Islam Mujer Podcasts

La figura de la mujer en el islam

¿Por qué las mujeres están siendo oprimidas en países musulmanes? ¿Es la religión islámica la culpable de este trato retrógrado? o, ¿es debido a otros factores?

Podcast de la semana

¿Por qué las mujeres están siendo oprimidas en países musulmanes? ¿Es la religión islámica la culpable de este trato retrógrado? o, ¿es debido a otros factores? 
En el programa de hoy les traemos un auténtico e interesante debate sobre la figura de la mujer en el islam, de el trato hacia la mujer y cuáles son sus derechos dentro de esta religión, la cual ocupa la segunda posición con mayor número de seguidores en el mundo.

Haz clic aquí para escuchar el podcast:

LA FIGURA DE LA MUJER EN EL ISLAM podcast con Marisa y Humda

Transcripción

-MARISA: Bienvenidos a todos nuestros oyentes, a un nuevo podcast de la revista Review of Religions en Español. Os habla María Isabel Losa, y hoy estoy muy bien acompañada, por Humda Karim, residente en Canadá y colaboradora de la revista Review of Religions, y  traductora, entre otras muchas cosas. Bienvenida Humda al podcast de hoy.

-HUMDA: Muchas gracias Marisa, y saludos a todos  nuestros oyentes hispano hablantes que nos escuchan.

-MARISA: Bueno el tema del podcast de esta semana, yo diría es un tema muy relevante. Es un tema trascendente. Y de gran repercusión en la actualidad. ¿Por qué? En las últimas décadas hemos podido observar que se están creando ciertos prejuicios y conceptos erróneos en relación al islam, que están mancillando la imagen de esta religión. Y en cierto modo, para aquellos que no tengan un contacto con el islam, se puede crear dudas. Por ejemplo los ciertos movimientos yihadistas, los ataques terroristas en nombre de Dios, que obviamente no representan la religión, y la discriminación de los derechos de la mujer. Y para aquellos que lo desconocen, pues inevitablemente se crea esa imagen negativa respecto a los musulmanes. Entonces, adentrándonos más en estos malentendidos, existe una área, en especial, dónde se ha creado una imagen modificada y distorsionada. Algo que podría considerarse como un prejuicio presente en las sociedades de hoy en día, y en especial en los países de occidente. Estoy hablando de la figura de la mujer en el islam y de lo que las musulmanas representan en la sociedad actual. Por ello, hemos creído oportuno la realización de este podcast, en este tema tan candente…y hemos creído es siempre necesario escuchar la otra parte de esta historia, escuchar a las musulmanas, y comprobar por ellas mismas, qué es lo que islam ofrece a la mujer. ¿Si es cierto esa imagen que existe de que están mal valoradas? ¿Que no tienen voz ni voto y que están confinadas en las casas? Para ello, contamos hoy con Humda, quien a su vez es musulmana, y colaboradora de la revista Review of Religions en Español. Humda, dime algo, en verdad, vayamos a la base de la religión, ¿cómo considera el islam la figura de la mujer? ¿Cómo es posible que en países musulmanes de hoy en día, las mujeres parece que están viviendo en el siglo XII? Viven en un estado totalmente retrógrado. Cuéntanos.

HUMDA: En primer lugar, es necesario aclarar una cosa muy importante. Por una parte tenemos lo que el islam establece y por otro lado está la práctica, a veces incluso anti islámica, de algunos susodichos países musulmanes. En el islam, es decir basándonos en las enseñanzas del sagrado Corán y el ejemplo del Profeta Muhammad, el hombre y la mujer son iguales, y existen versos del Corán que lo atestiguan. Por ejemplo, en el Capítulo 16, versículo 98, el Sagrado Corán dice: “A quien actúa con justicia, sea hombre o mujer, y sea creyente, le concederemos en verdad una vida pura; y ciertamente le daremos su recompensa de acuerdo con lo mejor de sus obras”. Por otro lado con la llegada del islam se implantaron derechos para la mujer que no existían previamente: como el derecho al divorcio, al heredar y al trabajo y a tener una independencia económica. En relación al derecho a tener una propiedad o unas ganancias el Corán nos dice: “Los hombres tendrán una parte de lo que han ganado, y las mujeres tendrán también una parte de lo que han ganado” (4:33) En cuanto al derecho a heredar: “A los hombres le corresponde una parte de lo que dejen sus padres y parientes cercanos; y a las mujeres también les corresponde una parte de lo que dejen sus padres o familiares cercanos” (Sagrado Corán 4:8) En cuanto al derecho al divorcio, tenemos un ejemplo claro, en la época del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) se dio un caso donde al parecer estaba a punto de producirse un casamiento entre dos personas. La chica no estaba de acuerdo con tal compromiso, y ello se expuso la queja delante del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) y entonces él aconsejó que se finalizara el proceso, y dejó como ejemplo que siempre para una unión de casamiento, es necesario la aprobación por parte de ambos. El islam otorga estos entre otros derechos a la mujer, siendo que estos derechos fueron incluidos en muchos países por ejemplo en Europa o en EE.UU en el siglo diecinueve o vente. 

MARISA: Entonces, como tú muy bien has dicho, porque si esto es una parte esencial de la religión, ¿por qué en los países musulmanes no se lleva a cabo como se debería? ¿Por qué vemos a la mujer sin la posibilidad de realizarse tal, se le ve recluida, tapada, forzada y obligada a estar en la casa?

HUMDA: Bueno, es como todo, en todas las religiones, en todas las enseñanzas, con el tiempo se pierden, o se transforman, los humanos la cambian, se abandonan incluso. Y si estudiamos todos los movimientos religiosos sucede lo mismo. Es una dejadez de esas enseñanzas que hace se dejen de lado, se pierdan y no se lleven a cabo. Pero ello es una minoría. Y no se debe generalizar o pensar que ciertas prácticas de dichos países representan el islam, porque en realidad no lo es. Algunos ejemplos son: la mujer no debe ser obligada a cubrirse; no debe ser obligada a casarse con quien no quiere; el burka por ejemplo, el cubrirse el rostro, no es algo que exige islam, es parte de la cultura de ese país y no de la religión; no debe estar recluida en la casa, si quiere estudiar o emprender un negocio tiene la libertad de hacerlo. La mujer musulmana no tiene por qué suministrar los gastos de la familia en el hogar, el hombre es quien posee responsabilidad y ella disfruta de sus bienes sin necesidad del permiso del marido. La mutilación genital no es una práctica dentro del islam, aunque se cree que lo es, no es así, y por ejemplo es practicada en algunos países musulmanes. Igual que la lapidación, tampoco es una práctica que está reconocida por el Sagrado Corán. Por lo que estas son prácticas realizadas en países musulmanes pero que no tienen conexión con el islam, pero por ignorancia conectamos ambos juntos.

MARISA: Pues es lamentable lo que me comentas. Que esos derechos estén ahí, y no puedan ser aprovechados por las mujeres musulmanas. ¿No existe algún tipo de movimiento, de unión por parte de los expertos en islam, o no se alguna forma de que se recuerde a los musulmanes como se debería respetar y tratar a la mujer musulmana? No sé de alguna manera, ¿sacar a la luz esas enseñanzas para que estén visibles de nuevo?

HUMDA: ¡Estaba a la espera de que me preguntaras eso! Si, si, que lo hay. Durante la época del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), ya se comentó que esto sucedería. De hecho lo profetizó él mismo, y dijo que llegaría un momento en el futuro, donde los musulmanes dejarían de practicar el auténtico islam, es decir que las verdaderas enseñanzas no se practicarían tal y como se debería. Y de hecho podemos ver esto en la actualidad. El extremismo, los ataques yihadistas, la crueldad personificada por muchos musulmanes usando el islam como excusa. Obviamente eso no representa islam y está ocurriendo lo que ya se dijo pasaría. Pero no todo es negativo, a su vez el Profeta Muhammad dijo (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), que cuando eso sucediera con islam, cuando sucediera esa crisis, por así decirlo, Dios no abandonaría a la humanidad, si no que Dios mandaría a un profeta, a un reformador, un mensajero, con el fin de  revivir las enseñanzas del islam, recobrar esa esencia, purificar y encauzar a los musulmanes en las correctas prácticas.

MARISA: ¡Bueno pues está claro, estamos en situación de emergencia!

HUMDA: Sí, es cierto. El profeta, a quién se hace referencia como el Mesías Prometido, ya ha venido y ha comenzado ese proceso de renacimiento del islam. Dentro del islam fundó, lo que se conoce la Comunidad Musulmana Ahmadía, con el fin de purificar el islam, de seguirlo  tal y como debe ser practicado. Tal y como lo enseña el sagrado Corán y como nos dejó el ejemplo del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él). Todos los seguidores de esta comunidad, la cual posee el índice de crecimiento más alto dentro del islam, son quienes siguen y practican estas puras enseñanzas. Se llaman así mismo áhmadis, y como ya te podrás imaginar, las mujeres musulmanas, sí que disfrutan y viven de acuerdo con las enseñanzas del islam.

MARISA: Bueno creo que la mejor manera de demostrar la teoría es con el ejemplo. ¿Cómo podemos ver que en verdad las mujeres musulmanas tienen derechos? ¿Qué hacen, en realidad estudian, se desarrollan profesionalmente? ¿Pueden hacer doctorados, estudiar en universidades de renombre? Dinos… ¿qué posibilidades poseen las mujeres musulmanas, que posibilidades les da realmente islam?

HUMDA: Por supuesto. Pueden, y de hecho estudian, carreras, doctorados, emprenden sus propios negocios, forman parte de la sociedad en muchas y beneficiosas maneras. Son médicos, enfermeras, abogadas, científicas, profesoras, y la lista continúa. De hecho para ilustrarte un poco más, e ilustrar a los que nos escuchan te traigo 3 ejemplos de tres mujeres musulmanas, que nos sirven para ilustrar cómo en verdad el islam empodera a las mujeres, les da libertades y derechos, y rompen con los prejuicios o ideas preconcebidas que tenemos acerca del islam y acerca de la mujer en el islam

MARISA: ¡Comencemos pues!

HUMDA: Si comenzamos primero con Fariha Khan . Fariha Khan, nació en Pakistán donde estudió su licenciatura de medicina en la Universidad de Punjab, y desde entonces ejerce como médico de familia, contando con más de 18 años de experiencia en el campo. Durante la última década ha colaborado con la Comunidad Musulmana Ahmadía, desempeñando diferentes funciones, llegando a ser la vicepresidenta del comité́ de mujeres de la Comunidad Musulmana Ahmadía en Reino Unido. Hace unos meses, fue elegida como presidenta de dicho comité, en la que asume una gran variedad de responsabilidades. A su vez es madre de tres niñas. Vamos a escuchar la traducción  de nuestra entrevista con Fariha Khan. Fariha, habla inglés y urdu, pero a continuación vamos a escuchar la traducción de un fragmento de nuestra entrevista con Fariha Khan.

FARIHA: Cada mujer tiene muchos roles que desempeñar, si me piden que haga una lista, mi primer papel es el de ser madre. La responsabilidad de ser presidenta de la organización, ser doctora, además de ser esposa son varios roles, pero creo que ahí reside la belleza del islam, pues esta religión ha definido los roles para la mujer de una manera muy hermosa. Tienes que hacer malabarismos y tratar de establecer prioridades, además de ser muy organizada. Creo que lo que he aprendido es que, en cualquier función que desempeñe, siempre necesitas las bendiciones de Al-lah. Sin embargo, al desempeñar alguna función dentro de nuestra comunidad musulmana, siempre sientes esas inmensas bendiciones procedentes de Dios. Además, este rol me da la oportunidad de recibir consejos directos del Califa, y sus oraciones y su guía han marcado una diferencia al tratar de gestionar todas estas responsabilidades. Nunca he visto una contradicción entre mi fe y mi vida profesional, diría incluso que en realidad mi fe me ha ayudado; por ejemplo, rezar por mis pacientes le ha añadido otra dimensión. Además, tener unos valores morales y éticos, saber que Al-lah te está observando y que tienes esa guía moral, es muy útil. El uso del velo también me ha ayudado a conseguir el respeto de las personas y ha enseñado a mis compañeros de trabajo a conocer sus límites.” 


MARISA: Creo que más de uno de nuestros oyentes, estará boquiabierto o boquiabierta. Es difícil estudiar medicina en cualquier país pero incluso más estudiar en Pakistán y ser mujer, y luego trasladarse a Reino Unido  para seguir como médico de familia. Definitivamente las mujeres musulmanas saben lo que hacen. Que más nos traes Humda.

HUMDA: Ahora vamos a conocer a Ayesha Malik. Ayesha Malik es una musulmana y abogada de profesión, nació en Pakistán donde cursó licenciatura de derecho, para luego trasladarse a los Estados Unidos, donde realizó su Máster en derecho en la prestigiosa Universidad de Harvard. En múltiples ocasiones ha aparecido en los medios de comunicación de Reino Unido, para arrojar luz sobre las acusaciones que el islam recibe sobre la radicalización y el ataque a los derechos humanos. Ha dado conferencias en varias universidades, entre ellas la Universidad de Oxford y en la escuela de economía de Londres. Forma parte del grupo editorial de la revista Review of Religions en lengua inglesa, en la sección de leyes y derechos humanos y, a la vez, es madre de dos niños. Escuchemos la traducción de nuestra entrevista con Ayesha Malik.

AYESHA: Creo que hay muchas libertades que las mujeres musulmanas ya disfrutaban en el pasado, mucho antes de que tales libertades fueran introducidas en occidente. Ciertamente son libertades conseguidas con gran dificultad que, a pesar de haber sido implementadas recientemente en occidente, es algo que la gente no valora lo suficiente. En las principales instituciones académicas, por ejemplo, la escuela de derecho de Harvard, creó su primera clase de mujeres estudiantes, en 1953, y no fue hasta 1950, cuando el colegio de derecho de Harvard admitió a su primera alumna. Ahora, comparemos eso con alguien como Fatima al-Fihri, quien era una mujer musulmana que fundó la primera y más conocida universidad la cual data del siglo IX. Creo que la gente tiene que ser educada acerca de las verdaderas enseñanzas del islam respecto a la mujer. Por otro lado, existe en Oxford un experto que realiza un amplio trabajo de investigación acerca de las eruditas dentro del islam, de diferente índole jurídica y lo que ha encontrado ha sido más de 8000 nombres de mujeres que eran eruditas musulmanas. Las mujeres musulmanas no necesitan la ayuda de occidente, lo que necesitan es reclamar las auténticas enseñanzas del islam para empoderar a las mujeres, y yo creo que la mejor manera de empoderar a las mujeres es con la educación. Así es como lo indica el precepto islámico, donde se afirma que la búsqueda del conocimiento es obligatoria para ambos sexos por igual. En realidad es occidente quien necesita salvarse de su propia hipocresía cuando se refiere a temas de libertad. Alguien expresó de forma muy bella y concisa el papel que juega la mujer según el islam: el hombre es la cabeza de la familia y la mujer es el corazón; y los roles otorgados tanto a hombres como a mujeres en el islam son únicos, cada uno de ellos en su propia forma. No se puede vivir sin una cabeza y no se puede vivir sin un corazón, por lo tanto todo depende de cuál se escoge.

MARISA: ¡HARVARD! Por si a alguien se le ha pasado desapercibido. Esto sí que no me lo esperaba. Creo que esto responde a muchas preguntas, ¿no? ¿Pero es esto algo muy común? Es decir, ¿cuántas mujeres musulmanas pueden en verdad ir a estudiar a universidades de renombre?, ¿no se dedican más a estar en la casa y cuidar de los hijos?

HUMDA: La verdad, es que dentro del islam, existe un precepto que va dirigido tanto a hombres como a mujeres, y es que el Santo Profeta Muhammad, (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), que si es necesario hay que cruzar montañas para alcanzar el conocimiento.  Por lo tanto, es necesario conseguir las mayores cualificaciones posibles, y eso es algo que las madres musulmanas tienen muy presente a la hora de criar a sus hijos. Y me preguntas sobre la crianza de los hijos. Es cierto que el islam, pone énfasis en la crianza de los hijos en algo que está reservado para la mujer ya que ella es quien da a luz, es algo que por naturaleza Dios creó a la humanidad así. Pero, es decisión de la mujer, si desea volver al trabajo, volver a estudiar, tras el tener hijos. Es algo que ella decide, no es una obligación estar en casa, y la crianza de los niños se puede compartir a su vez con el progenitor, para que de esa manera la madre pueda volver al trabajo.

MARISA: Muy interesante lo que nos cuentas. Y por último ¿a quién tenemos?

HUMDA: Por último tenemos a Tahera Shamim. Tahera Shamim es una mujer musulmana, nacida en España, y residente en la provincia de Valencia, al este del país. Estudió licenciatura de historia medieval en Granada, y a su vez cursó diplomatura de Lengua y Cultura Portuguesa en la universidad de Lisboa. Ha realizado másteres en la especialidad en lengua inglesa y otros cursos de traducción al portugués. Habla fluidamente cuatro idiomas: español, inglés, portugués y urdu, y cuenta con más de 25 años a sus espaldas como profesora de inglés en Londres, Valencia y Lisboa. Ha trabajado para la Comunidad Musulmana Ahmadía en España, como secretaria de divulgación a nivel nacional durante más de 6 años. Actualmente ejerce las funciones de secretaria nacional de educación, con el propósito de fomentar la formación y los estudios de las jóvenes musulmanas españolas. Escuchemos el fragmento de nuestra entrevista con Tahera.

TAHERA: El hecho de ser musulmana nunca me ha cerrado las puertas, ni a nivel intelectual ni a nivel profesional. Todo lo contrario, creo que llevar un velo te da la oportunidad de dar a conocer el verdadero islam. Cuando hablas a la gente y te conoce, entonces te acepta y te respeta y admiten desconocer esta religión. En mi época de estudiante, (cuando estudiaba historia medieval en Granada y tenía asignaturas como el islam o el islam en España) siempre surgían debates en clase y los estudiantes solían apoyarme y aceptar mi punto de vista, en contra del profesorado que no paraba de arremeter contra el islam y el contra el Santo Profeta Muhammad (sa). La idea de que las mujeres musulmanas están totalmente alejadas de la cultura y la civilización, confinadas en sus casas, sometidas a los maridos y forzadas a taparse está tan extendida en la sociedad y tan inculcada en la mente de la gente, que es muy difícil hacerles entender lo contrario. Y se habla de ello a diario, sobre todo en los medios de comunicación. Creo que aprovechar cualquier ocasión para dar a conocer el verdadero islam, ha ayudado a aclarar muchos malentendidos en los estudiantes y profesores, y la respuesta, en general, es muy positiva.


MARISA: Gracias Tahera por su intervención. La verdad es que este tipo de información seguro que es nueva para muchos de nuestros oyentes, quienes creían que las musulmanas normales y corrientes no pudieran realizar este tipo de logros o de estudios, no podían crecer profesionalmente, etc. Sin duda muy esclarecedor. Y creo que hemos ayudado a que mucha gente que nos escucha, pueda quitar en cierta manera esos prejuicios en torno a la mujer en el islam. Bueno, llegamos al final de nuestro podcast, muchas gracias a todos nuestros oyentes una vez más, por unirnos en este podcast de la revista Review of Religions en Español. No dejen de escribirnos sus sugerencias, comentarios o cualquier otra cosa que quieran decirnos al correo: info@ror.org.es. Querida Humda, muchas gracias por formar parte de nuestro podcast de hoy e ilustrarnos en el día de hoy.

HUMDA: Muchas gracias por tenerme contigo, Marisa. Y muchísimas gracias a nuestros oyentes por escucharnos y esperamos sus comentarios y sugerencias. 

MARISA: Que la paz sea con todos vosotros. Saludos y hasta pronto.


Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario