Más tarde, a medida que crecía, la escuela me permitió modificar el uniforme escolar para adaptarme a mi deseo de vestir modestamente.

Aprendí español muy rápido. La madre superiora dijo a mis padres que para el tercer día de colegio ya hablaba es español con mis compañeras de clase. Las niñas estaban intrigadas, ya que nunca habían visto a alguien que no fuera de origen español; y me solían pedir que les hablara en mi lengua, el urdu y en inglés, y se partían en risas. Otra cosa que aprendía muy rápidamente fue a jugar a la goma. Me encantaba. Me gustaba tanto jugar que cuando regresaba de casa después del colegio, solía atar la goma a dos sillas, y me ponía a jugar yo sola. Todavía recuerdo, la canción que solíamos cantar… “escribe a máquina, a más color, y verás la cara de tu profesor.”

Mi educación no se hizo en lo que considero la forma “habitual”.  Mis padres se centraron en inculcar una fuerte convicción en mi fe y construir mi persona. Las oraciones y una conexión real con Dios eran, por supuesto, el foco principal. Recientemente, mi padre me narró una  historia de cómo sin haber visto nunca nevadas recé a diario para verlas a medida que se acercaba el invierno. Ese año nevó y los lugareños informaron que había nevado después de diecisiete años más o menos. Se aseguraron de que había hecho conexión con Dios y que Él había respondido mis oraciones.
Recuerdo una vez que estuvimos en Córdoba durante el día y mi padre me recordaba que debía ofrecer mis oraciones. Seguí retrasándolas y luego las olvidé, y cuando volvimos a casa tarde esa noche, me dijo: 

“Ahora ve y ofrece todas las oraciones de tu día. Seguí recordándotelo y no las ofreciste. “

Todavía recuerdo haber hecho todas las oraciones del día sintiéndome bastante molesta conmigo misma, ¡pero fue una lección bien aprendida! 

En mis caminatas a la escuela, solía hacerles a mis padres todo tipo de preguntas. Recuerdo que una vez leí que los humanos son “achraf al majluqát” [los humanos son la más noble de todas las criaturas] y le pregunté a mi padre qué significaba. Debe haberme respondido brevemente, pero lo suficiente como para satisfacer mi pregunta, pero recuerdo que su sermón del siguiente viernes se basó en ello.

Otra cosa que a mis padres les gustaba hacer era hablar frecuentemente con sus mayores. Esto significaba que aprendí de sus personalidades y formé un vínculo con ellos incluso sin haberlos conocido.

Recuerdo que solían enseñarme lecciones extraordinarias en muchas de las cosas mas cotidianas. Por ejemplo, si comenzaba a llover mientras brillaba el sol, me solían decir que Dios, está mostrando dos señales de Su poder (Qudrat) al mismo tiempo, por lo que es el tiempo para invocar bendiciones en el Santo Profeta Muhammad (sa), (Durood Shareef).

La mezquita se encuentra al borde de una gran carretera en dirección norte, conocida como la Carretera de Madrid. Mi padre solía barrer los pasillos interiores y exteriores de la mezquita todos los días, ya que solían acumular mucho polvo. Como la mezquita estaba en un área elevada visible desde millas, muchas personas pasaban a visitarnos. Algunos días teníamos cientos de visitantes. Estos incluían familias, pero también grandes grupos de escolares que también venían a visitar la mezquita. En una de estas visitas, un grupo de chicas le preguntaron a mi padre: “Hemos escuchado que su hija asiste a la escuela católica local aquí. ¿Qué pasa si ella decide hacerse cristiana cuando crezca? A esto, mi padre respondió: 

“Me entristecería mucho, pero la fe es un asunto del individuo, no hay coerción en la religión según el islam.”

A veces le preguntaban a mi madre sobre su velo y ella les explicaba las enseñanzas del islam y la lógica detrás del pardah (el velo). 

En ese momento, no había mas áhmadis vivieran en Pedro Abad. En algunos días había uno o dos hombres que se unían a mi padre en las oraciones, en otros me llamaba desde la casa para unirme a él para rezar. Su Santidad Mirza Nasir Ahmad (rh), el tercer Jalifa, con motivo de la ceremonia de fundación de la Mezquita Basharat, había ordenado a los miembros de la Comunidad que fortalecieran los lazos de amistad con ellos y eso es lo que mis padres intentaron hacer. Naturalmente, mi madre era mucho mejor en esto, ya que se relacionaba con las damas locales regularmente durante sus salidas de compras al pueblo. Charlaban de forma casual y, a pesar de su vocabulario limitado, ¡se entendían perfectamente y de alguna manera lograron compartir chistes también!

Recuerdo que mi madre se pasaba horas con sus amigas del pueblo admirando sus bonitas habilidades de encaje y costura. La tía Mariana era una muy buena amiga de mi madre. Se formó una amistad muy fuerte entre ellas desde el primer día. De hecho, un día después de llegar allí, recuerdo claramente que entraba por las puertas de la mezquita, con dos botes llenos de agua y dijo, he traído agua para vosotros, pues durante el fin de semana no vais a poder conseguir agua para beber. Tía Mariana solía decirme, “piensa que soy tu abuela”. Solía visitarnos muy frecuentemente, así como también solíamos ir a su casa. Un día, durante su visita, se enteró de que mi cumpleaños era al día siguiente. Nosotros no solíamos celebrar los cumpleaños, y mi madre se lo explicó. Pero ella seguía convencida de que tenía que preparar una fiesta de cumpleaños para mí, y ¡así lo hizo! Ella invitó a mis compañeros del colegio, e incluso compró una tarta. Creo realmente que es gracias a Dios mismo, Quien puede crear estos bonitos lazos de amistad entre gente de tan diferente cultura y religión. Tía Mariana murió tristemente cuando yo solo contaba con once años. Pero sentí como si hubiera perdido a alguien muy cercano a mí. Que Dios tenga Misericordia de ella.

Aquella fue una de las mejores experiencias de mi vida.

También recuerdo que había una finca en la parte trasera de la mezquita, donde solían plantar algodón y girasoles. Los dueños de la finca solían recoger el algodón durante el tiempo de su cosecha. Me encantaba verlos a través de la verja. En una ocasión, muy amablemente me llamaron y me dejaron ayudarles a recoger el algodón. Me pusieron un saco en mi cintura y me enseñaron a cómo hacerlo. Aquella fue una de las mejores experiencias de mi vida.

También tuve algunas aventuras emocionantes con mi padre, donde me pidió que le ayudara a matar serpientes que a menudo se deslizaban desde los interminables terrenos de la mezquita. Me enseñó a golpear la parte posterior de la cabeza de la serpiente y decapitarla con un golpe rápido de un palo. Esto fue útil cuando un día me encontré cara a cara con un par de serpientes y las maté sin la ayuda de mi padre. Los terrenos no eran parcelas cubiertas de hierba sino llenas de arbustos espinosos silvestres. Ratas y serpientes deambulaban libremente. Un año tuve dos pollitos como mascotas y los llamé Tutti y Frutti. Los mantuve dentro de la casa, pero a veces las puertas debían mantenerse abiertas debido al calor. En algún momento una rata entró a la casa y atacó y mató a Tutti, después de unos días Frutti murió de tristeza. Esta fue probablemente mi primera experiencia de ver la muerte y aún recuerdo que mi madre y mi padre tuvieron que consolarme durante meses.

Una vez, con motivo del Id (fiesta musulmana), vino un equipo de fotógrafos de la red de televisión regional de Andalucía e hicieron un informe de noticias sobre nuestras celebraciones. ¡El Id era una ocasión tan simple! Después de las oraciones, caminábamos un par de millas a través de los huertos de olivos de olores fragantes hasta las orillas del río Guadalquivir; solíamos llevar comida con nosotros para todos los miembros de la Comunidad (apenas un puñado) para así disfrutar todos juntos del picnic.

La entrevista fue publicada en la página principal con el título: “el Corán y las Monjas”.

La mezquita Basharat está ubicada fuera del pueblo y solía llevarme quince minutos caminar a la escuela. Una mañana, mientras caminaba hacia la escuela, un conductor de furgoneta se detuvo y me preguntó dónde estaba cierta plaza y se la señalé, para aquel entonces, mi acento andaluz era ya bastante fluido. Me preguntó: “No pareces española, ¿de dónde eres?” Le dije que era la hija del imám de la Mezquita. Resultó ser periodista para el Diario 16, un popular periódico en todo el país. Contactó con mi padre y organizó una entrevista conmigo en la escuela. Durante la entrevista, me hizo preguntas sobre ser una estudiante musulmana en una escuela predominantemente católica, y comentó sobre lo bien que me adaptaba a mi entorno. 

Una de sus preguntas fue, que cuantos idiomas podía hablar. Le dije que hablaba, inglés, urdu, español y también podía leer árabe, ya que sabía leer el Corán. Me hizo dibujar un mapa de España en la pizarra y dijo los nombres de las ciudades que tuve que señalarlas en el mapa. 

La entrevista fue publicada en la página principal con el título: “el Corán y las Monjas”.

En otra ocasión viajamos a Madrid y participamos en la emisión de la celebración del año nuevo en una estación de radio, en la que recité una parte del poema “hamdo sana usi ko” del Mesías Prometido (as).

Hay muchas ocasiones en las que nos encontramos viajando, o por las calles, y en ocasiones fotógrafos nos tomaban fotos sin que nosotros lo supiéramos; y al día siguiente nuestra foto aparecía en el periódico regional.

Los fines de semana, cogíamos algunos libros y folletos de la Comunidad Musulmana Ahmadía e íbamos a las aldeas y pueblos cercanos para su distribución. Mis padres a menudo notaron que mientras estábamos parados en las esquinas distribuyendo folletos, a veces las personas no aceptaban un folleto de las manos extendidas de mi padre, pero aceptaban uno de mi o de mi madre. Y si se negaban a aceptar uno de mis padres, definitivamente los aceptaban de mí. Nunca vimos uno de nuestros folletos arrojados en la calle.

En uno de estos viajes, llegamos a un lugar donde vimos a mucha gente reunida para mirar algo. Estaba cerca de un antiguo castillo. La curiosidad nos venció y detuvimos el coche y nos bajamos. De repente, todas las personas reunidas allí comenzaron a mirarnos a nosotros y a mi madre en particular. De hecho, se filmó una película histórica y los espectadores pensaron que éramos parte de la película. ¡Hubo tanta conmoción que incluso el director y el equipo dejaron de filmar para echarnos un vistazo!

Muchos pequeños recuerdos preciosos están brotando y estableciéndose en los pliegues de mi conciencia. Al recordar y recordar estos preciados recuerdos, no puedo evitar estar agradecida a Dios Todopoderoso y las bendiciones y oraciones de Su Santidad (rh) que nos mantuvieron en pie durante esos años. A veces, para una niña, fue una experiencia muy solitaria, ya que Pedro Abad era en aquel entonces un lugar muy aislado. No tuvimos un teléfono durante mucho tiempo, e incluso cuando lo teníamos, las llamadas tenían que reservarse con anticipación y, a menudo, se desconectaban o eran de mala calidad. Recuerdo claramente que cuando falleció la hermana mayor de mi padre, no recibimos la noticia hasta muchos días después. En aquellos días, las cartas de mi abuela materna eran de hecho una bendición, ya que nos escribía regularmente y nos mantenía al día con las noticias familiares.

Recuerdo que solíamos recibir visitantes de todo el mundo y nos emocionábamos mucho al tenerlos e igualmente tristes cuando se iban. 

Mi colección de sellos que atesoraba y que lamentablemente tuve que dejar cuando nos mudamos también fue el resultado de cientos de correspondencias entre personas de diferentes partes del mundo y nuestra mezquita. 

La segunda gira de Su Santidad (rh) a España fue en octubre de 1985. Esta vez fueron Su Santidad (rh), su familia y los miembros de su seguridad privada. Se celebró un evento en los terrenos de la mezquita con Su Santidad (rh), al que asistieron unos pocos miles de invitados españoles. Durante este viaje, tuvimos la suerte de acompañar a Su Santidad (rh) en algunos viajes de turismo.

Hay una tradición especial en España, que cada ciudad y pueblo tiene una fiesta anual llamada la feria.

A principios de 1986, mi hermano se casó en Pakistán y no pudimos asistir. Es comprensible que fuera un momento difícil, especialmente para mi madre. Casi al mismo tiempo hubo un brote de varicela y sufrí mucho una fiebre extremadamente alta. En ese momento solo había un médico en el área que visitaba a Pedro Abad una vez cada dos semanas y, por alguna razón, no volvería a visitar el pueblo por varias semanas. Recuerdo que tenía fiebre tan alta que estaba delirando. En ese momento, mis padres se sentaban conmigo recitaban oraciones y me ponían las toallas húmedas. Más tarde me dijeron que en un momento mi temperatura había subido a 41°C y habían perdido la esperanza de que sobreviviera.

Hay una tradición especial en España, que cada ciudad y pueblo tiene una fiesta anual llamada la feria. Solía ​​esperar y ahorrar para los juegos todo el año. Un año, unos días antes de la feria, mi madre me contaba cómo solía coser ropa para mis hermanos. Yo me quejé y dije: “¡no me has cosido nada!” Sin que yo lo supiera, fue al mercado y compró algo de tela y, a pesar del dolor en su muñeca, ¡hizo dos hermosas túnicas y pantalones a juego e incluso accesorios para el cabello ! Se quedó despierta para coser toda la noche y me sorprendió con ellos la mañana de la feria cuando me desperté, ¡allí estaban! Dos hermosos atuendos nuevos colgando, todo listo para mí.

Cuando recuerdo el tiempo que pasé allí, me veo como aquella niña que corría detrás de la pelota, anhelando la compañía de sus hermanos mayores, sin pensar mucho en los sentimientos de sus padres que habían dejado a sus hijos por el bien de su educación. También veo a mi madre tarareando los versos del Mesías Prometido (as), llenos de oraciones por su progenie mientras realizaba las tareas domésticas diarias. En ese momento dos de mis hermanos estaban en Pakistán y los otros dos vivían en los Estados Unidos. En aquel entonces la familia estaba dividida en tres continentes, como lo es ahora. Mis padres seguían hablando de la infancia, los gustos y disgustos de sus hermanos, sus travesuras infantiles y sus historias divertidas. Creo que fue tanto para ellos como para mi la forma de mantener mi corazón conectado con ellos.

También recuerdo como me despertaba mientras mi padre cantaba la plegaria del despertar con una voz melodiosa. Y después de que él se fuera, me preparaba rápidamente, ofrecía mis oraciones y volvía a la cama fingiendo dormir para poder engañarle cuando regresara, solo para escucharle decir en tono de broma: 

Sotay huay logoun ke kaan hiltay hein tum jaag rahi ho

“Tus orejas no se mueven, si estuvieras realmente dormido tus orejas se moverían”.

No importa cuánto lo intente, mis orejas no se movían.

Recuerdo había una canción que solía escuchar cuando veíamos el programa para niños. Decía algo como: “ no quiero dormir, no quiero comer, venga señor lobo venga; no vengas no vengas ya va dormir ya va comer; Mi padre solía cantarme esta canción cuando no quería irme a la cama. Incluso ahora, años y años después, aún lo recuerda.

También veo cómo se formaban los lazos más fuertes cuando mi madre y yo colocábamos un pedazo de alfombra afuera en el sol de invierno y leíamos libros de chistes en urdu mientras comíamos pipas y, al mismo tiempo, aprendíamos a coser. Las únicas puntadas que realmente logré fueron las puntadas en mis costados por estar leyendo libros de chistes. Fue entonces cuando mi madre me presentó las historias de Hatam Taee, Sheikh Saadi y muchos otros cuentos populares en urdu. Creo que fue cuando mi amor por la lectura comenzó en serio. Estoy eternamente agradecida a mi abuela, que solía enviarme libros en urdu desde Pakistán, y el amigo de mi padre, Saqi, que solía enviarme paquetes de libros en inglés desde Inglaterra.

Cuando salía de la mezquita por última vez con un corazón roto y ojos llorosos en una mañana de primavera de 1986, recuerdo haber sentido cuánto me había enamorado y apreciado la absoluta especialidad de ese lugar, y me sentí muy afortunada de haber sido bendecida con la oportunidad de haber vivido una vida extraordinaria en ese lugar en ese momento inolvidable.

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario