Adoración Politeísmo

La adoración antigua del sol

Desde tiempos inmemoriales, el hombre en su persistente búsqueda del Ser Divino, atribuyó poder y veneración a elementos de la naturaleza tales como cometas, estrellas u otros fenómenos. En este artículo ilustramos cómo fueron los inicios de la humanidad en esa búsqueda y cómo se inició la consecuente adoración del Sol, una tradición que incluso ha llegado hasta nuestros días.

Faizal Ahmed, Reino Unido

© Pexels

Todas las religiones en el mundo que han sido reveladas divinamente apuntan a una sola deidad omnipotente. Incluso las creencias tradicionales y la mitología parecen apuntar a la adoración de una sola deidad en sus orígenes. Sin embargo, también podemos observar tradiciones politeístas que parecen haber evolucionado a partir de una erosión del monoteísmo. La naturaleza del hombre todavía anhelaba la necesidad de un creador poderoso y encontraba consuelo en las deidades creadas en su propia mente.

Cuando el hombre observaba eclipses, cometas, meteoritos y otros fenómenos, a veces relacionaba estos elementos extraordinarios y poderosos con deidades sustitutas. Algunas personas antes del tiempo de Abrahamas habían comenzado a adorar al Sol y a las estrellas considerándolas un gran poder. Incluso hoy en día, se celebra el solsticio de verano el 21 de junio y marcado por festividades paganas en algunas partes del mundo.

© Pixabay

El Sol y la antigua espiritualidad

A lo largo de la historia han existido muchas tradiciones espirituales antiguas que florecieron, incorporando diferentes entendimientos del Creador y de los cuerpos celestes.

Objetos como las estrellas, los planetas, la Luna, el Sol, los cometas y los meteoritos eran fuente de asombro y admiración. De manera similar, la gente se maravillaba al observar ciertos eventos como los eclipses y la aurora boreal y otras fuerzas de la naturaleza. Si bien todos estos objetos siguen siendo tan impresionantes como lo fueron en la antigüedad, los grandes avances en la ciencia implican que estamos constantemente expuestos a nuevas investigaciones sobre los cuerpos celestes. Por lo tanto, ya no nos asombramos al escuchar que se ha descubierto una nueva estrella o galaxia, mientras que el hombre antiguo habría mirado al cielo y se hubiera quedado perplejo ante los objetos que no podía ni alcanzar ni comprender.

La arqueología ha desenterrado muchas estructuras antiguas alineadas con los cuerpos celestes que sugieren firmemente la idea de que esas personas adoraban las estrellas, el Sol y la Luna. Algunos ejemplos son el Stonehenge en el Reino Unido, que es un antiguo círculo de piedras con una historia marcada de espiritualidad, y las pirámides de Egipto y México.

Las piedras en Stonehenge están alineadas con la aparición del Sol en el horizonte en los solsticios de verano e invierno cuando se mira desde el centro sobre la punta de la piedra del talón con su parte superior justo a la altura del horizonte. En ese momento, hace cinco o seis mil años, los líderes sociales habrían utilizado su conocimiento del ciclo solar y el calendario como fuente de poder y riqueza, particularmente si podían dirigir a las masas sobre cuándo sembrar y cuándo cosechar.

En el antiguo Egipto, aunque es probable que las dinastías tempranas de los gobernantes fueran monoteístas, con el paso del tiempo, el Sol adquirió una gran importancia en la religión de los egipcios y en el rango del faraón. Algunos de los jeroglíficos representan al faraón con el sol en la cabeza, el gran Amon-Ra. Amon, o Amun fue considerado como el creador supremo, mientras que Ra era el antiguo dios del Sol, por lo que los dos se combinaron como Amon-Ra.

El gran complejo de templos de Karnak en el Nilo parece estar orientado en dirección al solsticio de verano a través de la sala hipóstila y la sala de festivales adyacente. Gerald Hawkins afirmó con certeza  en su trabajo que hay evidencia de que el templo se había alineado con el Sol de verano, y que el complejo del templo contenía “himnos de alabanza a ese dios que aparece al amanecer”. (Devereux, p.164) De hecho, uno de los templos en el sitio de Karnak (cerca de la ciudad moderna de Luxor) lleva el nombre de Ra-Hor-Akhty, un antiguo nombre egipcio que se puede traducir como el “Sol brillante en el horizonte”.

En el culto egipcio, Horus es el Sol naciente, Ra es el Sol del mediodía y luego Osiris (dios de los muertos) es el Sol moribundo o poniente. Algunos comentaristas incluso vinculan a Horus, Ra y Osiris con el concepto de la Trinidad cristiana (Gordon, p.657). Uno de los faraones egipcios más conocidos fue Amenhotep IV, que eliminó a los muchos dioses del reino y le dijo a sus compatriotas que adoraran a un solo dios, representado por el disco solar conocido como aten, e incluso cambió su nombre por el de Akhenaton. Después de su muerte, Tutankhaten, quien se había casado con una de sus hijas, le sucedió, y volvió a las antiguas tradiciones y cambió su nombre por el de Tutankamón. (Hagen, p.47)

Los romanos y los griegos también habían establecido su propio panteón de deidades e intercambiaron dioses con otras culturas. Entonces, tal vez como un gesto político de colaboración, Alejandro Magno estableció a Ammon-Zeus, un creador híbrido para satisfacer a las culturas griega y egipcia y su obsesión con el Sol. (Gordon, p.32)

En América Central y del Sur, las culturas antiguas de los aztecas y los mayas también dependían en gran medida en la adoración de los cuerpos celestes y desarrollaron calendarios bastante complejos. Sus templos, como el famoso complejo de Machu Picchu en Perú, también se han asociado con un culto religioso inca dedicado a la adoración del Sol. El sitio tiene varias piedras que se usan como postes de guía conocidos como Intihuatana (lit. ‘picota del Sol’) que fueron utilizados por los incas para marcar el solsticio de invierno, el festival inca de Inti Raymi. Algunos comentaristas describen este antiguo festival como un intento de atar el Sol para evitar que se mueva hacia el norte y que los días fuesen más cortos.

Cerca de la ciudad de México, el antiguo sitio de Teotihuacan parece estar alineado con el cúmulo de estrellas conocido como las Pléyades, que anunciaban el día en el que el Sol estaba en su punto más alto en el cielo (el cenit). De hecho, las dos grandes pirámides presentes llevan el nombre del Sol y la Luna. Los aztecas también se deleitaban con la adoración y el apaciguamiento del Sol y realizaban felizmente sacrificios humanos para renovar las energías fallidas de su dios Sol Huitzilopochtli. (Elaide, p.149)

En toda África, muchas tribus adoptaron como dioses a elementos naturales como el río, la montaña, la Luna y el Sol, pero a menudo se consideraba que eran manifestaciones del gran dios creador, y por lo tanto este panteón debe verse en un contexto diferente.

Muchas otras culturas en Europa y Asia describieron a su creador como el Sol que da a luz a las estrellas, por ejemplo, los mitos asociados con Apolo, Baal, Marduk, Yhi y Phoebus.

Las civilizaciones antiguas en muchas partes del mundo se maravillaron con el Sol, la Luna y las estrellas debido a su distancia, poder y ciclos regulares. Sin embargo, académicos como Bastian en el siglo XIX y luego Frazer a principios del siglo XX advirtieron que la adoración al Sol no era un fenómeno global, sino que prevalecía más en México, Perú, Egipto, Asia y en la Europa primitiva. (Eliade, p.124)

Abrahamas y los Signos Celestiales

El profeta Abrahamas creció en una sociedad politeísta y su gente buscó a su Creador en la naturaleza que los rodeaba, pero sin satisfacción, como leemos en el Corán:

Cuando la noche lo cubrió, vio a una estrella. Dijo: “¡Éste es mi Señor!”. Mas cuando desapareció, dijo: “No me gustan los que desaparecen”. Cuando vio a la luna levantarse con su clara luz, dijo: “éste es mi Señor”. Pero cuando se puso, dijo: “Si mi Señor no me guía me contaré ciertamente entre los hombres que se extravían”. Y cuando vio al Sol levantarse con su esplendorosa luz, dijo: “éste es mi Señor, éste es el más grande”. Pero cuando se puso, dijo: “¡Oh, pueblo mío!, no soy en verdad responsable de lo que asociáis a Dios”; “He dirigido mi rostro hacia Él, el Creador de los cielos y la tierra, estando siempre inclinado ante Dios y no siendo de los que asocian otros dioses a Dios.” (Sagrado Corán,  6: 77-80)

Estos versículos ilustran hasta qué punto la sociedad en ese momento (hace unos 4.000 años) había caído en la adoración de los cuerpos celestes. La percepción que se le dio demuestra que comprendía que los cuerpos que se ubicaban debajo del horizonte no podían ejercer su influencia continuamente sobre el hombre, mientras que el Creador era (y es) Omnipresente. Los versículos muestran cómo Abrahamas usó sus argumentos para mostrar a su gente la futilidad de sus antiguas creencias, ya que él había recibido la revelación directa; no se dio el caso de que Abrahamas había estado buscando a tientas a su Creador a través de este proceso. Esto se refuerza en un versículo posterior en el mismo capítulo:

Ése es el argumento que dimos a Abrahamas frente a su gente.” (Sagrado Corán, 6:84)

El calendario judío

Los judíos y los musulmanes remontan sus orígenes al linaje de Abrahamas. Habiendo servido a los egipcios durante generaciones, incluso después del advenimiento de Moisésas para liberarlos de la esclavitud, los judíos aun así volvieron a los ídolos e imágenes. Gradualmente, sin embargo, el monoteísmo fue restablecido a través de los profetas.

El calendario judío se denomina calendario lunisolar porque se basa en el calendario lunar, que es más corto que el calendario solar de 365 días. Su calendario está lleno de eventos clave de la historia judía que están asociados con temporadas particulares, por ejemplo, Pesaj o Pascua, que se celebra en la primavera (la Pascua cristiana coincide con esta), por lo que se aplican correcciones cada pocos años para garantizar que los calendarios lunar y solar se puedan sincronizar.

El cristianismo y el Sol

El cristianismo surgió del judaísmo y, por lo tanto, todos los primeros cristianos judíos (los judíos que habían aceptado a Jesúsas como su Mesías) eran monoteístas. Sin embargo, vivían en el contexto de otras civilizaciones, como los romanos, griegos, egipcios y persas, todos los cuales tenían sus propias culturas influyentes. Cuando los cristianos intentaron distanciarse políticamente de los judíos, y también intentaron ganar aceptación en Europa, su teología a veces se fusionaba con la cultura local en detrimento del cristianismo.

Un ejemplo clave de esto fue la interacción del cristianismo con el Imperio Romano en las creencias romanas tradicionales. Los romanos habían estado persiguiendo a los cristianos y despreciaron a los judíos que habían derrotado en Jerusalén alrededor del 70 E.C. Querían que todas las razas de su imperio rindieran homenaje al Emperador y a los dioses y diosas romanos. A lo largo de tres siglos, gradualmente los cristianos comenzaron a asociar a Jesúsas con el dios romano Sol Invictus al representar a Jesúsas como teniendo un halo solar alrededor de su cabeza al igual que Sol Invictus, y al adoptar el día santo de su dios, el 25 de diciembre, como la fecha clave para el cristianismo, celebrada erróneamente como el nacimiento de Jesúsas.

A principios del siglo XVII, el cristianismo tuvo que debatir sobre la posición del sol en el universo con científicos como Galileo. La visión ortodoxa de la iglesia en ese momento era que el hombre era la figura central y, por lo tanto, la tierra debía estar en el centro del universo y el universo debía girar alrededor de la tierra. Galileo fue condenado por sus creencias “científicas”, que parecían estar en desacuerdo con las creencias religiosas ortodoxas. La ciencia moderna ha demostrado que la visión científica es la correcta.

El impacto a largo plazo del uso cristiano de un calendario solar es que sus festividades se asocian más con las estaciones en las que tienen lugar que con los eventos en los que se basan. Además, el legado de la asociación con el Sol Invictus si es que el cumpleaños de Jesúsas se celebra el 25 de diciembre, que solía ser el solsticio de invierno hace 2.000 años. Es importante tener en cuenta que el propio Jesúsas no habría reconocido algunas de las innovaciones que más tarde se convirtieron en parte del cristianismo, ya que él era un judío practicante.

© Pixabay

Solsticio de verano

El 21 de junio marca el solsticio de verano, el día más largo del año en el hemisferio norte, después de lo cual los días comienzan a acortarse.

En sitios como el Stonehenge en el Reino Unido, los paganos celebran anualmente una fiesta en la que cantan himnos a la tierra y el cielo, y se podría suponer equivocadamente que el sitio ha albergado prácticas druídicas durante miles de años pero, en realidad, la adoración druida del verano en Stonehenge solo se remonta a 1905.

El punto de vista islámico del sol

El mensaje del Corán y del islam fue revelado al hombre hace más de catorce siglos y establece claramente un contexto monoteísta en el cual los cuerpos celestes han sido creados y siguen los caminos establecidos por Dios.

Los tiempos de oración se establecen de tal manera que el hombre está en oración antes del amanecer, después del mediodía y después del atardecer, para evitar cualquier connotación de orar “al” Sol. Se evitan los momentos en el que el Sol está saliendo, está en su punto más alto al mediodía y cuando se está poniendo, para eliminar cualquier apariencia de adoración al Sol. Igualmente, el calendario islámico se basa en el calendario lunar, que es diez días más corto que el calendario solar. A primera vista, esto puede parecer insignificante, sin embargo, el impacto de celebraciones como Eid y Ramadán en diferentes épocas del año en diferentes periodos impide su asociación con una temporada y mantiene el enfoque en el significado y la importancia del propio festival. No hay una asociación estacional regular con Eid como con la Navidad en algunas culturas.

En el islam, los cuerpos celestes se reconocen en el contexto de la creación del universo y, por lo tanto, el adorador cambia su atención: de los seres celestes visibles hacia la fuerza Creativa que los coloca allí y establece sus caminos orbitales, algo que algunas sociedades antiguas posiblemente habrían malinterpretado por ignorancia.

© Pixabay

Conclusión

Se le ha dado al Sol una importancia extraordinaria en la cultura humana primitiva, posiblemente porque los líderes sociales usaron su conocimiento de las estaciones para mantener su poder y estatus a través de la ignorancia de las masas.

Es la religión divina la que siempre le ha dado al hombre el conocimiento del contexto adecuado para su lugar en el universo y su relación con su Creador. Es la religión la que confirmó a la humanidad que todas las características y fuerzas poderosas observadas en la tierra, en el cielo y los fenómenos, se originan de ese mismo Creador y todas observan las mismas leyes de la naturaleza (la ciencia). A través de la religión, el hombre ya no se basa en las reliquias e ídolos o en sustitutos de Dios, sino que lo hace a través de una relación directa con su Creador mediante la oración.

Traducción del artículo en inglés “Ancient Sun Worship”, The Review of Religions.

Referencias:

  1. Patrones en la religión comparativa, Mircea Eliade, Sheed & Ward 1993.
  2. La Enciclopedia de Mitos y Leyendas, Stuart Gordon, Headline Books 1993.
  3. Secretos de lugares antiguos y sagrados, Paul Devereux, Brockhampton Press, Londres 1993.
  4. Ciudades antiguas, edición especial de Scientific American, 1994.
  5. El Libro Egipcio de los Muertos, E. A. Wallis Budge, Cassel & Co, Londres 2001.
  6. Egipto: gente, dioses, faraones, Rose-Marie y Rainer Hagen, Taschen, Koln, 2002.

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario