Ahmadía Califato Comunidad Musulmana Ahmadía Mesías Prometido

Califato- El sello de la Comunidad Musulmana Ahmadía

En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso.

Escrito por: Hammad Khan, Traducido por: María Isabel Losa

Califato – para aquellos que están fuera del bendecido redil de la Comunidad Ahmadía, es una palabra que evoca memorias de una monarquía medieval, una moderna y cruel teocracia o los recuerdos de la era perdida del Imperio Islámico.

Para los seguidores del Mesías Prometido y Mahdi (as), Califato es el cumplimiento de una gran promesa divina y el único medio para un verdadero liderazgo espiritual y una paz eterna.

Cuando observamos la situación del mundo islámico en el día de hoy, solamente observamos vacío de liderazgo y un anhelo de guía entre muchos musulmanes, y es solo entre los musulmanes áhmadis quienes percibimos una sensación de paz, que procede al saber de que es Al-lah Todopoderoso es quién está guiando a su elegido Califa. Únicamente es en la Comunidad Musulmana Ahmadía donde percibimos las innumerables bendiciones que señalan la unidad de la comunidad, bajo un líder que va de éxito en éxito, es algo único en el mundo y demostrado año tras año.

Primero, para demostrar que verdaderamente el Califato es único y que a su vez es un sello divinamente otorgado, es necesario entender al completo el concepto de Califato y su importancia y significado.

El Sagrado Corán utiliza el término Califato en tres sentidos distintos pero relacionados entre sí.

El primer significado de la palabra Califa hace referencia a los profetas de Al-lah, tales como Adam (as), y David (as); ambos se describen como califas, es decir como vicegerente o representante de Dios.

En la Surah Al-Baqarah del Sagrado Corán, Dios habla a los ángeles con las siguientes palabras:

Estoy a punto de designar un vicario en la tierra”. (2:31)

Y en referencia al profeta David, Dios dice:

“Oh David, te hemos convertido en vicario en la tierra;” (38:27)

De esto podemos entender que el Califa, es el representante de Dios Todopoderoso en la tierra, alguien que ha sido enviado como pastor, para recordar, enseñar y con cariño amonestar a los creyentes hacia los buenos hechos.

El segundo significado de la palabra califa, se refiere a profetas que son sucesores de otras grandes profetas; como el caso de Jesús (as) y otros profetas israelitas, quienes fueron los califas de Moisés (as); sobre esto el Sagrado Corán nos dice:

En verdad, revelamos la Torah, en la que había guía y luz. Los Profetas que Nos obedecían juzgaron con ella a los judíos, al igual que los hombres piadosos y los doctos en la Ley; porque se les había encomendado la preservación del Libro de Al-lah y porque eran sus custodios. No temáis, pues, a los hombres, sino a Mí; y no vendáis mis Signos a un precio ridículo. Mas quienes no juzguen de acuerdo a lo que Al-lah ha revelado, ésos se contarán entre los incrédulos” (5:45)

Y es en este sentido, que Su Santidad Mirza Ghulam Ahmad, el Mesías Prometido y Mahdi (as), era el Califa del Santo Profeta Muhammad (sa), y en ese sentido él era el Khatam-ul-Khulafa, es decir el Sello de los mejores Califas.

El significado final de la palabra Califa, se refiere a los califas de un profeta; es decir aquellos que son sucesores de los profetas pero que no son en sí mismo profetas; lo que se conoce como Khulafa-e-Rashideen (El Califato rectamente guiado) después del Santo Profeta Muhammad (sa) y Khulada-e-Ahmadiyyat (El Califato de Ahmadía) después del Mesías Prometido (as).

El Mesías Prometido (as) dijo:

“El significado de Califa es el sucesor que renueva la fe. Son aquellos que vienen en lugar de los profetas para disipar la oscuridad que se propaga tras su era, son llamados Califas. (Malfoozat Vol. 4, p.383)

Hablando sobre la necesidad del Califato, el Mesías Prometido (as) dijo:

“Un sucesor es llamado Califa. El sucesor de un profeta, en su sentido original, solo puede ser aquel que tenga las excelencias de un profeta como si fuera su sombra…de hecho un califa es la sombra de un profeta. Ya que una persona no puede vivir para siempre, es por ello que Dios Todopoderoso, quiso establecer los profetas, quienes son los seres más eminentes y los mejores de entre todos los seres de este mundo, como una sombra hasta el día del Juicio Final. Y es con ese objetivo, con el que Dios Todopoderoso escoge a Califas para que el mundo, en ningún momento, esté desprovisto de las bendiciones del profetazgo.” (Shahadat-ul-Qur’an p.57 Ruhani Khaza’in vol. 6, p.353)

Existe una gran profecía realizada por el Santo Profeta del islam, el Profeta Muhammad (sa), en relación al Califato:

“El profetazgo permanecerá entre vosotros hasta que Al-lah así lo quiera. Dios lo traerá a su fin y lo seguirá con el Califato, en los preceptos del profetazgo, tanto como Él lo quiera, y entonces lo traerá a su fin. Una monarquía tiránica le procederá, y seguirá hasta que Al-lah así lo quiera para después traerla a su fin. Después un despotismo monárquico le seguirá, hasta que Al-lah quiera, y terminará de acuerdo a Su decreto. Entonces emergerá el Califato en los preceptos del Profetazgo”. El Profeta Muhammad no dijo más. (Masnad-Ahmad, Mishkat,Capítulo Al-Anzar Wal Tahzir)

Este hadiz (dichos del Profeta Muhammadsa) traza claramente la realidad cambiante del Califato. Empezando con el Califato rectamente guiado (Khulafa-e-Rashideen), quienes estuvieron rectamente guiados siguiendo los preceptos del profetazgo, y su gobierno vio el firme establecimiento de la fe islámica, y su sistema de gobernación vio la transformación posterior del periodo preislámico de temor al periodo de paz y seguridad.

El liderazgo de Khulafa-e-Rashideen, el Califato rectamente guiado, estableció el escenario para la primera era dorada de la civilización islámica; con el florecimiento del arte, la ciencia y la educación ejemplificados en Al-Andalus en España y en Baitul Hikmah en Bagdad. Los Khulafa-e-Rashideen fueron el canal a través del cual las bendiciones continuas de la Profecía del Santo Profeta Muhammad (sa) fueron otorgadas al mundo.

El califato rectamente guiado, dio paso a la monarquía tiránica con el autoproclamado título de califa que marcó el inicio de los Ummayad, Abbasid y otros imperios heredados de la Edad Media. Estas monarquías estaban vacías y desprovistas de la verdad religiosa; se auto engrandecían y se auto enriquecían para luego transformarse en las monarquías crueles y despóticas del último período que terminó con el último de los califas otomanos en 1924.

Cuando este califato político, utilizado principalmente para controlar y subvertir los derechos de los musulmanes, se desvaneció y murió; dio paso al renacimiento de la verdadera luz de la figura del califato. Y así una vez más,  el califato se estableció sobre los preceptos de la profecía de Khatam-ul-Khulafa,  con la figura de Su Santidad  Mirza Ghulam Ahmad (as) y sus sucesores, Khalifatul Masih (Califato del Mesías)

Ningún otro reclamo de califato en la era moderna cumple con la definición de califato según lo establecido por Dios.

Ahora intentaré demostrar cómo la Comunidad Musulmana Ahmadía ejemplifica el espíritu y las múltiples facetas del califato, que muestra la verdad de esta brillante joya de Dios al explorar el papel y el propósito de la figura del califa.

En el capítulo 24 del Sagrado Corán, Sura Al-Nur, que se define como el capítulo de la luz; Dios Todopoderoso habla a los creyentes:

“Al-lah ha prometido a aquellos de vosotros que crean y hagan buenas obras, que en verdad les hará Sucesores en la tierra, tal y como nombró Sucesores de entre quienes existieron antes que ellos; y que Él en verdad establecerá para ellos su religión que les ha elegido: y que ciertamente les dará a cambio seguridad y paz después de su temor: Ellos Me adorarán y no asociarán a nadie conmigo. Luego, quienes después de eso, sean desagradecidos, serán los rebeldes.” (Sura 24, verso 56)

En este verso, conocido como Ayat-ul-Istikhlaf, Dios Todopoderoso hace una promesa  dividida en tres partes a aquellos que crean y hagan buenas obras. La primera de ellas, es la promesa de los Sucesores al Santo Profeta (sa). Es decir, una promesa de califato de donde surgen las siguientes dos promesas, que son: el establecimiento de su religión y la transformación del miedo en paz y seguridad.

Podemos ver claramente cómo Khulafa-e-Rashideen cumplió esta promesa, siendo los Sucesores del Santo Profeta (sa), estableciendo la religión del islam y transformando el temor que siguió a la muerte del Santo Profeta (sal) en paz y seguridad.

Como ya lo advirtió el Santo Profeta del islam (sa), a continuación siguió un período de oscuridad espiritual durante el cual el liderazgo islámico se caracterizó por la tiranía y el despotismo y el poderío de la civilización islámica alcanzó su punto más bajo. Este fue el período de mayor temor para la comunidad musulmana. Un período durante el cual anhelaba el verdadero califato, su liderazgo y su unidad.

Fue en estos momentos de la historia cuando surgió un verdadero campeón del islam, el Mesías Prometido y Mahdi, Su Santidad Mirza Ghulam Ahmad (as). Está claro que cualquiera puede ver que los musulmanes estaban en peligro en aquellos momentos, y estaban siendo atacados por todos los flancos y su fe quedó totalmente dividida, con la superstición, la duda y la corrupción.

Al reformar el verdadero e inmutable mensaje del islam como lo propuso el Santo Profeta Muhammad (sa) y al estar atado a él por un amor firme e irrompible, el Mesías Prometido (as) restableció el Califato en los preceptos del profetazgo, y estableció la fe del islam de una manera más firme en la tierra; devolviendo la fe de vuelta desde su metafórico exilio en las Pléyades. Y ese período de miedo lo transformó en una era de paz y seguridad para la fe islámica. Después de esa larga noche de  temor y de oscuridad espiritual, vino un brillante amanecer de alivio espiritual para los habitantes de la tierra.

¿Qué otro Califato, en la presente era, ha provocado tal transformación? ¿Será el Partido de la Liberación1 (Hizbut-Tahrir) con su lucha política violenta quién marcará el camino a seguir? ¿Es Al-Qaeda o Daesh, cuyos intentos fallidos de establecer un imperio islámico moderno se caracterizan por la crueldad y el miedo que transformarán el mundo en paz y seguridad?

No. Es el bendecido Mesías Prometido y el Mahdi (as), cuyo advenimiento fue profetizado por el más grande de los Profetas, el Profeta Muhammad (sa) y a quién le prometió su lealtad. En los momentos en los que existía una mayor necesidad del islam, cuando la reputación de esta religión estaba en pedazos, probó la verdad del Sagrado Corán, restableció el verdadero significado de yihad y defendió el honor del Santo Profeta del islam (sa) ante el mundo. Y al hacerlo transformó el temor de los musulmanes y los no musulmanes en seguridad y paz. Él fue verdaderamente el más grande Califa del Santo Profeta (sa).

En su libro “El Testamento”, el Mesías Prometido (as), predijo que después de su muerte, Dios Todopoderoso mostraría la segunda manifestación de su poder, que es el califato, con el fin de cumplir su misión.

Después de la muerte del Mesías Prometido (as), su comunidad atravesó un período de temor por lo que podría sucederle a su legado. Pero al establecerse el califato en la persona de Su Santidad Maulvi Hakeem Nooruddin Ahmad (ra) transformó ese miedo, en tiempos de en paz y seguridad. La personalidad erudita y piadosa del primer Califa del Mesías Prometido (as),  estableció la primera misión en el Reino Unido y lidió con la disensión contra el califato por parte de los miembros disidentes de Anjuman, y al hacer esto, continuó la misión del Mesías Prometido (as) para establecer la fe del islam en el mundo.

Con la muerte de cada califa, en 1914, 1965, 1982 y 2003, hemos visto cómo se ha cumplido la promesa divina de Dios dentro de esta comunidad, y ésta ha sido bendecida al transformarse el miedo, en paz y seguridad, con el manto del Califa y su liderazgo sagrado. Así es como Al-lah asegura que su adorada comunidad se mantenga a salva y libre de ansiedad.

El Segundo Califa, Su Santidad Mirza Bashiruddin Mahmud Ahmad (ra), estableció la estructura de la Comunidad y con la gracia de Al-lah logró atravesar los días oscuros de la partición y creó de un nuevo centro en Rabwah. Fue durante su glorioso liderazgo cuando la Comunidad Ahmadía se salvó de aquellos que intentaron desmantelar las bendiciones del Califato al intentar establecer la superioridad de Anjuman. Este triste capítulo hizo que la Comunidad se dividiera, sin embargo, se puede ver claramente qué partido emergió victorioso y digno de bendiciones y éxito. ¿Dónde se encuentra ahora esa porción de disidentes que soltaron la cuerda de Al-lah ?; ¿Y dónde está ahora ese gran partido del islam que prosperó y creció a través de la gracia divina?

El Tercer Califa, Su Santidad Mirza Nasir Ahmad (ra) difundió el mensaje de amor del islam y de la Comunidad por todo el mundo con una elocuencia y articulación que seguramente fue procedente de la divina providencia. Defendió la Comunidad Ahmadía en la asamblea nacional de Pakistán y  de la violenta oposición de 1974.

El Cuarto Califa, Su Santidad Mirza Tahir Ahmad (ra) estableció MTA para difundir el mensaje del islam en todo el mundo y la organización no gubernamental de Humanity First para beneficiar a toda la humanidad a través de obras de caridad;  fue un hombre de inmenso amor y caridad, quién defendió a la Comunidad Ahmadía  contra sus oponentes más viles en Pakistán.

Nuestro querido Quinto Califa, Su Santidad  Mirza Masroor Ahmad (que Al-lah lo ayude), ha dedicado su vida a defender el islam y la reputación de nuestro amado maestro, el Santo Profeta Muhammad (sa). Trabaja incansablemente para defender a los más débiles de la sociedad y promover la paz y la justicia a escala internacional. Guió a la Comunidad  a través de los tristes días del ataque a nuestras mezquitas en Lahore y el martirio de 94 almas. Ha alentado a la comunidad a construir más mezquitas y a crear un legado para el futuro con el fin de llenar esas mezquitas de adoración en el presente. A su vez ha expuesto la belleza y la importancia del baiat (juramento de lealtad) y nos ha instado una y otra vez a defender la verdad frente a la falsedad y la oposición. Es un hombre de letras y de oración.

Hazoor Hadhrat Mirza Masroor
Makhzan-e-Tasaweer

Al observar el trabajo y el legado de todos y cada uno de los califas, vemos un mayor establecimiento del islam en el mundo, la difusión de las buenas obras de caridad, la defensa del islam contra sus enemigos, y la promulgación de la paz y la comprensión de la igualdad de todas las personas. A su vez vemos la defensa de la justicia y el apoyo de los más pobres y los más desprovistos de la sociedad. Hemos visto la construcción de mezquitas, colegios y hospitales; el establecimiento de estaciones de radio y televisión para difundir el verdadero mensaje del islam y hemos sido testigos de la verdad dirigida al poder en todos los niveles; Todo ello mientras estamos siendo atacados desde todos los flancos.

Mis hermanos y hermanas, es muy importante para nosotros escuchar y obedecer las palabras de nuestro Califa y reflejar en nosotros mismos esas hermosas facetas del califato que hacen que esta Comunidad sea única y divinamente designada.

Bajo el bendito refugio del califato, esta Comunidad ha florecido y se ha extendido por todo el mundo, y ha sido establecido en más de 200 países. Esta bendecida Comunidad promueve la piedad, las buenas obras y la igualdad de todas las naciones. Bajo la unidad de Khalifat-e-Ahmadiyya, este Comunidad verdaderamente establece la religión del islam y Khilafat-e-Ahmadiyya crea de una manera única la paz y seguridad  y elimina el miedo.

Mis hermanos y hermanas, no hay duda de que, como seguidores del Mesías, estamos bendecidos por haber escuchado y aceptado la verdad del islam y Ahmadía. Hemos sido bendecidos al tener la oportunidad de servir a esta Comunidad y obedecer al Califa; y hemos sido bendecidos al formar parte del magnífico refugio de Khilafat-e-Ahmadiyya, con la gracia y la misericordia de Al-lah. No hay otro movimiento o comunidad en ningún lugar que pueda mostrar la providencia de Dios en el cumplimiento de esta promesa divina de califato que promueve paz y seguridad a esta Comunidad y a toda la humanidad.

Rezo para que podamos mostrar nuestra obediencia al califato y que podamos continuar beneficiándonos de su bendito refugio, Amen.

  1. (Nota del Traductor): Hizbut-Tahrir, traducido como Partido de Liberación, es un partido político originario en Jerusalén, cuyo principal objetivo es establecer el califato mundial.
Etiquetas

Añadir comentario

haga clic aquí para publicar comentario