Al-Andalus España

Todo lo que necesitas saber sobre Córdoba en 7 minutos

El equipo de Review of Religions viaja a Córdoba, al sur de España para dar a conocer a nuestros lectores la riqueza y el esplendor de esta bella ciudad, que llegaría a ser la capital de referencia cultural en Europa de la Edad Media. A su vez es considerada Patrimonio de la Humanidad, y sería el centro del califato durante la época musulmana en la península ibérica, así como punto de referencia para intelectuales, pensadores y filósofos de la época.

Hay muy pocos lugares en el mundo que pueden presumir de ser capital de una provincia romana, capital de un estado árabe, y un califato. Hoy tenemos la fortuna de estar en uno de estos sitios.  ¡Bienvenidos a Córdoba!

Córdoba es una ciudad que alberga unos 350,000 habitantes y es la capital de la provincia de Córdoba, situada en el centro de Andalucía, al sur de España. Siendo un gran punto de referencia cultural en Europa, esta antigua ciudad ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad y contiene una mezcla de las diversas culturas que se asentaron aquí a lo largo de la historia.

Tal esplendor es palpable en la riqueza intelectual de la ciudad, que ha vivido el nacimiento de figuras como Seneca, Averroes u Maimónides. El casco histórico de Córdoba, una hermosa red de pequeñas calles, callejones, plazas y patios encalados dispuestos alrededor de la Mezquita, que refleja la importancia de la ciudad en el mundo islámico durante la época medieval.

Estamos en la mezquita de Córdoba. La principal atracción turística de esta ciudad y un edificio que no te puedes perder. Famosa, entre otras cosas, por sus columnas con capiteles de franja rojas y blancas, nos recuerda a la gloria y la importancia de esta ciudad en la época medieval.

Construida en el año 786 como una mezquita, la estructura se expandió varias veces bajo el

dominio musulmán de Córdoba, sin dejar de ser fiel al diseño original. Tras la Reconquista cristiana de Córdoba en 1236, el centro de la mezquita fue reconvertido en una catedral.

En la actualidad a pesar de la presencia de la catedral, la mayor parte de la estructura original de la mezquita aún permanece notablemente bien conservada.

Al acercarnos a la Mezquita, lo primero en percibir es el enorme campanario en el lado norte del edificio que se cierne sobre los edificios circundantes. Construido en el siglo XVII, la torre reemplazó a un minarete previamente edificado en ese lugar.

En el exterior del edificio, el muro adquiere la apariencia de una fortaleza, con un elaborado conjunto de arcos de estilo morisco y ventanas espaciadas.

Al atravesar una de las puertas, se hace entrada al Patio de los Naranjos, que fiel a su nombre contiene un bosque de naranjos, plantados en filas simétricas, que hacen similitud al bosque de columnas dentro de la mezquita. Una gran fuente situada en el medio baña de agua el patio a través de finas canalizaciones que se extienden por el patio. Haciendo el lugar apacible con vistas impresionantes.

Frente a la entrada del edificio, se encuentra el mihrab, un espectacular arco decorado con escritura árabe y era hacia donde los musulmanes miraban cuando realizaban sus oraciones. Una vez en el pasado, en esta mezquita, decenas de miles de personas pudieron rezar a la vez en este lugar, arrodillados en extensas alfombras que cubrían el suelo de mármol frente a este decorativo y esplendoroso mihrab.

A la entrada a Córdoba nos encontramos el Puente Romano. Un puente que data de la época romana, construida sobre el río Guadalquivir, en el primer siglo a.C. Este puente una vez fue el cruce principal sobre el río de aguas profundas, asegurando la importancia de Córdoba para la región.

El Alcázar de Córdoba era una antigua fortaleza visigoda sobre la cual en el siglo VIII se construyó la residencia del califato de Córdoba. Además, después de la reconquista, también se utilizó como residencia de Los Reyes Católicos Isabel y Fernando.

Uno de los muchos lugares de encanto de la ciudad, es la Calle de las Flores, (Cerca de la mezquita, al lado de la torre). Es una hermosa calle estrecha, llena de flores con una maravillosa plaza pequeña al final y excelentes vistas de la Torre de la Mezquita enmarcada por los edificios que la rodean.

En el barrio judío, nos encontramos la sinagoga. De pequeñas dimensiones, pero muy bien conservada, es una de las tres que quedan en España. La estructura fue construida en 1315 y consta de una sola habitación pequeña y cuadrada con techos altos y un hermoso yeso decorativo mudéjar que adorna sus paredes.

Medina Azahara, es uno de los principales yacimientos arqueológicos medievales que existen en España y en Europa, tanto por su importancia histórica como por su extensión. De hecho, lo que se ve actualmente no es más que el 10% de toda la ciudad.

Medina Azahara es la forma en castellano de su nombre en árabe, Medina Al-Zahra, que significa la ciudad brillante. Fue mandada construir por el Califa Abderramán III, a unos ochos kilómetros al oeste de Córdoba, y fue en el año 945 cuando se trasladó aquí la corte del califa.

Esta sería en su día, la capital de al-Ándalus, el territorio controlado por los musulmanes en la Península Ibérica desde principios del siglo VIII hasta mediados del siglo XI.

La magnífica ciudad blanca, construida en la ladera de la colina en la base de Sierra Morena, albergó el palacio del Califa en el punto más alto, y fue diseñada para ser vista por sus súbditos y embajadores extranjeros desde kilómetros de distancia.

Detrás de mi podéis ver los arcos que componen el gran pórtico, por donde se cree que hacían entrada las comitivas que venían a visitar la ciudad de los reinos cristianos del norte de la peninsular del imperio romano germánico de Bizancio y del Magreb, que visitaba la ciudad y descubrieron su esplendor y además transmitían por el mundo la imagen de una ciudad poderosa impresionante para el viajero.

En la actualidad, tras los trabajos de restauración y recopilación se construyó el museo, donde se pueden observar y apreciar los grandes tesoros que albergó en el pasado la rica y elegante Medina Azahara.

La mezquita de Basharat fue inaugurada el 10 de septiembre de 1982 en Pedro Abad, en la provincia de Córdoba por el cuarto califa de la comunidad musulmana Ahmadiyya.

Lo que la hizo ser la primera mezquita construida tras el final de la presencia musulmana en la península ibérica a finales del siglo XV.

Dicha mezquita se edificó con el propósito de ser un modelo de paz y de integración siguiendo las enseñanzas del islam. Como tal es un centro desde de donde se realizan eventos, simposios de paz y convenciones para dar el conocer las especificas enseñanzas islámicas.

Etiquetas

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario