Espiritualidad

Aceptación de la oración: Empleo

© Pixabay

Por Anne-Marie Ionescu, Médico, Reino Unido.

La oración forma uno de los 5 pilares fundamentales del islam al que todos los musulmanes practicantes se comprometen de forma regular. Forma una línea invisible de comunicación con Dios cuando buscamos su cercanía y su ayuda para cualquier asunto.

Como médico practicante en el Reino Unido, disfruté mucho de mi trabajo con los pacientes y mis colegas, pero había llegado el momento de formar una familia. Así que decidí poner mi trabajo a un lado y centrarme en la crianza de los niños antes de volver a trabajar.

Sin embargo, me preocupaba que al tomarme este tiempo con tan sólo 2 años de experiencia desde que me gradué de la facultad de medicina, no tendría muchas oportunidades de alcanzar ciertos  logros,  como la publicación  en revistas de medicina; lo que haría más difícil conseguir un trabajo más adelante.

Traté de obtener algún tipo de trabajo extra para poner en mi currículum durante el tiempo que me dedicaba a la crianza de los hijos.

Hice varios intentos de conseguir publicaciones, paneles y presentaciones para prepararme para ese momento, ya que no tendría ninguna  otra oportunidad de trabajar en el campo de la medicina. Tras un año de intentos, aún no había conseguido publicar nada.

Me di cuenta entonces de que todo éxito,independientemente del asunto, viene sólo dado por Dios. A veces se intenta trabajar muy duro, como lo hice yo, para ganar el éxito mundano, pero ese éxito nunca llegará a menos que tu confianza en Dios esté por delante de tus intenciones.

Entonces llegó el bendito mes de Ramadán. Un mes en el que los musulmanes ayunan durante el día y aumentan las prácticas espirituales para nutrir su apego a Dios y ayudar a deshacerse de los malos hábitos así como reducir su necesidad por deseos mundanos. 

Las oraciones que se realizan seriamente después de un día de ayuno y trabajo parecen adquirir una cualidad más poderosa y mágica. En algunas de estas oraciones pedí que Dios se ocupara de mi trabajo por mí, durante el tiempo que me concentraba en los niños y que me ayudara a conseguir algunas publicaciones u otras cosas útiles que pueda tener en mi currículum vitae para ayudarme a conseguir un trabajo más adelante. 

Así lo dejé en manos de Dios y me limité por el momento a no buscar ninguna oportunidad por mí misma. Después de unas semanas, sorprendentemente,  surgieron oportunidades en las que mis asesores y colegas querían que me  involucrase en sus proyectos. En menos de un año, Dios me había proporcionado 2 publicaciones en una prestigiosa revista médica, 5 pósteres médicos y 3 presentaciones, una de las cuales fue nominada para un prestigioso premio en medicina.

Me di cuenta entonces de que todo éxito,independientemente del asunto, viene sólo dado por Dios. A veces se intenta trabajar muy duro, como lo hice yo, para ganar el éxito mundano, pero ese éxito nunca llegará a menos que tu confianza en Dios esté por delante de tus intenciones.

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario